Los Villar-Mir esquivan la quiebra inminente gracias a Credit Suisse y Société Générale
  1. Mercados
CRÉDITO IMPAGADO DE 119 M

Los Villar-Mir esquivan la quiebra inminente gracias a Credit Suisse y Société Générale

El banco suizo y el francés, junto a Crédit Agricole, les dan otra prórroga de seis meses más para devolver un crédito de 115 millones que lleva vencido desde junio de este año

placeholder Foto: Juan Villar-Mir de Fuentes. (EFE)
Juan Villar-Mir de Fuentes. (EFE)

Los Villar-Mir siguen viviendo de la caridad de los acreedores en forma de tiempo y prórrogas para hacer frente a sus deudas. Si el martes consiguieron que OHL, la constructora de la que han sido los máximos accionistas durante casi 30 años, les diera dos meses más para devolver un préstamo que en su día se dieron a sí mismos con la complicidad de los miembros independientes de su consejo de administración, la familia ha obtenido ahora un nuevo salvavidas de parte de Credit Suisse, Société Générale y Crédit Agricole.

Según confirman fuentes financieras, el banco suizo y las dos entidades francesas han concedido una dispensa de seis meses más para que paguen un crédito de 115 millones que ya expiró el pasado 30 de junio y al que los Villar-Mir no pudieron hacer frente. En ese momento, tanto Credit Suisse como Société Générale y Crédit Agricole acordaron un 'waiver', como se conoce en el argot financiero a estas prórrogas, y les dieron hasta diciembre de 2020 para que vendieran activos, principalmente las acciones que aún les quedan de OHL y las de Ferroglobe, para repagar la deuda.

Foto: Juan Villar-Mir de Fuentes. (EFE)

Pero la familia madrileña, una de las más representativas de la reciente oligarquía empresarial, con grandes conexiones con los distintos gobiernos y la Casa Real, no se ha podido desprender ni del 15% que aún tiene de la constructora ni del 53% de la sociedad metalúrgica cotizada en el Nasdaq estadounidense. La venta del paquete restante de OHL se frustró porque los Amodio, los inversores mexicanos que les compraron el 16% del capital en mayo por 50 millones de euros, rechazaron el pasado mes de noviembre ejercer una opción para tomar un 9% adicional por 31 millones.

Los Villar-Mir esperaban sumar a ese dinero el ingreso por la colocación parcial de su participación en Ferroglobe, que vale unos 130 millones de dólares. Pero pese a que la compañía madrileña cotizada en Estados Unidos se ha disparado casi un 100% en el último mes y medio, la familia no ha encontrado un comprador para ese paquete mientras negocia la refinanciación de la deuda de la propia Ferroglobe.

El préstamo de Credit Suisse, Société Générale y Crédit Agricole está en impago, por lo que los tres bancos lo han tenido que provisionar

El préstamo de Credit Suisse, Société Générale y Crédit Agricole está formalmente en impago, por lo que los tres bancos lo han tenido que provisionar en sus cuentas. Pero ninguno de los tres ha optado por quedarse con la garantía, que es el 53% de Ferroglobe, ya que eso hundiría más un valor que, pese a su reciente 'rally' alcista, ha perdido cerca del 90% de su capitalización desde que debutara en 2015 con una tasación de 2.000 millones de dólares.

Como adelantó El Confidencial en enero, los Villar-Mir han mantenido conversaciones avanzadas con tres fondos oportunistas, especialmente con Atitlan, gestionado por Roberto Centeno, yerno de Juan Roig (Mercadona), para vender Ferroglobe, pero la irrupción del covid-19 frenó las negociaciones. Posteriormente, ninguno se animó a continuar con las negociaciones pese a que la familia insiste a sus acreedores en que tiene muestras de interés de otros inversores para cerrar una venta al menos parcial.

En manos de un fondo buitre

La nueva dispensa concedida por los tres bancos extranjeros es vital para los Villar-Mir, que de lo contrario hubieran tenido que declarar formalmente el concurso de acreedores. El 'holding' familiar, Grupo Villar Mir (GVM), está en realidad en quiebra técnica, motivo por el cual ha entregado a la propia OHL dos filiales como dación en pago para saldar dos tercios de una deuda de 129 millones. Es decir, la compañía de la que hasta hace poco eran los máximos accionistas y de la que llegaron a tener el 60% del capital les ha ejecutado la garantía.

Foto: El presidente de OHL, Juan Villar-Mir, en una junta del grupo. (EFE)

Fuentes próximas al conglomerado de los Villar-Mir admiten sin tapujos el riesgo evidente e inminente de acogerse al concurso de acreedores, que hasta ahora han ido esquivando gracias al trato preferencial otorgado por la banca nacional y extranjera. La situación ha llegado a ser tan dramática que la familia tuvo que vender el yate de lujo con el que solían navegar por algo más de 20 millones de euros, la mitad de lo que les costó, como adelantó El Confidencial el pasado 5 de octubre.

GVM perdió 308 millones de euros en 2019, último año fiscal cerrado, números rojos que se suman a los 740 millones de minusvalías registradas en 2018. En los últimos cuatro ejercicios, el grupo se ha apuntado un agujero de 1.700 millones por el desplome de sus compañías cotizadas. Para no oficializar su quiebra, el 'holding' tiene que hacer frente a una deuda urgente de 500 millones, la mayoría de la cual la adeuda al fondo buitre Tyrus Capital. El 'hedge fund' con sede en Mónaco les cobra más de un 10% por esta financiación, que tiene como garantía las acciones de OHL.

Los Villar-Mir siguen viviendo de la caridad de los acreedores en forma de tiempo y prórrogas para hacer frente a sus deudas. Si el martes consiguieron que OHL, la constructora de la que han sido los máximos accionistas durante casi 30 años, les diera dos meses más para devolver un préstamo que en su día se dieron a sí mismos con la complicidad de los miembros independientes de su consejo de administración, la familia ha obtenido ahora un nuevo salvavidas de parte de Credit Suisse, Société Générale y Crédit Agricole.

Société Générale Credit Suisse Concurso de acreedores Ferroglobe Tyrus Capital Crédit Agricole Juan Villar Mir de Fuentes Juan Miguel Villar Mir
El redactor recomienda