AHORRO E INVERSIÓN

Claves para una buena planificación financiera de tu ahorro

Para alcanzar las metas del futuro hay que abordar tres áreas fundamentales: objetivos, plazos y disponibilidad del dinero

Foto:

Dice el refranero español que donde falta la previsión, faltará la provisión, y los expertos no se cansan de repetir que se deben hacer los deberes en materia de planificación financiera si se quieren alcanzar objetivos vitales a medio y largo plazo. Porque con el ahorro no se logra lo suficiente como para pagar la entrada de una vivienda, costear los estudios universitarios de los hijos o disfrutar de una merecida jubilación. Para alcanzar estas costosas metas no queda otra que ser previsores y poner a trabajar ese dinero en un producto de inversión que vaya aumentando el capital inicial con el paso del tiempo, gracias al impacto del interés compuesto que año tras año hace crecer el ahorro al ir acumulando las ganancias.

En opinión de la gestora independiente Bestinver, la forma adecuada de planificar el patrimonio es a través de una “buena asignación de los activos a invertir por horizonte temporal”, es decir, el plazo en el que vamos a necesitar ese dinero y no en función del perfil de riesgo o de la edad del ahorrador. De este modo, “todo el dinero que no necesitemos a cinco años debe dedicarse a la renta variable (acciones). En cambio, el que es posible que necesitemos para imprevistos, a un producto mixto; y si lo necesitamos en el corto plazo, a renta fija (deuda, letras del Tesoro)”, explica su director Comercial, Gustavo Trillo. Así, según el planteamiento de la firma, el perfilado de tolerancia al riesgo que ofrece el sector “lo único que provoca es que los inversores dejen de ganar dinero en el largo plazo por no invertirlo en renta variable”.

Para el Observatorio Inverco, objetivos, plazos y disponibilidad del ahorro son las claves para afrontar una buena planificación financiera. Si bien, el primer concepto no se refiere tanto a sueños personales como a la preservación del capital y/o a la generación de un rendimiento que cubra al menos la inflación o bien reporte pingües beneficios. A partir de aquí se fijarían los plazos de inversión, pero “en España tradicionalmente somos cortoplacistas y se invierte en depósitos”, reconoce su director, José Luis Manrique. Efectivamente, los datos del Banco de España muestran que el 40% del ahorro financiero está acumulado en cuentas corrientes o depósitos, que hoy no tienen apenas rentabilidad.

Desde este foro de ideas de la patronal de las entidades de inversión se recomienda tener una visión a medio-largo plazo e invertir en renta variable que “con un horizonte temporal amplio siempre es ganadora”, aun teniendo que asumir pérdidas temporales por las habituales correcciones de los mercados. “El tiempo elimina el riesgo de la volatilidad del corto plazo”, aclara Carlos García Ciriza, presidente de la Asociación Española de Empresas de Asesoramiento Financiero (ASEAFI), quien se lamenta de el pensamiento erróneo del inversor español “que quiere invertir a corto y obtener rentabilidad, y eso no entiende que no es posible”.

"Deberíamos acostumbrarnos a destinar un 10% de nuestro sueldo a invertir pensando en la jubilación"

Ciriza explica que la variable de los recursos de la planificación financiera queda en un segundo plano si uno se disciplina y construye su patrimonio de forma paulatina y periódicamente. “Deberíamos acostumbrarnos a destinar un 10% de nuestro sueldo a invertir pensando en la jubilación, así nos despreocuparíamos de si el sistema público cubrirá o no nuestra pensión”, dice.

Los expertos, por otra parte, coinciden en que es un error esperar a acumular un dinero para invertir, ya que puede ocurrir que se entre en el mercado en un momento caro. Diversificando las compras, se marcan posiciones a diferentes precios con las que se puede jugar a largo plazo obteniendo rentabilidad.

Empezar por asesorarse

Para Inverco y ASEAFI, la baja y mala planificación financiera se debe a la falta de educación financiera y la bancarización del sistema que hace que los ahorradores se limiten a suscribir productos que su sucursal bancaria les ofrece. Precisamente, la normativa europea sobre instrumentos financieros, Mifid II, ha puesto en valor la figura del asesor en cuestiones del bolsillo, pero la penetración de los bancos en el ahorro no facilita que el pequeño inversor vea en a las Empresas de Asesoramiento Financiero un servicio de valor añadido por el que pagar.

Desde Bestinver, de hecho, recomiendan empezar a abordar la planificación financiera, bien de “de manera personal o bien apoyándose en algún asesor, fijando las necesidades financieras que va a precisar en los próximos años”.

La propia ASEAFI reconoce que la cultura del asesoramiento financiero aún no ha calado entre los ahorradores y pone sobre la mesa incentivar fiscalmente este servicio, haciendo deducible este gasto, tal y como ocurre con los costes de suscripción, reembolso, gestión y custodia.

*El Confidencial en colaboración con Bestinver, gestora independiente especializada en fondos de inversión y planes de pensiones, pone a disposición de sus lectores el espacio Ahorro e Inversión. Con 30 años de experiencia y 6.200 millones de euros de patrimonio bajo gestión, Bestinver trabaja con el objetivo de generar las mejores rentabilidades a largo plazo para sus inversores.

Mercados

El redactor recomienda