Erdogan destroza el discurso de BBVA sobre el potencial de Turquía
  1. Mercados
DESPLOME DE LA LIRA Y DEL BANCO

Erdogan destroza el discurso de BBVA sobre el potencial de Turquía

El cambio de banquero central tumba la lira y arrastra a las acciones del banco español, que obtuvo un 15% del beneficio de 2020 en el país

placeholder Foto: Carlos Torres y Onur Genç, presidente y consejero delegado de BBVA. (EFE)
Carlos Torres y Onur Genç, presidente y consejero delegado de BBVA. (EFE)

Nuevo bandazo de Turquía, que golpea de lleno a BBVA. Los bancos españoles se han acostumbrado a las malas noticias en los últimos años, y el banco presidido por Carlos Torres no es excepción. De hecho, está acostumbrado a ver sus acciones con el mayor descuento del sector si se compara cotización con la rentabilidad del grupo.

El coste del riesgo asignado a dos de los principales mercados de BBVA, México y Turquía, explica cómo durante los dos años previos al covid la entidad tenía un retorno sobre fondos propios (ROE) superior al 10% —solo menos que Bankinter— y, sin embargo, cotizaba en bolsa con un descuento sobre el valor en libros equiparable al de Banco Santander o Caixabank.

Foto: EC.

Este lunes, la lira se desplomó hasta un 17% y acabó con un -10% hasta las 7,94 liras por dólar, mientras que las acciones de BBVA cedieron un 7,72% hasta los 4,32 euros. De un plumazo, el banco perdió más 2.000 millones de valor, reduciendo las ganancias en el acumulado del año al 6%. Hasta este viernes acumulaba un repunte del 15%, con el anuncio entre medias de la posibilidad de realizar una recompra de acciones del 10%, usando una parte relevante (con los precios actuales, 3.000 millones de euros) del exceso de capital respecto al objetivo del 12% cuando se materialice la venta de su filial en Estados Unidos a PNC por 9.700 millones de euros, operación prevista para la segunda mitad del año.

Con este movimiento, de hecho, aumentará el peso de Turquía en las cuentas de resultados del banco. El grupo generó 563 millones de beneficio en Turquía, equivalente al 43% de las ganancias totales de 1.305 millones, que estuvieron influidas por ajustes contables derivados de ajustes del fondo de comercio en Estados Unidos. El beneficio antes de impuestos fue de 1.522 millones, un 29% del resultado global de 5.225 millones.

En cuanto a balance, el peso de Turquía en el volumen de crédito, con 37.295 millones al cierre del año pasado, supone el 10% del total, mientras que en depósitos, con 36.874 millones, es el 9,6%. Por activo o pasivo total, los números son de 59.585 millones en el país otomano, el 8% del conjunto de la entidad.

Por otro lado, la exposición de BBVA a Turquía en su cartera de inversiones soberanas es de 7.900 millones, que suponen el 15,6%. Principalmente, se debe la tenencia de deuda, con 3.600 millones a coste amortizado (contabilizados hasta vencimiento) y otros 3.400 millones a valor razonable.

Turquía “es un país de mucho potencial a medio y largo plazo, pero por sus particularidades hay bandazos”, reconoció Carlos Torres en la presentación de resultados anuales. “Hay que ser cautos. Es un entorno en el que hay que reaccionar con cuidado, pero el coste del riesgo se prevé que vaya cayendo. Hemos tomado medidas para mitigar el impacto, nuestro segmento de crédito en liras se ha reducido un 40%”, añadió Onur Genç, consejero delegado.

El ejecutivo turco había venido defendiendo las mejores perspectivas de Turquía, precisamente gracias a la política monetaria de control de la inflación del ya exgobernador Naci Agbal, que antes fue ministro de Finanzas. Agbal fue nombrado el 7 de noviembre de 2020, y ha sido destituido apenas cinco meses después. Subió los tipos de interés dos veces, del 15% al 19%, con el objetivo de controlar la inflación, que rozó el 15% anual en enero. Pero esto no ha gustado a Erdogan, que ha vuelto a hacer saltar por los aires la independencia del banco central.

Con ello, ha tumbado a la lira, dado que el mercado vuelve a temer que se descontrole la inflación al dar por hecho que no habrá independencia en la autoridad monetaria y que sus decisiones no irán encaminadas a una política restrictiva. Turquía tiene una quinta parte de sus ganancias, como se ha dicho, en liras. Que la divisa caiga reduce el beneficio en euros, pero además el empeoramiento de expectativas macroeconómicas golpea a las proyecciones de los inversores sobre el banco en el país.

¿Ampliar participación de Garanti?

BBVA controla un 49,85% de Garanti, tras construir la participación en tres compras con las que desembolsó 7.000 millones de euros, aunque la participación está contabilizada en libros a 3.600 millones y vale actualmente en el mercado 1.800 millones, después de que la entidad turca cayera también en bolsa este lunes un 10%.

El banco presidido por Carlos Torres tiene un exceso de capital de 8.000 millones respecto a su objetivo de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’) de entre el 11,5% y el 12%. En noviembre negoció una fusión con Banco Sabadell, pero se truncaron las conversaciones y aunque la entidad anunció una recompra de acciones, se ha especulado con la opción de que emplee este exceso de capital en ampliar su participación en Garanti.

Foto: Foto: EC.

Aunque desde BBVA siempre han asegurado que se sienten cómodos con el 49,85% actual, se especula con que el consejero delegado, el turco Onur Genç, tenga expectativas de contar con más peso en la economía turca. Esto supondría un doble efecto contable relevante, con un previsible ajuste a la baja del patrimonio por actualizar el valor en libros de la filial en 2.000 millones, aunque generaría un fondo de comercio (‘badwill’) de 1.000 millones, que supone un beneficio contable.

En cualquier caso, la última decisión de Erdogan añade incertidumbre sobre BBVA y aleja la posibilidad de elevar la apuesta en Turquía. El banco preveía antes de esta decisión una expansión del PIB del 5,5% para 2021. El banco ya ha venido reduciendo el peso de la cartera crediticia en libras. También ha caído la cuota de mercado de Garanti en Turquía, que se sitúa en el 8,2% en crédito pymes, en el 11,7% en préstamos a minoristas, en el 10,2% en depósitos minoristas o en el 9,6% en préstamos a grandes compañías y banca de inversión.

Por ahora, ya es el mercado entre los más importantes de BBVA (España, México, Turquía y resto de América del Sur) en el que más se está deteriorando el crédito con el covid. Dentro de la exposición bruta en crédito total de BBVA en el país otomano, que asciende a 39.633 millones, está en ‘stage 2’ un volumen de 5.806 millones. Esto implica que el 15% de la cartera está en vigilancia aunque esté al corriente de pagos debido al riesgo de que sea futura morosidad, mientras que en ‘stage 3’, fase que ya es mora, hay 2.995 millones, el 7,6%.

Nuevo bandazo de Turquía, que golpea de lleno a BBVA. Los bancos españoles se han acostumbrado a las malas noticias en los últimos años, y el banco presidido por Carlos Torres no es excepción. De hecho, está acostumbrado a ver sus acciones con el mayor descuento del sector si se compara cotización con la rentabilidad del grupo.

Carlos Torres Recep Tayyip Erdogan Garanti Noticias del BBVA
El redactor recomienda