AHORRO E INVERSIÓN

Mitos y contradicciones que influyen en los pequeños ahorradores que quieren invertir

Los inversores piden seguridad y rentabilidad, dos aspectos que no siempre van de la mano. También tienen dudas con la bolsa y ahorran mal de cara a su plan de pensiones

Foto:

Ya sea por recomendación de una amigo o por lo que vemos en el vecino, la cuestión es que el desconocimiento o falta de educación financiera hace que el pequeño ahorrador tienda a invertir su dinero de oídas, creyendo falsos mitos y cayendo en las contradicciones del mercado. Estas son algunas de los errores más clásicos:

A la hora de invertir nuestros ahorros, queremos asegurarnos de que no vamos a perder nuestro dinero pero, al mismo tiempo, buscamos obtener elevadas ganancias, tal y como refleja la encuesta del Observatorio del Ahorro y la Inversión en España 2018, creado por la gestora independiente Bestinver y la escuela de negocios IESE.

Pero en materia de inversión, el binomio seguridad y rentabilidad no siempre van de la mano, algo que el pequeño ahorrador no entiende. Lo primero lo ofrecen productos con bajos intereses, como la renta fija (letras del Tesoro, bonos y obligaciones), y lo segundo, la renta variable (acciones), lo que implica asumir riesgos para lograr mayores réditos.

“Todos tratamos de evitar los riesgos”, afirma Gustavo Trillo, director Comercial de Bestinver, “pero hay que diferenciar entre el riesgo de volatilidad a corto plazo y el riesgo de no obtener rentabilidad a largo plazo”. Para conseguir rendimientos atractivos a largo plazo, “hay que soportar variaciones temporales en los precios que provocarán pérdidas temporales”, explica.

La estrategia que esta gestora sigue es la conocida como 'value investing' (inversión en valor), cuyo máximo exponente en vida es el gurú de las finanzas, Warren Buffett. Se trada de una metodología consistente en invertir a largo plazo en una cartera diversificada de buenas compañías compradas a precios baratos. Solo así el ahorrador logra esa ansiada seguridad junto a una mayor rentabilidad. “Lo importante es que los gestores y los analistas conozcan muy bien las compañías. De esta manera invertiremos en buenos negocios”, señala Trillo.

Y es que, y aquí nos encontramos con el mito número uno, en contra de lo que el inversor novato cree, la bolsa no siempre es una inversión insegura. Lo es cuando uno compra de oídas, sin asesorarse antes con un profesional adecuado y con una visión cortoplacista. Esto demuestra la poca cultura financiera que se tiene en torno a las acciones. De hecho, casi el 50% de los inversores encuestados por el citado Observatorio dice no estar familiarizado con este producto de inversión.

Eso sí, hay que tener en cuenta que la bolsa no es una forma rápida de ganar dinero. Puede que un día suene la flauta y tengamos la suerte del principiante, pero es fácil perderlo todo por la volatilidad del mercado y su comportamiento inesperado. Lo sensato es poner el tiempo a favor de las inversiones, de tal manera que a mayor horizonte temporal (plazo que disponemos para invertir) mayores resultados obtendremos, gracias al efecto del interés compuesto. Este término hace referencia al interés por el que la inversión va haciéndose cada vez mayor al reinvertir los intereses sobre el capital inicial de tal manera que, por ejemplo, con una rentabilidad anualizada del 10% se podría duplicar el patrimonio en un plazo de siete años, según Bestinver.

Otro mito del mercado es que las inversiones financieras son para ricos. En Bestinver, por ejemplo, es posible empezar a invertir desde 100 euros. El problema es la falsa creencia de necesitar una cantidad elevada para empezar a rentabilizarlo. Por ejemplo, en planes de pensiones la tendencia es realizar una única aportación a final de año, al calor de las ventajas fiscales que se pueden obtener en la siguiente campaña de la renta, sin tener en cuenta que ese desembolso puede coincidir en un momento en el que el mercado está caro. En cambio, si se reparte la inversión a lo largo del año, se tienen más posibilidades de comprar barato. Por otra parte, si se va aportando una pequeña cantidad al mes, el sacrificio económico será mucho menor, creando, en paralelo, el hábito del ahorro.

Solemos escuchar también eso de 'no ahorro porque no me queda tiempo'. Este es otra de las excusas para no pensar en nuestro futuro económico. Cuanto antes hagamos los deberes para asegurarnos una pensión holgada, menos tendremos que preocuparnos por tener el dinero suficiente para disfrutar de una jubilación acorde a nuestro nivel de vida. Por ejemplo, si una persona de 40 años decidiera hoy ahorrar todos los meses 100 euros e invertirlos en renta variable con una rentabilidad anual media del 10%, a la edad de jubilación (asumiendo ya 67 años) habría acumulado más de 150.000 euros, tal y como estima la calculadora de la mencionada gestora independiente.

El Confidencial en colaboración con Bestinver, gestora independiente especializada en fondos de inversión y planes de pensiones, pone a disposición de sus lectores el espacio Ahorro e Inversión. Con 30 años de experiencia y 6.200 millones de euros de patrimonio bajo gestión, Bestinver trabaja con el objetivo de generar las mejores rentabilidades a largo plazo para sus inversores.

Mercados

El redactor recomienda