la estrategia de ray dalio

La burbuja de deuda en Europa desata una apuesta bajista de 22.000 M

Bridgewater tiene posiciones cortas en bancos y compañías endeudadas a lo largo de las grandes bolsas de Europa, donde espera un desplome de los bonos

Foto: Ray Dalio (Reuters)
Ray Dalio (Reuters)

El mayor ‘hedge fund’ del mundo, Bridgewater, espera una tormenta perfecta en el mercado de bonos. Y, según su visión, esto acarreará problemas para los grandes bancos por la cartera de deuda que tienen en su balance y para empresas endeudadas como energéticas y telecos, para las que subirá el coste ligado a su apalancamiento.

Hace dos semanas se dispararon las alarmas en el Ibex 35. Tras la publicación de resultados de BBVA y Banco Santander, el ‘hedge fund’ de Ray Dalio (1949, Nueva York) afloró posiciones cortas históricas que alcanzaron los 1.000 millones de euros. Después hizo lo mismo en Telefónica e Iberdrola.

La apuesta contra los ‘blue chips’ del Ibex 35 alcanzó los 1.600 millones de euros. Pero la clave de la inversión de Bridgewater no está en los fundamentales del mercado español, sino que es una estrategia a escala europea. El fondo de cobertura estadounidense tiene 22.000 millones de euros en posiciones cortas en grandes valores europeos, según estimaciones de Bloomberg.

Dalio ha ido extendiendo esta apuesta a lo largo del viejo continente después de su participación en el Foro Davos, donde predijo el “mayor mercado bajista en bonos desde 1981” cuando aumenten las rentabilidades en torno a un 1% adicional -con caída del precio, por su relación inversa-. El bono estadounidense, que cotiza en el 2,9%, ha aumentado su rendimiento casi un punto porcentual desde verano hasta marcar máximos desde 2013.

En el mercado se da por hecho que su visión negativa sobre la deuda le empuja a las apuestas contra bancos y empresas endeudadas

En su regreso al cuartel de Bridgewater, en Westport (Connecticut), a 80 kilómetros de Wall Street, apuntaló su estrategia en renta variable a través de esta predicción de ‘crash’ en renta fija. “En el mercado se da por hecho que su visión negativa sobre la deuda le empuja a las apuestas contra bancos que tienen bonos en cartera y empresas endeudadas”, arguye José Manuel Amor, socio y responsable de mercados de AFI.

Bridgewater, ‘hedge fund’ fundado en 1975 por Ray Dalio, gestiona un patrimonio de 150.000 millones de dólares -unos 120.000 millones de euros- de fondos de pensiones, fondos de inversión y otros institucionales, según la información que publica. Ahora, según datos recabados por Bloomberg, tiene 22.000 millones de euros apostados contra ‘blue chips’ europeos, principalmente alemanes, franceses, italianos y españoles.

Las estimaciones de la agencia Bloomberg sitúan al grupo industrial alemán Siemens y a la petrolera francesa Total como los principales focos de este ataque bajista con más de 1.000 millones de euros en cada caso. También destacan la aseguradora alemana Allianz, la química también germana BASF y el banco italiano Intesa Sanpaolo.

Otros valores como Banco Santander, las firmas italianas Enel y Eni y los grupos franceses BNP Paribas y Sanofi también destacan entre las apuestas del ‘hedge fund’ de Dalio. Es decir, hay bancos y aseguradoras, que son entidades que tienen una cartera importante de bonos. Y también telecos, energéticas y farmacéuticas, que a menudo operan con elevados volúmenes de deuda.

Los bancos llevan años quejándose del impacto en sus cuentas de los tipos bajos, que limitan a la mínima expresión su capacidad de rentabilizar la actividad tradicional de prestar y captar dinero. Sin embargo, los analistas de Renaissance Research recuerdan que una bajada rápida del precio de los bonos afectará a la cartera que tienen los bancos en balance.

El argumento es que si hay una caída rápida del precio de la deuda, y los bancos tardan en deshacerse de sus bonos, el mercado podría dudar sobre el impacto en sus balances. Asimismo, compensaría el efecto positivo en la rentabilidad de los préstamos, limitaría el descenso de la morosidad, y disminuiría la capacidad de vender los activos improductivos.

No es la primera vez que hay expertos que aluden a esta tesis. En 2016 el economista jefe de Arcano, Ignacio de la Torre, advirtió del riesgo para el sistema financiero de un posible ‘crash’ de los bonos en un informe titulado ‘Apocalypse Now’.

El condicionante para que se cumpliera esta amenaza es que la inflación se eleve más rápido de lo esperado, los bancos centrales se vean obligados a normalizar rápidamente sus políticas monetarias y haya pérdidas en un mercado de bonos que muchos tildan de burbuja. “Es una supernova que va a explotar”, dijo hace dos años Bill Gross, gestor de Janus Capital y considerado el ‘rey de los bonos’.

Precisamente, durante las últimas semanas el mercado ha temido por la inflación. El mayor desplome de Wall Street desde 2011 se produjo el 5 de febrero, culminando una ola de ventas que incentivó la Reserva Federal (Fed) al subir su estimación de inflación para este año. La combinación de crecimiento de los precios y ‘crash’ en el mercado de bonos es el mayor riesgo desde hace meses para los gestores de fondos, según la encuesta de Bank of America Merrill Lynch.

Coste de la deuda

El impacto de una menor demanda de bonos es mucho más directo y fácil de entender en las compañías más endeudadas. Si hay menos compras, cae el precio y sube la rentabilidad exigida, con lo que se encarece el coste de la deuda.

La mayoría de empresas no financieras contra las que apuesta Dalio están apalancadas. En el caso español, la deuda de Telefónica se situó en 47.222 millones de euros en septiembre, por encima de su valor en bolsa. Mientras que la de Iberdrola, que también capitaliza en torno a 40.000 millones, alcanzó los 33.698 millones.

El fundador y corresponsable de Bridgewater proyecta un impulso de la inflación que disminuirá el apetito por la renta fija. El gestor, cuya fortuna está valorada por Bloomberg en 14.000 millones de dólares, cree que los bancos centrales retirarán los estímulos. Y por si fuera poco, la repatriación de beneficios de las grandes compañías estadounidenses por la reforma fiscal de Donald Trump eliminará compradores en el mercado europeo de bonos. Es decir, su previsión es que haya una tormenta perfecta en la renta fija, un riesgo que hace ruido en el mercado desde hace una década.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios