Es noticia
Menú
El plan de Ibercaja para captar 860 M: ser comparable de CaixaBank, no de Unicaja
  1. Mercados
VALORACIÓN DE HASTA 2.000 MILLONES

El plan de Ibercaja para captar 860 M: ser comparable de CaixaBank, no de Unicaja

El banco aragonés ha oficializado el inicio del camino para salir a bolsa. Aspira a que sea en menos de un mes con una valoración de hasta 2.100 millones

Foto: Vista general de la sede de Ibercaja Banco. (EFE/Cebollada)
Vista general de la sede de Ibercaja Banco. (EFE/Cebollada)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ibercaja Banco ya ha dado el pistoletazo inicial a su salida a bolsa de forma oficial. Después de semanas en contacto con potenciales inversores, ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la intención de la fundación de reducir su peso desde el 88% hasta el 46%. La entidad tiene previsto publicar el folleto la próxima semana y fijar el debut entre la primera y segunda semana de febrero.

El banco ha aprovechado la ventana más favorable en muchos años. La Fundación Ibercaja tiene el 88% del banco, y quiere reducir su participación por debajo del 50% para cumplir con la Ley de Fundaciones Bancarias. De hecho, Ibercaja ya anunció en 2018 su intención de salir a bolsa, pero fue retrasando sus intenciones a medida que se deterioraban las condiciones de los mercados para el sector financiero por la curva de tipos, que llegó a reflejar pronósticos de una década con el euríbor en negativo.

Ahora, como ha señalado Ibercaja, el mercado de futuros apunta a que el tipo interbancario alcanzará una media del -0,08% en 2023, lo que implica que en dos años volvería a positivo. La correlación entre la cotización en bolsa de los bancos es significativa. El aumento de los tipos de interés en el mercado, tomando como referencia el ‘bund’, que esta semana volvió a positivo dos años después, ha impulsado el precio de las acciones de la banca.

Foto: EC.

El Ibex 35 Bancos, que aglutina a las cinco principales entidades, sube un 8,4% en el inicio de 2022. Aun así, cotizan con descuentos de forma generalizada. Es decir, el valor en bolsa está por debajo del valor en libros. Ibercaja sabe que tendrá que asumir un descuento al saltar a la Bolsa de Madrid que se traducirá en pérdidas para la fundación, al tener que anotarse minusvalías.

Pero la labor del Departamento de Relación con los Inversores y del conjunto de la cúpula directiva las próximas semanas pasa por reducir este golpe. La estrategia pasa por compararse con CaixaBank por modelo de negocio, y alejarse de que se considere que un símil sería Unicaja, más cercano en tamaño y también la última entidad en salir a bolsa.

Unicaja cotiza aún por debajo del nivel al que salió a bolsa, en 0,48 veces. Pese al repunte de las últimas semanas, ya con Liberbank integrado, está en 0,41 veces. Este sería el escenario más pesimista entre los que maneja Ibercaja. En el más optimista, se equipararía a CaixaBank, tras liderar las alzas en lo que va de 2022, con una revalorización del 15%. En este caso, CaixaBank cotiza a 0,63 veces.

La diferencia es abismal. Ibercaja, al cierre de junio, tenía 3.252 millones en fondos propios. Cotizar a 0,63 veces implica una valoración de 2.050 millones. Dado que la fundación tiene intención de colocar el 42%, bajando del 88% al 46% y reduciendo la cota por debajo del 50%, sería una oferta pública de venta (OPV) de 860 millones en el escenario optimista.

Mientras que si se queda en los parámetros de Unicaja, se quedaría en 1.333 millones. Ibercaja prevé publicar el folleto de salida a bolsa la semana que viene e iniciar una serie de reuniones de forma telemática (‘road show’) con inversores institucionales, donde tratará de que la valoración se acerque a las ratios de CaixaBank.

El argumento que maneja el banco aragonés es que el modelo de negocio se parece más al grupo catalán, con sede social en Valencia, que al malagueño. Ibercaja defiende el peso en el negocio de la venta de fondos de inversión y otros productos que generan ingresos por comisiones, dando lugar a una fotografía que se asemeja más a CaixaBank.

Foto: Sede central de Ibercaja

Ibercaja es el noveno banco español por volumen de activos, con 58.200 millones y una cuota de mercado del 2,4% en préstamos a particulares y empresas, mientras que los depósitos alcanzan los 54.800 millones con una cuota de mercado nacional del 2,8%. En hipotecas, la cuota es del 3,6%.

La entidad es líder o está entre los principales bancos en las comunidades de Aragón y La Rioja y las provincias de Guadalajara, Burgos y Badajoz. En estas zonas, tiene una cuota del 27%. Asimismo, en los últimos años ha apostado por crecer en Madrid, Cataluña o Comunidad Valenciana, con ofertas agresivas como una bonificación del 5% sobre saldos de hasta 6.000 euros a cambio de domiciliar la nómina.

Ibercaja ha realizado este empuje comercial para generar ingresos mediante la concesión de créditos, pero también con la venta cruzada de fondos de inversión, planes de pensiones, productos de bancaseguros, donde es accionista de su socio para seguros generales Caser, o en 'leasing' y 'renting'. El grupo es el cuarto jugador a nivel nacional en términos de gestión de activos y productos de seguros vida-ahorro, con 31.900 millones entre activos gestionados y reservas técnicas, y una cuota de mercado del 5,1%.

De hecho, el año pasado Ibercaja Gestión fue la cuarta gestora que más dinero captó en fondos, con 2.336 millones, según la patronal Inverco. Quedó por detrás solo de Santander, CaixaBank y BBVA. En patrimonio total, también está en cuarta posición, con 18.367 millones, por delante de Kutxabank, Sabadell, Bankinter o la propia Unicaja.

Foto: Víctor Iglesias (i), CEO de Ibercaja Banco, José Luis Aguirre (c), presidente, y Amado Franco (d), presidente de la Fundación Ibercaja. (EFE/Toni Galán)

El banco aragonés tiene una posición en fondos muy superior a la que le correspondería por tamaño de la entidad. Es el banco entre los tradicionales con mayor ratio de desintermediación entre fondos y depósitos, medida como una proporción de los primeros respecto a la suma de ambos. En este caso, es del 33,5%.

Esta baza está en el argumentario de Ibercaja para acercarse más a CaixaBank que a Unicaja. Lo mismo ocurre con la posición de liderazgo en varios mercados españoles y con el dinamismo que ha mostrado en los últimos años en Madrid o Cataluña. Pero, por el contrario, tiene menos visibilidad para los inversores institucionales, como le ocurrió a Unicaja, lo que suele conllevar descuento.

Es cierto que Ibercaja lleva tres años trabajando en esta salida a bolsa de la mano de Rothschild, y que ya ha acudido a los mercados de capitales para colocar deuda. Pero ser novato suele costar dinero en estos casos. Por otro lado, el tamaño se asemeja más al de Unicaja cuando debutó. Tampoco tiene la presencia internacional de CaixaBank con BPI en Portugal o, sobre todo, la capacidad de este banco para liderar operaciones corporativas, como ocurrió con Bankia, o la fábrica y distribución de seguros de la entidad catalana con Vidacaixa y SegurCaixa Adeslas.

En cualquier caso, Ibercaja tiene un plan estratégico con ratios más ambiciosas que las de Unicaja, y que nuevamente se parecen más a las de CaixaBank. El retorno sobre fondos propios ponderados (ROTE) está ahora en el 7,21%, y el banco espera que alcance el 9% a lo largo de su plan actual, que expira en 2023.

Foto: Foto de archivo: Reuters/Susana Vera

La ratio de eficiencia (costes sobre ingresos, cuanto más baja mejor) está en el 64%, peor que la mayor parte de la banca, pero espera que llegue al 55% en un año. La ratio de activos improductivos está en línea con el sector, con un 4,4%, y quiere bajarla al 4%, con una cobertura del 65%. La ratio de capital de máxima calidad, CET1 ‘fully loaded’, es del 12,8%, por encima del objetivo estratégico del 12,5%.

El banco nombró hace un mes nuevo presidente no ejecutivo a Francisco Serrano, sustituyendo a José Luis Aguirre, que deja el cargo a sus 75 años. Por su parte, Víctor Iglesias continuará como consejero delegado, puesto que ocupa desde 2015. Cotizar en bolsa supone mayor presión sobre la gestión del banco por la evolución de las acciones. Pero también tiene ventajas. "Para el análisis de crédito, el hecho de cotizar puede tener cierto tipo de beneficio para la flexibilidad financiera al tener una base accionarial más amplia. Facilita acudir al mercado en determinadas situaciones", explicó este jueves Luigi Motti, responsable de Análisis de Instituciones Financieras EMEA de S&P Global Ratings.

Para este proceso de salida a bolsa, Ibercaja lleva desde 2018 apoyándose en Rothschild, que será asesor independiente del banco en la oferta, mientras que el asesor legal será Linklaters y los asesores legales de los 'managers' serán Uría Menéndez y Davis Pol & Wardewell. JP Morgan, Morgan Stanley, Bank of America, UBS, Alantra y Stifel Europe participarán en la colocación. La Fundación Ibercaja y las fundaciones minoritarias (Fundación Círculo de Burgos, Fundación Inmaculada de Aragón y Fundación Caja Badajoz) tienen un compromiso de no vender ('lock out') en 180 días.

Ibercaja Banco ya ha dado el pistoletazo inicial a su salida a bolsa de forma oficial. Después de semanas en contacto con potenciales inversores, ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la intención de la fundación de reducir su peso desde el 88% hasta el 46%. La entidad tiene previsto publicar el folleto la próxima semana y fijar el debut entre la primera y segunda semana de febrero.

Ibercaja Banca
El redactor recomienda