algoritmos como asesoramiento

Olvídate del trato humano: si no eres rico te asesorará un robot para invertir

La presión regulatoria extrema el foco en los costes de los servicios de inversión. Las entidades ofrecerán asesoramiento automático mediante algoritmos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

“Su perfil de inversión, gracias”. El futuro del asesoramiento financiero para el común de los ahorradores, los que no son millonarios, pasa por robots. Es decir, gestores automatizados que mediante algoritmos determinarán el perfil de riesgo del cliente y recomendarán una oferta de inversiones.

La normativa europea MiFID II sobre los mercados financieros acelera esta tendencia. Las autoridades exigen desde este año más transparencia y solicitan más información a las entidades que distribuyen productos de inversión o asesoran sobre ello. Esto aumenta los costes regulatorios para toda la industria del asesoramiento financiero, desde las pequeñas EAFI o ‘family offices’ hasta las grandes redes de banca privada.

Por otro lado, los asesores independientes sólo podrán cobrar explícitamente al cliente, mientras que los no independientes tendrán que añadir valor o ampliar su oferta a productos de terceros para cobrar retrocesiones (parte de la comisión de un fondo que se queda el distribuidor).

Este cóctel da lugar a que el asesoramiento personalizado con banqueros privados quede para los millonarios, literalmente. “Es difícil asesorar a alguien que tenga menos de un millón de euros para invertir, es muy caro formar a un banquero y cumplir con la normativa”, asegura el responsable en España de la banca privada de una entidad extranjera. “Nosotros no tenemos mínimo, pero las mejores condiciones son únicamente para los que tienen al menos uno o dos millones”, añade un banquero privado de otra entidad.

Es difícil asesorar a alguien que tenga menos de un millón de euros para invertir, es muy caro formar a un banquero y cumplir con la normativa

Así, para los grandes patrimonios no cambia el escenario. Simplemente, tendrán mucha más transparencia y sabrán exactamente lo que pagan. Por ejemplo, un inversor con dos millones de euros gestionados a una comisión del 0,5% conocerá que de su patrimonio un total de 10.000 euros va al asesor gane o pierda. Es decir, la transparencia disparará la competencia y reducirá los márgenes, que “han sido demasiado abultados estos años”, admiten en un banco suizo.

Algoritmos para la clase media

Para los menos afortunados en volumen de patrimonio para invertir el escenario cambia radicalmente. Muchos inversores de clase media alta van a quedar expulsados del asesoramiento personalizado, mientras que en el negocio de banca comercial no está claro el modelo. Por ahora, las entidades están impulsado la venta de fondos de fondos y la gestión de carteras discrecionales para mantener el cobro de retrocesiones.

Es decir, va a haber una democratización del asesoramiento entre los inversores que no son ricos, ya que con 1.000, 10.000 o 100.000 euros las opciones van a ser prácticamente las mismas, con la única diferencia de las clases de fondos a las que puedan acceder (diferentes comisiones): algoritmos para recibir recomendaciones o una amplia oferta para invertir en solitario y sin consejos.

Esta dinámica ya se ha visto en otros países como Reino Unido o Estados Unidos en los que se tendió a la separación de los servicios de distribución, asesoramiento y gestión de las inversiones. Justo en estos mercados se han popularizado los ‘robo advisor’ un fenómeno incipiente en España, con un total de 12 gestores automatizados.

Hay ya ocho independientes (Indexa Capital, Finizens, Finanbest, InbestMe, Feelcapital, Accurate Quant, Fintup, Micappital y Q-Value), con 150 millones de euros asesorados, según cifras del Observatorio de Vigilancia Fintech de Finnovating. Los cuatro primeros perfilan al cliente con un test y asignan una cartera prefabricada a la que va el dinero que aporta el inversor con productos de gestión pasiva (fondos indexados o ETF) o también gestión activa. El resto realizan únicamente asesoramiento, con test y una cartera recomendada. “Hay espacio para los ‘robo advisor’, que es un segmento que tenderá a crecer, la duda es si sobreviviremos todos y qué pastel nos deja la banca”, asegura el fundador y CEO de uno de ellos.

Los bancos también se han apuntado a esta tendencia. Así pueden dar asesoramiento de forma masiva y tienen una ventana abierta con la que evitar problemas futuros con MiFID II. Bankinter fue el primero con el servicio de asesoramiento Popcoin, mientras que la entidad de origen andorrano Andbank fue pionera con un ‘robo advisor’ que está a caballo entre un gestor automatizado y fondos de fondos recomendados por perfil, ya que el equipo de selección trata de generar valor añadido.

CaixaBank también lanzó su propio ‘robo advisor’ con fondos de fondos en marzo, bajo la marca de ‘Smart Money’. Imdi Funds (Intermoney) es otra plataforma de asesoramiento digital que pone a disposición de los inversores fondos compartimentados en función de los perfiles de riesgo. Mientras que BBVA presentó en abril BBVA Invest, un servicio digital de asesoramiento para perfilar al cliente y proponerle un fondo de la casa.

Banco Santander también ha movido ficha a través de su banco digital Openbank, que ha alcanzado un acuerdo con BlackRock para recibir asesoramiento. Con ello, pone a disposición de los inversores cinco carteras de fondos de inversión de terceros para sus clientes. En este caso no hay asesoramiento, sino que son cinco propuestas, aunque la entidad prepara el lanzamiento de un ‘robo advisor’ para este año.

Por su parte, José Sevilla, consejero delegado de Bankia, presentó este viernes en sociedad Gestión Experta, un nuevo servicio de gestión de carteras de fondos para clientes con al menos 10.000 euros con el que espera potenciar el crecimiento en recursos fuera de balance. Son cuatro carteras modelo con las que el cliente puede acceder a 60 fondos nacionales e internacionales con “comisiones bajas y orientadas al éxito”, aseguró Sevilla.

Fuera de las grandes entidades también hay movimiento. Por ejemplo con Arquia Banca, la entidad crediticia que nació para dar servicio y a los arquitectos y, tras absorber Caja Abogados tiene vocación de crecimiento. Una de las vías para hacerlo es el asesoramiento de Profim, la Eafi que compraron a finales de 2016. Con sus capacidades ha lanzado FondSelect, un comparador de fondos a través de los análisis de Profim. Es decir, cualquier inversor puede introducir en la herramienta el nombre de un fondo y recibir un informe con propuestas mejores según rentabilidades, clases o costes.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios