DEUDA SOBERANA

España no seduce ni a los fondos de pensiones patrios: cae a mínimos

Los propios españoles cada vez nos sentimos menos atraídos por los activos financieros locales, ya seamos inversores particulares o profesionales

Foto: Pantallas de deuda en la Bolsa de Madrid
Pantallas de deuda en la Bolsa de Madrid

La marca España lleva mucho tiempo sin impactar en los inversores internacionales, que han ido diluyendo la bolsa y los bonos del país en sus carteras durante los últimos años. Pero los propios españoles cada vez nos sentimos menos atraídos por los activos financieros locales, ya seamos inversores particulares o profesionales.

La suma del dinero que tienen invertido en renta fija y renta variable española los planes de pensiones ha caído al cierre del primer trimestre de 2020 a un nuevo mínimo histórico. Tan solo hay invertidos ya en producto nacional 46,6 de cada 100 euros, cuando hace 5 años esta cifra se situaba cerca del 60%, según los datos de Inverco, la asociación de los fondos y los planes.

Una caída que se explica, sobre todo, por el atractivo cada vez menor que supone la deuda pública española para los inversores. A cierre de marzo, el peso de este activo en las carteras de los planes de pensiones ha bajado por primera vez del 20%, cuando hace 5 años se situaba por encima del 33%.

Los bajos tipos de interés que ofrecen los bonos, junto con las dudas que genera el creciente endeudamiento del país, no parecen la combinación más sexy para impulsar los deseos del inversor. Un interés decreciente que podría acelerar su curva si la palabra rescate sigue ganando popularidad en los mercados financieros, al hablar de la economía española por las consecuencias de la pandemia.

Desde luego, no ayudan las cifras y previsiones que se van conociendo. Por ejemplo, el hundimiento del 9,2% del PIB en 2019 que se teme ya el Gobierno español, según las cifras presentadas ayer por Nadia Calviño, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, una auténtica pesadilla en la que el paro se iría por encima del 19% y el déficit, más allá del 10,3%.

Ante las turbulencias, los inversores ya no buscan refugio en los bonos españoles, sino en los extranjeros y en la liquidez. De hecho, ambos activos han aumentado sensiblemente su presencia en las carteras de los planes de pensiones este trimestre.

La suma de la deuda pública y privada internacional se ha elevado al 12,15%, nuevo récord, mientras que la liquidez ha escalado hasta el 7,13%, la cifra más alta en dos años. También sigue ganando peso la inversión alternativa, que ronda ya el 6% de las carteras, más del doble que hace tres años.

Fuerte reducción del riesgo en cartera

La búsqueda de mayor seguridad unida a la caída de las bolsas ha tenido un fuerte impacto en el peso que las acciones representan en las carteras de los planes de pensiones. A cierre de marzo, la ponderación conjunta de la renta variable española y extranjera se redujo desde el 36,33% hasta el 32,27%, lo que supone la cifra más baja en las carteras de los planes de pensiones desde mediados de 2017.

En concreto, la renta variable internacional registró un fuerte descenso de su peso, hasta el 20,05% (en diciembre suponía un 23,15%), mientras que la nacional se redujo hasta el 12,22%, cuando había terminado 2019 en el 13,18%, de acuerdo con los datos publicados por Inverco.

La pérdida de interés por la bolsa española ya se viene apreciando también en los fondos de inversión. De hecho, solo en los 3 primeros meses del año han salido más de 400 millones de euros netos de la categoría renta variable nacional. Y su patrimonio conjunto ve peligrar la cota de los 3.000 millones de euros, cuando hace un año rozaba los 6.500 millones de euros.

Y, aunque los gestores afirman estar viendo oportunidades tras la caída de este 2020, reconocen que por el fuerte peso del Ibex 35 en bancos y otros sectores cíclicos puede que el estigma negativo siga pesando sobre la bolsa española en los próximos meses. De momento, a 3 años, los índices españoles muestran el peor comportamiento entre las grandes bolsas mundiales, con una caída superior al 36% para el Ibex 35 y próxima al 30% si se tienen en cuenta los dividendos.

La marca España cotiza muy a la baja en las carteras.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios