Es noticia
Menú
Científicos de todo el mundo convocan a una gran huelga climática
  1. Medioambiente
  2. Clima
La ciencia ante la crisis climática

Científicos de todo el mundo convocan a una gran huelga climática

"Los investigadores somos, de alguna manera, voces autorizadas, si estamos presentes y secundamos las movilizaciones el mensaje es más potente"

Foto: Protesta ante la sede del CSIC. (EFE/F. Alvarado)
Protesta ante la sede del CSIC. (EFE/F. Alvarado)

La semana del 4 al 9 de abril de 2022, y coincidiendo con la publicación de la última parte del Sexto Informe de Evaluación del IPCC, el colectivo Rebelión Científica (Scientist Rebellion) ha convocado una huelga científica y académica global para demandar acciones inmediatas frente a la crisis climática.

"¿Tiene sentido seguir investigando o enseñando, como si nada estuviera ocurriendo, sabiendo que nuestro planeta y la humanidad se enfrentan en los próximos años a un colapso sistémico masivo en forma de emergencia climática? ¿Cuál queremos que sea nuestro papel en esta historia?", indica el llamamiento publicado por el colectivo. Unas preguntas que reflejan el malestar que experimentan científicos de todo el mundo por la falta de medidas contundentes para frenar el cambio climático.

Como reconoce el IPCC, las movilizaciones sociales son una herramienta muy útil para responder a la crisis climática

"El conocimiento conlleva una responsabilidad. No vale ya mirar hacia otro lado, y quienes trabajamos en la academia tenemos que hacer cuanto podamos para frenar la insostenibilidad social y ecológica del presente", explica la profesora ayudante doctora del Departamento de Filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid, Carmen Madorrán, quien ha decidido unirse a la huelga porque "La Tierra es nuestra única casa y está más que demostrado científicamente que sin un profundo cambio de rumbo, será un lugar inhóspito para la nuestra y otras muchas especies".

Foto: Inundaciones en Chennai, India. (EFE/EPA/Idrees Mohammmed)

Al igual que otros investigadores que secundan el movimiento, Madorrán considera que no se puede dar la espalda a la crisis que define nuestro presente. "Los investigadores somos, de alguna manera, voces autorizadas, si estamos presentes y secundamos las movilizaciones el mensaje es más potente", corrobora Rodrigo Santamaría, profesor titular en el Área de Ciencia de la Computación de la Universidad de Salamanca. "Este problema me apela como científico, creo que como mínimo mi responsabilidad es participar en esta huelga y en las acciones convocadas. Todo esto debería haber sucedido antes, y tendría que haber una respuesta mucho más global de la comunidad científica".

Conectar ciencia y sociedad

Según el segundo capítulo del Sexto Informe de Evaluación del IPCC, publicado hace pocos días, las movilizaciones sociales son una herramienta muy útil para responder a la crisis climática. "Estos movimientos han resultado en notables éxitos políticos, como declaraciones de emergencia climática a nivel nacional y local, así como en las universidades", se indica en el capítulo 18 del citado informe. "El éxito y la importancia de los recientes movimientos climáticos también aportan elementos para repensar el papel de la ciencia en la sociedad".

placeholder Los científicos se unen a las protestas ciudadanas por el clima. (EFE/Ian Langsdon)
Los científicos se unen a las protestas ciudadanas por el clima. (EFE/Ian Langsdon)

El escritor y profesor titular del Departamento de Filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid Jorge Riechmann, que también se ha unido a la convocatoria, recuerda que "estamos viviendo una situación histórica absolutamente excepcional, en términos no ya de historia de nuestras universidades, nuestras ciudades o nuestros países, sino de historia de la especie humana y el planeta Tierra. Las perspectivas son de ecocidio, más genocidio, y nos hace falta una fuerte reacción social".

¿Puede la implicación en las protestas sociales restar credibilidad a los académicos? Para muchos, los científicos no deberían ser neutrales. En el año 2019, dos investigadores británicos especializados en ecología y zoología publicaron una tribuna en la revista 'Nature Ecology and Evolution' en la que sostenían que los científicos que alertan al mundo sobre el clima y las crisis ecológicas también tienen el deber moral de unirse a los movimientos populares que exigen acción política.

Foto: Una de las protestas en Glasgow. (COP26 Coalition)

Uno de los firmantes, el prestigioso conservacionista Charlie Gardner, de la Universidad de Kent en el Reino Unido, afirmaba hace pocos días en una entrevista publicada en 'Nature' que "cuando los científicos se arriesgan y hacen sacrificios personales están comunicando la urgencia de la situación. Si los científicos dicen que es hora de actuar, pero ellos no hacen nada, ahí sí que están socavando sus propios argumentos".

En España, la huelga climática se enmarca dentro de las actividades del grupo Extinction Rebellion: "Estuvimos en la convocatoria internacional desde el principio y está habiendo muchísima movilización" nos explica la activista de Rebelión Científica y graduada en Bioquímica, Marina Pérez Pascual. "Somos uno de los lugares mejor organizados y con mayor capacidad de dar charlas y difusión a las convocatorias". Los promotores de esta iniciativa animan a toda la comunidad científica a unirse a la huelga, ya sea durante parte o toda la semana del 4 al 9 de abril. Para esos días, además, se están organizando actividades y charlas informativas en algunas universidades.

La semana del 4 al 9 de abril de 2022, y coincidiendo con la publicación de la última parte del Sexto Informe de Evaluación del IPCC, el colectivo Rebelión Científica (Scientist Rebellion) ha convocado una huelga científica y académica global para demandar acciones inmediatas frente a la crisis climática.

Cambio climático Protesta social
El redactor recomienda