ahorro e inversión

La gestión pasiva, un aliado para acabar con la falsa gestión activa

Vender gestión activa pero operar bajo modalidad pasiva es lo que se conoce en el argot del sector como falsa gestión activa. Te contamos los detalles

Foto:

Hasta hace poco, la gestión pasiva era el enemigo a batir entre las gestoras de fondos. Sin embargo, su rápido crecimiento ha hecho que algunas se unan 'a su enemigo' lanzando versiones de gestión 'low cost'; otras, en cambio, la ven como la solución para combatir con la falsa gestión activa. Esto es, firmas que cobran comisiones como si realizasen una gestión personalizada, pero cuya metodología inversora es mecánica. Entendamos primero cuál es la diferencia entre ambas metodologías.

Gestión activa: dícese del proceso de inversión a través del cual un gestor busca de forma frecuente y selecciona activos financieros basándose en su propio criterio y análisis para cambiar la composición de la cartera. El objetivo es conseguir unas rentabilidades superiores a las del mercado. Se dedican muchas horas al análisis fundamental (números financieros de la compañía) y de mercado.

Gestión pasiva: modalidad con la que se pretende obtener una rentabilidad equivalente a la de un índice de referencia, replicando su evolución, conocida también como indexación. Puede ser más o menos sofisticado el automatismo de la compraventa y que un software de inteligencia artificial mueva las carteras en función de unos parámetros. Al dejar en manos de un programa la inversión, las comisiones y la rentabilidad generada son más bajas.

Hasta aquí, dos modelos de negocio que no compiten. El problema es cuando se vende gestión activa cuando realmente se opera bajo modalidad pasiva. Es lo que en el argot del sector llaman falsa gestión activa. “No hacen nada distinto al índice de referencia. Venden y cobran gestión activa y devuelven la rentabilidad del índice, que es fácilmente replicable. La gestión activa requiere muchas horas de trabajo y análisis”, señala Gustavo Trillo, director Comercial de la gestora independiente Bestinver.

“Soy un gran defensor de la gestión pasiva porque va a acabar con la falsa gestión pasiva, ayuda a bajar comisiones, a ofrecer tarifas justas y va a acabar con los vende humos”, decía recientemente el director de Inversiones de la firma value, Beltrán de la Lastra.

Ya lo advierte un documento sobre la rentabilidad de los fondos de inversión en España durante el periodo 2003-2018 elaborado el profesor de Finanzas de la escuela de negocios IESE, Pablo Fernández: “Con los datos que proporcionan la mayoría de los fondos españoles es imposible saber si la gestión activa ha generado valor para sus partícipes, aunque sí que ha generado valor para los departamentos de bolsa que realizaron las compras y ventas de acciones, cobrando comisiones que pagaron los partícipes”. En su opinión, “parece razonable y deseable que los fondos informen a sus partícipes de cuántas compras y cuántas ventas han realizado y de la cuantía de las comisiones que pagaron. También sería interesante que los fondos proporcionaran el dato de la rentabilidad que habrían obtenido si no hubieran movido la cartera: así sí sabríamos exactamente qué valor aportó (o restó en muchos casos) la gestión activa en cada fondo”.

"Con los datos que proporcionan la mayoría de los fondos españoles es imposible saber si la gestión activa ha generado valor para sus partícipes"

El informe refleja que la rentabilidad media de los fondos de inversión en nuestro país en los últimos 15 años tan solo es del 2,39% frente a los bonos del Estado (4,55%) y el Ibex 35 (5,33%), y que solo el 10% de los 643 fondos obtuvieron unas ganancias superiores. “Los datos indican que muy pocos gestores se merecen las comisiones que cobran por su gestión, que en algunos casos es superior al 2%”.

De este modo, para justificar sus precios, la gestión activa “tiene que generar mayores retornos y reducir el riesgo de la inversión”, aseveran en la gestora independiente. Para ello, la firma basa sus ventajas competitivas en un profundo conocimiento de las compañías en las que invierten, no solo a nivel de fundamentales sino también del modelo de negocio y del mercado en el que opera, para identificar buenos negocios (potencial de crecimiento a largo plazo, balances saneados y buen equipo gestor), comprarlas baratas y dejar a que el paso del tiempo haga converger su verdadero valor con el de cotización. “No somos expertos de muchas cosas, pero de lo poco que conocemos, sabemos mucho”, afirman en Bestinver.

*El Confidencial, en colaboración con Bestinver, gestora independiente especializada en fondos de inversión y planes de pensiones, pone a disposición de sus lectores el espacio Ahorro e Inversión. Con 30 años de experiencia y 6.200 millones de euros de patrimonio bajo gestión, Bestinver trabaja con el objetivo de generar las mejores rentabilidades a largo plazo para sus inversores.

Mercados

El redactor recomienda