El euro busca el rebote para recuperar los máximos ante el inmovilismo del BCE
  1. Mercados
DIFICULTA LA LABOR DE LAGARDE

El euro busca el rebote para recuperar los máximos ante el inmovilismo del BCE

Tras el aumento de las medidas de política monetaria en diciembre, los analistas creen que el BCE no hará cambios y se fijarán solo en las valoraciones que haga la presidenta

placeholder Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde, firmando el euro. (Reuters)
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, firmando el euro. (Reuters)

El año cambia, pero la rutina se mantiene. El Banco Central Europeo (BCE) se reúne este miércoles y jueves en una cita de la que los inversores no esperan grandes novedades. Los mercados cotizan tranquilos y la economía sigue navegando el virus con la esperanza de la vacuna. En la sesión previa a la primera reunión, el euro vuelve a buscar el rebote con subidas de en torno al 0,4% después de empezar el año con caídas.

Antes del descenso del 0,8% que emprendió la moneda europea desde el día de Reyes, el euro se encontraba en máximos del 2018 gracias a un 'rally' de casi el 10% en el año de la pandemia. Subidas dificultan la labor del BCE por combatir el fantasma de la deflación ya que encarece las exportaciones, parte clave de las economías europeas, y nada a contracorriente de una subida de los precios al abaratarse las importaciones.

El BCE ya mencionó la divisa en una de sus reuniones de otoño, con la presidenta Christine Lagarde indicando que la entidad "seguía este parámetro de cerca porque el valor externo del euro tiene efecto sobre los precios de la eurozona" pero zanjando rotundamente que los movimientos del billete europeo no entraban en su mandato. La semana pasada, la francesa volvió a entrar en este tema, explicando que el BCE estaba "muy atento" al impacto de la divisa sobre la evolución de los precios aunque, de nuevo, volvió a reiterar que no tiene como objetivo ningún tipo de cambio en particular.

Foto: Pedro Sánchez, con Christine Lagarde. (EFE)

Para esta reunión, el mercado espera más inmovilismo, sobre todo después de renovar los estímulos en su última reunión del año pasado. “Los inversores esperan que la institución monetaria europea haga lo necesario para mantener las condiciones financieras sin cambios, incluso ante una mejora en las perspectivas de inflación", subraya Gilles Moëc, economista jefe de la gestora de fondos AXA IM. "Esperamos que Christine Lagarde comente esas líneas después de la reunión del BCE de esta semana, en la que no se espera una decisión ni un mensaje contundente", añade, explicando que "la estrategia para el 2021 se configuró el mes pasado". "La verdadera prueba de fuego llegará más tarde, una vez que la economía se haya estado normalizando durante varios meses, cuando el BCE tendrá que decidir cómo amortiguar el impacto en el mercado de la eliminación del PEPP", zanja Moëc.

“El Consejo de Gobierno del BCE se reúne el jueves y no esperamos ningún cambio en la configuración de la política monetaria. El BCE está en hibernación, con el piloto automático", opinan desde la gestora PIMCO. "La autoridad monetaria evaluará cómo se desarrollan las condiciones macroeconómicas en los próximos meses y responderá a cualquier endurecimiento material de las condiciones de financiación con el programa de compras de emergencia para pandemias (PEPP), en línea con su marco de control laxo de la curva de rendimiento (LYCC)”, concluyen, explicando que no esperan decisiones importantes de la entidad durante la primera mitad del año.

También los analistas del banco de inversión Barclays están de acuerdo en que será una reunión sin novedades en la que los analistas estarán más atentos a las valoraciones que se hagan en el comunicado o bien en la rueda de prensa posterior a la reunión. "Aunque el euro ha caído en los últimos días, sigue todavía por encima del rango de septiembre de 2020", consideran. "El comunicado del principio probablemente reitere la necesidad de más seguimiento, especialmente tras los comentarios 'dovish' de la Reserva Federal de la semana pasada", añaden desde Nomura, matizando que lo que realmente importa no es el valor del euro si no que el ritmo al que se aprecia. "Lo más eficiente contra esto sería recortar el tipo de depósito, pero creemos que tendría que llegar a unos límites muy altos como para que pase eso, especialmente debido al margen limitado que tiene el BCE para seguir bajando este tipo".

Con todo, desde el banco Nomura creen que tampoco es para tanto. Aunque sí que subrayan el 'rally' del euro en los últimos meses y los comentarios recientes de Lagarde, creen que "no ha cambiado gran cosa en este sentido desde que el BCE se reunió por última vez en diciembre".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Banco Central Europeo (BCE) Euro
El redactor recomienda