Los analistas descartan una reacción fuerte

Las bolsas y el 28-A: los inversores evitan sustos y apuestan por coaliciones de centro

El Ibex 35 se mantiene en una horquilla de entre los 9.000 y los 9.500 puntos desde que el pasado 15 de febrero Pedro Sánchez anunció la convocatoria de elecciones

Foto: Bolsa de Madrid. (EFE)
Bolsa de Madrid. (EFE)

Los inversores españoles cerraron el viernes sin saber realmente qué se van a encontrar el lunes por la mañana. España se enfrenta a las elecciones más inciertas de la historia de la democracia, con unas encuestas que apuntan a un Parlamento tan fragmentado que las combinaciones de Gobierno casi podrían formar una escala de Pantone.

Y, a pesar de ello, se han ido de fin de semana con cierta calma. El Ibex 35 se mantiene en una horquilla de entre los 9.000 y los 9.500 puntos desde que el pasado 15 de febrero Pedro Sánchez anunció la convocatoria de elecciones. Es más, en este tiempo, la bolsa española ha avanzado entorno a un 6%, algo por debajo del 8-10% del resto de índices europeos, aunque "no es relevante cómo le ha penalizado la campaña electoral", aseguran a Cotizalia fuentes de mercado que prefieren no ser citadas.

En lo que coinciden todos los analistas consultados por este medio —que dado el carácter político del contenido no quieren posicionarse públicamente— es que "no es como en otras elecciones nacionales europeas, en las que 'el mercado tenía miedo'". En España, a diferencia de, por ejemplo, Italia o Francia, "Europa no está en la agenda", afirma una voz autorizada. "En otros procesos electorales europeos el miedo era que vinieran partidos populistas que se enfrentaran a Bruselas o abogaran por incumplir los objetivos de déficit y no es este el caso".

Con todo, los inversores han asumido que hay una intención de voto completamente fragmentada y que a priori es imposible saber qué resultado van a arrojar las urnas, más teniendo en cuenta también el elevado porcentaje de indecisos que hay. De hecho, los expertos no esperan movimientos especialmente marcados en la sesión del lunes como se vieron hace un año en Italia.

"Lo importante no es quién gane las elecciones, sino las negociaciones y las coaliciones posteriores. Es cierto que para el mercado lo mejor es un pacto de centro y, en este sentido, entre los analistas hay ligeras diferencias de combinación. Mientras que una parte considera que la mejor opción sería PP-Ciudadanos, la otra defiende que, aunque más improbable, un Gobierno PSOE-Ciudadanos "sería el más positivo, en tanto que pones contrapeso en los dos lados, el social y el económico, y te quitas de encima el riesgo de Podemos y de un tripartito de derechas que implica un ejecutivo más inestable".

Atención con las 'utilities'

En este sentido, el mayor peligro que ven es una coalición mixta de izquierdas, el llamado 'Gobierno Frankenstein', pero no tanto por las medidas fiscales y económicas que pudiera adoptar, sino por la incapacidad de gobernar. Y es que respecto a los mensajes fiscales que se han lanzado sobre las empresas del Ibex, estas mismas fuentes apuntan que "estaban en clave electoral y una cosa es lo que quieres hacer y otra que al final tienes que contar directa o indirectamente con Bruselas para todo. Además, al final, cualquier ejecutivo acaba reculando cuando la prensión del mercado se le puede ir de las manos", añaden.

Así, en lo referente a las medidas contra los bancos, los analistas aseguran que es muy fácil hacer el anuncio "pero tienes que tener cierta base jurídica". Por ello, apuntan que más que para el sector financiero, el riesgo aumenta para las 'utilities' "que tienen un papel muy importante desde el punto de vista social". Y es que, "ahora se está pagando más de factura eléctrica que de intereses de hipotecas y es un sector mucho más regulado que el otro".

En cuanto al mercado de renta fija, la sensación es más o menos la misma. No en vano, las primas de riesgo están anestesiadas por el Banco Central Europeo. De hecho, la española se mantiene prácticamente plana en el entorno de los 100 puntos básicos y eso que algunas firmas como JP Morgan han recomendado vender bonos a medio plazo españoles y comprar alemanes a 2-3 años como "protección táctica ante las elecciones".

Y es que para el banco de inversión estadounidense "la alta posibilidad de un ejecutivo formado por PSOE y Unidas Podemos, con o sin respaldo catalán, podría producirse un escenario que llevara a una modesta trayectoria negativa de España", afirman en un informe enviado a sus clientes. En este sentido, aseguran que se trata de "un seguro barato frente a una alianza PSOE-Podemos".

En este sentido, cita como principal riesgo que un Gobierno de izquierdas puede "revertir algunas de las reformas de los últimos años, impactando negativamente en la buena marcha de la economía. También podría afectar a la confianza de los consumidores por la controvertida presencia de los partidos independentistas catalanes".

Un escenario en el que la prima podría subir hasta los 115 puntos básicos, apenas 10 puntos básicos desde los niveles actuales porque, en el fondo, Pedro Sánchez "sentirá la presión del mercado y no querrá ralentizar la economía". Tampoco bajaría mucho si de ese pacto salieran los nacionalistas, con lo que un Gobierno de izquierdas a dos bandas dejaría el riesgo soberano entre los 110 y los 115 puntos básicos.

En cuanto a PSOE-Ciudadanos, JP Morgan coincide con los analistas españoles en que se trataría de un "desenlace positivo para el mercado" y el diferencial de diez años español bajaría a 90 puntos básicos. No obstante, en el caso de un tripartito de derechas, la prima se situaría en los 85 puntos básicos y, finalmente, el peor resultado posible sería un bloqueo total que impida la formación de Gobierno lo que llevaría la prima de riesgo española a los 120 puntos básicos.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios