tras diez años de políticas monetarias hiperexpansivas

Bernanke, Geithner y Paulson avisan sobre la crisis: los nuevos ya no tienen armas

Ben Bernanke, Timothy Geithner y Henry Paulson ya forman parte de la historia por haberse tenido que enfrentar a la peor crisis financiera desde la Gran Depresión

Foto: Edificio de la Reserva Federal en Washington (Reuters)
Edificio de la Reserva Federal en Washington (Reuters)

Ben Bernanke, Timothy Geithner y Henry Paulson ya forman parte de la historia por haberse tenido que enfrentar a la peor crisis financiera desde la Gran Depresión y haber logrado, con medidas excepcionales, sacar a la economía y mercados de Estados Unidos y, en consecuencia al resto del mundo, del coma en el que había entrado tras el colapso de Lehman Brothers.

Sin embargo, a medida que crecen las voces de alarma sobre las posibilidades de una nueva crisis, lo hacen también las dudas sobre la manera de gestionarla. Y es que a situaciones desesperadas, medidas desesperadas y la de 2008 lo era. Por eso, la Reserva Federal y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos tuvieron que sacar toda la artillería. El problema es que ahora, de producirse una nueva crisis, el margen de maniobra ha quedado muy reducido después de diez años de políticas monetarias hiperexpansivas con los tipos de interés a cero, y eso es precisamente lo que temen ahora los veteranos reguladores.

"Tenemos mejores defensas contra los choques más leves y típicos que ocurren en las economías y en los sistemas financieros, pero en el caso de una crisis extrema, probablemente el menor grado de libertad y las mayores restricciones pueden no ser lo ideal", ha asegurado el ex secretario del Tesoro y presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Geithner.

Y es que después de la última crisis que sumió la mayor economía del mundo en una de las peores recesiones de su historia, el Gobierno acometió una serie de reformas para reforzar los mayores bancos del país y que, por otro lado, fuera más fácil dejarles caer para que no tuvieran que ser rescatados en caso de problemas con el 'dinero de los contribuyentes'.

Limitar el poder de los reguladores

No obstante, esas mismas reformas también sirvieron para limitar el poder discrecional que tenían la Fed, el Tesoro y la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC por sus siglas en inglés) para ayudar a las instituciones financieras como consecuencia del rechazo de la opinión pública a los rescates millonarios de Wall Street, los mismos que habían provocado la crisis.

Ben Bernanke, ex presidente de la Fed
Ben Bernanke, ex presidente de la Fed

De hecho, esta misma tesis es la que mantienen los reguladores actuales. En este sentido, ya el pasado mes de abril, el vicepresidente de la Fed, Randal Quarles, avisó de que las herramientas que tienen a su alcance en caso de emergencia han cambiado, mientras que su jefe, Jerome Powell, hizo una llamada a la confianza sobre la capacidad del Gobierno de dejar caer una entidad con problemas sin tener que meter dinero en él, en tanto que ya no hay bancos "too big to fail".

Una visión que no comparten sus predecesores en los cargos. En este sentido, Geithner, que en la actualidad es presidente de la firma de private equity Warburg Pincus, aseguró que "el poder en emergencias que se ha demostrado ser esencial hace una década, son de alguna manera más débiles ahora".

En este sentido, el ex presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que fue la persona encargada de poner en marcha el llamado QE en EEUU, inyectando miles de millones de dólares en el sistema, ha afirmado que los reguladores están hoy en día más sintonizados con las crisis sistémicas y ha criticado los recortes de impuestos y aumentos del gasto emprendidos por el presidente Donald Trump y el Congreso y expresó su preocupación por las consecuencias a largo plazo del aumento que está experimentando la deuda pública.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios