AHORRO E INVESIÓN

Nueve mitos y realidades de los planes de pensiones

No se puede retirar el dinero hasta la jubilación o si la entidad quiebra, pierdo todo son algunas de esas creencias. Resolvemos las dudas más frecuentes

Foto:

Puede que sea por la falta de educación financiera o por la falta de interés, pero lo cierto es que hay falta de información en torno a los planes de pensiones y a la jubilación. Estas lagunas generan leyendas que confunden a los partícipes y penalizan sus bolsillos. Estos son los principales mitos y realidades que siguen calando entre los que se interesan por esta forma de invertir su dinero.


1. Rentan menos que un fondo de inversión

Se les ha asociado erróneamente con el patito feo de los productos financieros, en una segunda categoría, por detrás de un fondo de inversión. Lo cierto es que operan del mismo modo, invierten en los mismos activos (acciones, deuda, divisas, materias primas…) y zonas geográficas (EEUU, Europa, emergentes…). La única diferencia está en la fiscalidad y liquidez del producto, pero a nivel de rentabilidad ambos están en igualdad de condiciones. Otra cosa es que la entidad gestora no los trate de forma similar. Conviene hacer un ejercicio de comparación para comprobar cuáles son los que ganan por goleada y ver si se adaptan a nuestras necesidades de inversión. Como todo en la vida, no hay que quedarse con lo primero que le ofrecen.

Hay una falsa creencia de que con los planes de pensiones no se pierde dinero pero tienen el mismo riesgo que los fondos de inversión

2. No se puede retirar el dinero hasta la jubilación

Hasta 2015, los planes de pensiones solo se podían rescatar si se alcanzaba la edad de retiro, en caso de paro de larga duración y enfermedad. Desde entonces, se puede ir retirando transcurridos 10 años desde que se hizo la aportación, de tal manera que lo invertido hace cuatro años se podrá recuperar en 2025 y así sucesivamente.

3. No tributan

Hay bastante confusión con la fiscalidad real de este producto financiero. El público conoce muy bien que desgrava en la declaración de la renta, pero lo que ignora es que realmente es un diferimiento del pago de los impuestos al momento del rescate. Lo que uno se ahorra en el pago de impuestos mientras realiza las aportaciones lo tendrá que abonar cuando lo retire. Y ojo, porque hay tres formas y si no se planifica bien, podemos llegar a pagar la mitad de los ahorros a Hacienda, en el caso de recuperar el dinero de una vez (en forma de capital).

4. No se puede traspasar

Uno puede cambiar de un plan a otro sin tener que pasar por Hacienda. Mientras no se rescate, se puede traspasar el ahorro a donde más convenga. Así que, a diferencia de una hipoteca, uno no se casa para toda la vida con la entidad con quien tienen suscrito un plan.

pensiones (iStock)
pensiones (iStock)

5. Si la entidad quiebra, pierdo todo

No. El patrimonio en los planes está fuera del balance de una entidad, por lo que los propietarios siguen siendo los partícipes y el dinero pasaría a depender de otra gestora. Eso sí, a diferencia de los depósitos bancarios y el dinero en las cuentas corrientes, no está cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos.

6. Si fallezco, también lo pierdo

Negativo. El beneficiario o beneficiarios es aquel que haya sido designado en contrato por parte del titular o, en su defecto, a quien especifique el plan. No es necesario liquidarlo en el momento del óbito.

7. Solo son para ricos

La insostenibilidad del actual sistema de pensiones público es algo que nos afecta a todos por igual y cada vez es más evidente que el modelo también adolece de suficiencia. El cambio demográfico muestra una España envejecida que amenaza con reducir el importe de las pensiones públicas. No queda más remedio que activar un plan B con ahorro privado para sostener nuestro actual nivel de vida. Los planes de pensiones son un producto al alcance de cualquier bolsillo. No hay que tener un dinero ahorrado para abrir uno. Ahora bien, en términos de fiscalidad, beneficia más a quien más gana por una cuestión del diseño del IRPF que, al ser progresivo, pagan más impuestos los que más ingresan, y viceversa. La ventaja fiscal, va en consonancia con el tramo.

8. Todavía tengo tiempo
Nunca es demasiado pronto para empezar. Cuanto antes empecemos a ahorrar e invertir para la jubilación, más acumularemos gracias al beneficioso impacto del interés compuesto y menos esfuerzo económico tendremos que afrontar con el paso de los años. Un ejemplo, si desde los 30 años invirtiésemos todos los meses 50 euros en un plan de pensiones de renta variable con una rentabilidad media del 10%, acumularíamos casi 207.000 euros a la edad de jubilación euros; en cambio, si lo hacemos con 40 años, tan solo obtendremos 76.000 euros. Visto de otra forma, el primero habrá tenido que ahorrar 22.000 euros y el segundo casi 44.000 euros.

El cambio demográfico muestra una España envejecida que amenaza con reducir el importe de las pensiones públicas en el futuro


9. Es el Estado quien financia las pensiones públicas

Nuestro sistema es un modelo de reparto intergeneracional. Esto significa que son las personas en activo quienes financian con sus cotizaciones sociales las pensiones de los jubilados. Nuestro país uno de los más longevos con una esperanza de vida de 83 años, y subiendo, y tiene una de las tasas de natalidad más bajas (1,3 niños por mujer). Una nueva pirámide poblacional a la que se le une la llegada al retiro laboral de la generación del 'baby boom'. Según el INE, en 2060 habrá un trabajador por pensionista, cuando hace cuatro décadas la ratio era de 5,3 personas en edad de trabajar. Aquí está la explicación de las dudas sobre la sostenibilidad del sistema.

*El Confidencial, en colaboración con Bestinver, gestora independiente especializada en fondos de inversión y planes de pensiones, pone a disposición de sus lectores el espacio Ahorro e Inversión. Con 30 años de experiencia y 6.200 millones de euros de patrimonio bajo gestión, Bestinver trabaja con el objetivo de generar las mejores rentabilidades a largo plazo para sus inversores.

Mercados

El redactor recomienda