FINECT

Las carteras 'low cost' total llegan a los fondos… ¿Pero podrán con la gran banca?

Desde los gestores automatizados tienen esperanza, pero creen que sigue siendo muy complicado por la tremenda bancarización

Foto: (iStock)
(iStock)

La guerra de comisiones para la inversión en fondos vivió ayer una nueva e importante batalla. MyInvestor anunció una nueva gama de carteras que tendrá un coste total de solo el 0,42%, muy por debajo del 0,62% de Indexa y Popcoin, que hasta ahora eran las opciones más baratas del mercado. Sin embargo, la mayoría del dinero de los inversores españoles está en opciones más caras.

Por ejemplo, en las carteras de gestión discrecional que durante estos últimos años han venido ofreciendo en la gran banca a los clientes. Como las Master de Caixabank, donde el coste total se eleva al 1,4% para inversiones por debajo de 300.000 euros, más del doble que las opciones antes comentadas, aunque no parece que le haya pesado en el éxito comercial del producto.

Según los últimos datos de Inverco, los fondos de esta gama Master acumulan cerca de 20.000 millones de euros de patrimonio a cierre de mayo, frente a los menos de 500 millones de euros que suman entre todos los gestores automatizados (Ver ebook Guía práctica para elegir roboadvisor). Esos 20.000 millones impresionan, pero todavía más si tenemos en cuenta que Caixabank lanzó este servicio hace apenas un año.

Para tangibilizar el impacto de las comisiones en la inversión, lo mejor es verlo en euros. Para una cartera de 100.000 euros, un coste total del 1,4% supone que el cliente va a pagar cada año 1.400 euros en comisiones. Mientras que para una cartera donde los gastos se sitúan en el 0,5%, esta cifra se quedaría en 500 euros. Es decir, habría una diferencia cercana a 1.000 euros al año en comisiones.

Una cantidad sobre la que además pesa el coste de oportunidad. Como es obvio, esos 1.000 euros que se pagan ya no generan rentabilidad, mientras que si permanecen invertidos irán dando réditos a las carteras, lo que irá aumentando poco a poco nuestra cartera y tendrá un efecto muy amplio con el paso del tiempo por el efecto del interés compuesto.

Por eso Warren Buffett, el mejor inversor de todos los tiempos, siempre ha advertido a los ahorradores de la importancia de controlar el coste al invertir. En una de sus cartas anuales, mostró este impactante cálculo: 1 millón de dólares invertido en 1942 en el S&P 500 se habría convertido en 5.300 millones de dólares 77 años después, pero si hubiese tenido que pagar una comisión anual del 1%, la cifra se habría reducido a la mitad, 2.650 millones de dólares.

Cualquier inversor racional, por lo tanto, solo estaría dispuesto a pagar una comisión un 1% mayor si esa gestora lograra cada año ofrecer un 1% extra más de rentabilidad que la opción más barata. ¿Pero lo consiguen las gestoras bancarias?

Lamentablemente, no resulta fácil verlo con las carteras gestionadas. A diferencia de lo que sucede con los fondos de fondos, las entidades no están obligadas a publicar un 'valor' diario de las carteras, solo si quieren calcularlo para distintos perfiles y mostrarlo por voluntad propia en su web. Cada cliente puede ver la rentabilidad que está obteniendo en su caso personal, pero no hay un registro público de las cifras. Por lo tanto, la comparativa es mucho más complicada.

Si nos atenemos a lo que sucede con los fondos de fondos tradicionales, las carteras de la gran banca no suelen estar tampoco entre las más rentables entre sus comparables. Por ejemplo, la gama Quality Inversión Conservadora y Quality Inversión Moderada de BBVA, están en la zona media en rentabilidades entre los de la categoría global de Inverco, lo mismo que sucede con el Mi Fondo Santander Moderado en la categoría renta variable mixta.

¿Cuáles son los mejores fondos de tu banco?:

¿Conseguirán las carteras 'low cost' arañar cuota de mercado a estos grandes productos bancarios de masas? Desde los gestores automatizados tienen esperanza, pero creen que sigue siendo muy complicado por la tremenda bancarización en la estructura del ahorro financiero en España, a diferencia de los modelos anglosajones en los que los 'roboadvisors' han tenido un fuerte crecimiento.

Eso sí, consideran que la aceleración en la contratación online de servicios financieros que ha traído la pandemia, también debería impulsar que el inversor cada vez compare más y acabe decantándose por productos de costes más bajos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios