facebook se desplomó un 20% tras resultados

Magallanes se libra de Facebook: "Preferimos 'el fango' a las FAANG"

La gestora de fondos ya avisaba la semana anterior al desplome de la red social de que los mercados están apostando demasiado por las grandes tecnológicas

Foto: El logo de Facebook enmarcado por el botón de 'no me gusta'. (Reuters)
El logo de Facebook enmarcado por el botón de 'no me gusta'. (Reuters)

La gestora de fondos lo tenía claro: la empresa de Mark Zuckerberg, como otras grandes tecnológicas, no es de fiar. Así lo explicó en una carta a sus clientes el pasado viernes, donde estimaba que los inversores se estaban dejando llevar por "una moda" que no necesariamente iba a durar - unas palabras que cobraban especial sentido el jueves con las profundas caídas del gigante de Sillicon Valley.

Hace más de diez años, Internet era de MySpace. Con Facebook todavía en pañales, la creación de Chris DeWolfe y Tom Anderson ocupaba el trono de las redes sociales con 153 millones de usuarios a nivel mundial. Era tal su éxito, que en 2005 la empresa era adquirida por News Corporation por la friolera de 580 millones de dólares pese apenas generar beneficios positivos.

MySpace gozaba entonces de la ventaja competitiva del "switching cost" (en español, coste de cambio) - es decir, la creencia de que sus cientos de millones de usuarios nunca llegarían a gastar tiempo y esfuerzo en registrarse y trasladar datos que ya tenían en MySpace a otra red social. Y, sin embargo, el traspase ocurrió. MySpace fue vendida en 2011 por 35 millones de dólares y, hoy, la corona la lleva Zuckerberg, propietario de Facebook e Instagram, entre otras.

Esta historia, explicada en el principio de la carta a los inversores, demuestra que las empresas nunca son demasiado buenas para perder. El jueves, Facebook se desplomaba un 20% en bolsa después de que su director financiero, David Wehner, afirmara en la presentación de resultados semestrales que "el crecimiento de los ingresos totales va a seguir desacelerándose en la segunda mitad" del año. Unas afirmaciones que eran interpretadas por el mercado como un 'profit warning', más después de unas cuentas plagadas de luces y sombras que no cumplían con las expectativas.

Con todo, la gestora de fondos Magallanes Value Investors ya lo avisaba el viernes: "aun a riesgo de ser catalogados como antiguos o fuera de moda, en Magallanes preferimos permanecer alejados de esta tipología de empresas en estado de frenesía". Iván Martín Aránguez, director de Inversiones, explicaba a los clientes que la gestora prefiere "el fango" (es decir, las empresas donde poca gente quiere invertir actualmente) a las FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google).

Así, Martín Aránguez avisa de los inversores que "se aventuran a comprar 'lo popular' o, como se le suele llamar de forma sotisficada en el argot financiero, las 'empresas de calidad', confundiendo 'calidad' por 'moda'". Por tanto, el foco de Magallanes "sigue puesto en empresas donde las incertidumbres temporales del corto plazo hacen que coticen a precios bajos".

Llueve sobre mojado

La gestora española no es la primera en avisar. Ya en marzo, después de que el escándalo de Cambridge Analítica llevase a Facebook a mínimos anuales de 152 dólares por acción, el banco Morgan Stanley mostraba su alarma frente a la concentración de inversores que adoptaban una estrategia "momentum" frente a sectores como el de las tecnológicas.

Ante todo, parece que ni siquiera el propio fundador y CEO de Facebook apuesta por las FAANG. Según consta en los registros del regulador bursátil estadounidense (SEC por sus siglas en ingles), el Zukenberg ha tramitado órdenes de venta constantes entre el 5 de abril hasta el mismo 23 de julio, por unos 3.500 millones de dólares en total.

No obstante, es probable que el mercado vuelva a la carga inmediatamente tras los derrumbes del jueves. Desde los mínimos de marzo, Facebook ha logrado recuperarse más de un 70% hasta volver a alcanzar los máximos históricos y sigue acumulando una subida anual del 30%. Ante este panorama, los inversores rumian si los baches que está sufriendo la compañía de Sillicon Valley en 2018 son puntuales o si realmente presagian un mal futuro.

De momento, las FAANG suponen alrededor de un 11% del índice S&P 500, habiendo doblado su peso en tan solo cinco años. En España, CaixaBank, a fecha del 31 de mayo tenía un 6,5% de su cartera de inversión apostada sobre Facebook, mientras que BBVA le seguía de cerca con un 3,6%.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios