según los datos del banco de españa

Los españoles quieren fondos: son el activo que más crece entre los ahorradores

En comparación con el trimestre anterior, la riqueza financiera neta de los hogares establecidos en España se redujo un 1,24%. Al finalizar diciembre se situó en 1,378 billones

Foto: fondos de inversión
fondos de inversión

La riqueza financiera neta de las familias y empresas españolas, determinada por la diferencia entre los ahorros y las deudas que tienen, permaneció congelada en 1,361 billones de euros al finalizar el primer trimestre de 2018, la misma cantidad que un año antes. Según las Cuentas Financieras correspondientes al cierre de marzo de 2018, que hoy ha publicado el Banco de España, los activos financieros netos representaron el 116% del producto interior bruto (PIB), porcentaje que es 4,6 puntos inferior al de un año antes.

En comparación con el trimestre anterior, la riqueza financiera neta de los hogares y las empresas establecidos en España se redujo un 1,24%, ya que al finalizar diciembre se situó en 1,378 billones de euros.

Los activos financieros de los hogares -dinero en efectivo, acciones, depósitos y valores en renta- se redujeron ligeramente en el primer trimestre, ya que pasaron de 2,137 a 2,133 billones de euros, explica el Banco de España en una nota.

Esta ligera disminución -añade- "fue el resultado de una adquisición neta de activos financieros de 19.000 millones de euros durante los últimos cuatro trimestres que fue más que compensada por el efecto negativo de la disminución de los precios de los activos de 24.000 millones, fundamentalmente, en los de renta variable".

En relación con el PIB, los activos financieros totales de los hogares e instituciones sin ánimo de lucro representaron un 181,6% a finales del primer trimestre de 2018, lo que significa casi 8 puntos menos que un año atrás.

Por su parte, la deuda bruta de las sociedades no financieras y las familias alcanzó los 1,837 billones de euros al final del primer trimestre, un 156,4% del PIB y 9,4 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo de 2017, explica la nota.

Efectivo y depósitos, un 40%

Por componentes, el grueso de los activos financieros de los hogares españoles se encontraba a cierre de marzo en efectivo y depósitos, que sumaban el 40% del total, seguido de participaciones en el capital (25%), seguros y fondos de pensiones (17%) y participaciones en fondos de inversión (15%).

Las participaciones en fondos de inversión fueron el componente que más elevó su peso en los activos financieros de los hogares en este periodo, 1,2 puntos porcentuales, mientras que el peso de las participaciones en el capital fue el que más se redujo, 1,8 puntos.

Por sectores institucionales, la deuda no consolidada representó en ese período un 95,9 % del PIB en las sociedades no financieras, aunque si se excluyen los préstamos interempresariales, la ratio se sitúa en un 77,2 % y un 60,5 % en los hogares e instituciones sin ánimo de lucro (ISFLSH), precisa la entidad.

A cierre de marzo y en términos acumulados de cuatro trimestres, las operaciones financieras netas de los sectores residentes (familias y empresas) presentaron un superávit de 24.000 millones de euros, equivalente al 2 % del PIB, el mismo porcentaje que a cierre del pasado ejercicio.

Por sectores institucionales, las sociedades no financieras y el sector de hogares obtuvieron unos saldos positivos del 2,2 % y del 0,4 % del PIB, respectivamente.

Las instituciones financieras mostraron un superávit del 2,4 % del PIB, mientras que el sector de las administraciones públicas registró un déficit del 2,9 % del PIB en ese mismo período.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios