apuran las caídas en los últimos días

Mediaset y Atresmedia, a mínimos de 5 años: ¿el mercado ya no cree en su modelo?

La debilidad del sector publicitario, combinado con nuevas formas de entretenimiento a nivel audiovisual, han golpeado a las dos mediáticas tanto dentro como fuera de la bolsa

Foto:

El miércoles, Mediaset y Atresmedia no quisieron coordinarse en bolsa, como suelen hacer a menudo. La primera avanzó más de un 1% en el Ibex 35 y la segunda perdió un 0,2% en el Mercado Continuo —aunque poco significaron estas variaciones frente a los fuertes retrocesos que sufren juntas en los últimos cinco días—. Mediaset se deja más de un 5% desde el miércoles pasado, mientras que Atresmedia se deja un 11%.

De hecho, no está siendo un buen año para la televisión española. Mediaset se sitúa a la cola del Ibex 35, tan solo por encima de la atribulada DIA, con una pérdida del 30%, mientras que, a su vez, Atresmedia se deja un 32% en 2018. Con estas caídas, por tanto, las dos mediáticas ya rebobinan a mínimos de cinco años en bolsa.

Con el auge de plataformas como Netflix, HBO y YouTube, nunca tantos pelearon por tan poco. Y es que la publicidad no pasa por su mejor momento. Según explica Felipe López, analista en Selfbank, "el mercado publicitario creció apenas un 2% en el segundo trimestre, una tasa baja teniendo en cuenta el buen momento que atraviesa el consumo privado en nuestro país".

La debilidad del mercado publicitario, de hecho, va más allá de las fronteras españolas. Por ejemplo, WPP, que siendo el mayor grupo publicitario del mundo puso a temblar el año pasado al mercado con su 'profit warning', continúa acusando debilidad en sus cuentas, anunciando este lunes que, aunque su beneficio tras los impuestos se había disparado hasta junio un 11,3%, esto fue gracias a una reducción de los costes, y no debido a la facturación, que de hecho cayó un 2,1%.

Cotización de Atresmedia en 2018. (Bloomberg)
Cotización de Atresmedia en 2018. (Bloomberg)

Asimismo, la evolución en bolsa de otros grandes grupos europeos como Prosieben o Mediaset Spa también sufre en 2018 a raíz de la penalización que sufre el sector publicitario, dejándose un 22% y un 23%, respectivamente. El mal de muchos es de hecho el consuelo de Mediaset y Atresmedia, que ya en sus últimos informes de gestión semestral remitidos a la CNMV explican que su caída bursátil va en línea "con la tendencia experimentada por la mayor parte de los operadores europeos".

"Los anuncios en 'social media', los vídeos 'online' y otras formas digitales, como plataformas sociales, están liderando el crecimiento de la publicidad global, ya que aportan segmentación y personalización, quedando los medios tradicionales rezagados, aunque siguen siendo los líderes si al alcance nos referimos", explica López.

De hecho, esto mismo señaló Morgan Stanley cuando rebajó su precio objetivo a Mediaset hace dos semanas, expresando que la irrupción de las plataformas digitales de vídeo bajo demanda supone "un viento estructural de cara".

Las innovaciones en el sector publicitario dejan rezagados a los medios tradicionales

"Los analistas vienen revisando a la baja de forma paulatina sus estimaciones de resultados [ventas, ebitda y beneficio neto], lo que redunda en sus valoraciones y en sus recomendaciones, lo que, a su vez, presiona el precio de las acciones a la baja", explica Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities.

Pese a las penurias, Mediaset y Atresmedia continúan siendo atractivas por análisis fundamental. Atresmedia presenta un PER estimado de 8,8 veces los beneficios y Mediaset uno de 10,2, con las cuentas de la cadena de Silvio Berlusconi, por ejemplo, aupadas recientemente por el Mundial de Fútbol.

"Resulta inusual que una empresa presente estos niveles, y la experiencia nos dice que cuando se alcanzan tasas tan elevadas se debe a que el mercado espera tarde o temprano un recorte del mismo", matiza López.

Cotización de Mediaset en 2018. (Bloomberg)
Cotización de Mediaset en 2018. (Bloomberg)

Efectivamente, ya hay apuestas millonarias contra las dos mediáticas. Esta semana, el fondo británico Polar Capital se convirtió en la mayor posición corta individual de la televisión española, siendo el mayor bajista tanto de Mediaset como de Atresmedia.

El fondo superó hace pocos meses —en Mediaset y en Atresmedia— el umbral del 0,5% del capital a partir del cual la CNMV pide declarar las posiciones cortas. Desde entonces, no ha hecho más que subir: entre las dos, ya acumulan una apuesta de más de 32 millones contra 'la caja tonta' española.

Aunque ambas empresas todavía están lejos de los mínimos históricos de 2012, depende de su capacidad de reinvención salvar su cotización: "La oferta de entretenimiento es cada vez más amplia y los hábitos de los consumidores cambian rápidamente. Con este telón de fondo, las televisiones tradicionales lo tienen cada vez más complicado", zanja López.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios