Es noticia
Menú
Unas facturas falsas hunden un fondo de Auriga gestionado por Intermoney
  1. Mercados
LOS INVERSORES PERDERÁN DINERO EN BONOS

Unas facturas falsas hunden un fondo de Auriga gestionado por Intermoney

Un fondo de titulización de facturas de pymes está en riesgo de provocar fuertes pérdidas a los inversores por la supuesta falsedad de algunos de estos recibos titulizados

Foto: La Bolsa de Madrid, durante la sesión del miércoles. (EFE)
La Bolsa de Madrid, durante la sesión del miércoles. (EFE)

Un supuesto caso de facturas falsas puede costar mucho dinero a los inversores del fondo de titulización IM Auriga Pymes Eur 1, administrado por Intermoney y Auriga, y cuyo auditor es Deloitte. Este fondo titulizaba facturas emitidas por pymes y las empaquetaba en unos bonos que vendía en el mercado, que son los que ahora pueden perder dinero si se confirma esta falsedad. Este vehículo tiene un tamaño de 75 millones y entre los afectados no hay inversores particulares, sino solo institucionales (aunque detrás de ellos sí hay inversores minoristas).

Este fondo ha sido suspendido de cotización en el MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija) después de que Intermoney, la gestora del vehículo, diera la alarma sobre este posible fraude, que puede afectar al 58% del patrimonio; es decir, ese sería el porcentaje de pérdida que afrontarían los inversores en el fondo. Se trata del primer caso de posible quebranto patrimonial de bonos negociados en el mercado que impulsó Luis de Guindos para facilitar la financiación no bancaria de las pymes españolas.

La CNMV emitió ayer un comunicado en el que asegura que "está prestando la máxima atención a la situación descrita, lo que incluye el requerimiento de información exhaustiva a las entidades participantes en la titulización [gestora, cedente de los activos, asesor registrado y auditor del fondo, entre otros] al objeto de: 1. Aclarar el origen y las causas de lo sucedido. 2. Determinar su impacto monetario en el fondo y en los titulares de los bonos. 3. Identificar las responsabilidades que puedan derivarse de todo lo anterior".

La mecánica de estos fondos consiste en la compra de facturas pendientes de cobro emitidas por pequeñas empresas, que obtienen liquidez a cambio de esta venta (como si se tratase de un descuento bancario). Una entidad, en este caso Auriga, es la encargada de adquirir esos derechos de cobro, y es la que habría sido engañada en este caso si las facturas que le han colocado son efectivamente falsas. Esas facturas se empaquetan en un fondo, que es el que crea Intermoney, que emite unos bonos con el respaldo de las mismas; dichos bonos se venden a inversores que reciben unos intereses, que en este caso se situaban entre el 5% y el 6%.

Auditoría sin salvedades y 'ratings' discrepantes

La ley obliga a que estos fondos estén auditados, función que en este caso cumplía Deloitte; desde su lanzamiento en 2014, esta firma no ha puesto ninguna salvedad a las cuentas del vehículo. Asimismo, cuenta con 'rating' de dos pequeñas agencias de calificación crediticia: la alemana Creditreform, que le otorgó una nota de A, y la española Axesor, que lo tenía calificado en BB, por debajo del grado de inversión (es decir, en 'bono basura').

Si los activos que respaldan los bonos no existen, estos pierden la parte del valor que corresponda. Intermoney "ha tenido conocimiento de que una parte significativa de los activos integrados en el fondo tienen vicios ocultos que afectan a su existencia y/o a su validez en el momento de su cesión". Si estos vicios (eufemismo de supuesto fraude) no se subsanan, "el patrimonio del fondo se verá significativamente deteriorado".

Un supuesto caso de facturas falsas puede costar mucho dinero a los inversores del fondo de titulización IM Auriga Pymes Eur 1, administrado por Intermoney y Auriga, y cuyo auditor es Deloitte. Este fondo titulizaba facturas emitidas por pymes y las empaquetaba en unos bonos que vendía en el mercado, que son los que ahora pueden perder dinero si se confirma esta falsedad. Este vehículo tiene un tamaño de 75 millones y entre los afectados no hay inversores particulares, sino solo institucionales (aunque detrás de ellos sí hay inversores minoristas).

Inversores Deloitte Intermoney
El redactor recomienda