Es noticia
Menú
Represión financiera en acción: un depósito al 0,6% con IPC al 5% basta para romper el mercado
  1. Mercados
INFLACIÓN Y TIPOS BAJOS

Represión financiera en acción: un depósito al 0,6% con IPC al 5% basta para romper el mercado

EBN ha lanzado un depósito que ejemplifica la destrucción de valor que sufre el ahorro conservador. Las familias tienen 940.600 millones en depósitos y cuentas corrientes

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La represión financiera es clave en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) para incentivar que el dinero fluya hacia consumo o inversión de más riesgo al penalizar el ahorro conservador. Buena prueba de ello es que un nuevo depósito lanzado por EBN al 0,6% está rompiendo el mercado al multiplicar exponencialmente los tipos que ofrecen sus competidores. Pero es una rentabilidad que sigue lejos de la inflación.

Dicho de otra forma, la represión financiera garantiza pérdidas de poder adquisitivo para los ahorradores que no asuman riesgos. Así, este depósito es atractivo en comparación con lo que ofrece el sector. La rentabilidad media ponderada de los depósitos para particulares es del 0,05%, según datos del Banco de España.

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE/Tiago Petinga)

En el caso de EBN, realiza ofertas periódicas para captar depósitos y tener recursos para su operativa con empresas. Sin embargo, en casos anteriores, la oferta era del 1%. Esta vez, el banco de José Gracia Barba y Santiago Fernández Valbuena ha rebajado la promoción al 0,6% anual con la condición de que el depósito sea a 24 meses, mientras que si es a 18 meses es del 0,5%, a 12 meses del 0,4% y a seis meses es del 0,2%.

“EBN Banco vuelve a sorprender al mercado con la mejor oferta de depósitos a plazo fijo (depósitos Sinycon Plus) de la banca nacional”, afirmó José María Alonso-Gamo, director general de EBN Banco, en una nota de prensa distribuida este martes. En efecto, multiplica la rentabilidad del resto, pero ejemplifica la represión financiera que sufren ahora los ahorradores con el repunte de los precios.

Inflación desbocada

Porque este 0,6% contrasta con el resto de los depósitos, pero también con la inflación. El IPC se situó en el 5,5% anual en octubre, con una inflación acumulada en el año del 5%. Los bancos centrales insisten en que el incremento histórico de la inflación, hasta máximos de tres décadas en España, es temporal, aunque será más persistente de lo esperado inicialmente.

Para diciembre, el mercado espera una revisión al alza de las previsiones de inflación por parte del BCE. Pero, incluso si en la cita del 16 de diciembre se mantuviera —algo poco probable—, la estimación actual implicaría un 1,7%. Es decir, el depósito de EBN garantizaría pérdidas de poder adquisitivo del 1,1%, al descontar la inflación. Pérdidas reales muy inferiores a las del resto de depósitos, donde prácticamente se igualaría ese 1,7%.

Foto: Foto: EFE.

Es decir, poner 1.000 euros en este depósito supone el equivalente a perder 11 euros. Si la inflación persiste en el 5%, 44 euros. Con la misma cantidad, un ahorrador que tenga su dinero en otros depósitos o en cuentas corrientes está perdiendo este año cerca de 50 euros, en equivalencia de poder adquisitivo. En promedio, la inflación va camino de erosionar en 50.000 millones el poder adquisitivo de los hogares a lo largo de 2021.

Así, se ejemplifica mejor que nunca la represión financiera que tanto criticó el exministro alemán de Finanzas Wolfgang Schäuble durante el mandato de Mario Draghi. Con el covid mediante y un mayor sesgo ‘dovish’ (miembros que son más proclives a los estímulos monetarios) en el BCE, Christine Lagarde está teniendo más margen para las políticas expansivas pese a la inflación, explicada por efectos transitorios como el petróleo o la electricidad, pero con el riesgo de los llamados efectos de segunda orden si se revalorizan salarios, pensiones, alquileres y otros precios al IPC de este año.

Los riesgos asociados a la inflación son los que más temen los inversores. Aun así, el consenso del mercado es que la inflación recule a lo largo de los próximos meses y que el BCE y la Reserva Federal (Fed) se mantengan firmes en estimular la recuperación poscovid. En este contexto, algunos expertos aluden a la recuperación tras la Segunda Guerra Mundial, con un cóctel de represión financiera con tipos reales negativos (nominales más bajos que la inflación) que se asemejaría al escenario de los próximos años para espolear el crecimiento con reducción sostenida del peso de la deuda pública y privada.

La represión financiera es clave en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) para incentivar que el dinero fluya hacia consumo o inversión de más riesgo al penalizar el ahorro conservador. Buena prueba de ello es que un nuevo depósito lanzado por EBN al 0,6% está rompiendo el mercado al multiplicar exponencialmente los tipos que ofrecen sus competidores. Pero es una rentabilidad que sigue lejos de la inflación.

Inflación Depósitos Banco Central Europeo (BCE) IPC Rentabilidad Santiago Fernández Valbuena
El redactor recomienda