Es noticia
Menú
La factura de 12.067 M que dejan los fenómenos meteorológicos extremos en España
  1. Medioambiente
  2. Clima
Aunque bajan las víctimas mortales

La factura de 12.067 M que dejan los fenómenos meteorológicos extremos en España

Las DANAS de 2019, Gloria en 2020 y Filomena en 2021, suponen más de la mitad del coste de daños de la última década. Inundaciones y olas de calor asociadas al cambio climático incrementan los perjuicios económicos

Foto: Brigada del Ejercito durante el temporal Filomena. (EFE/A. Visdómine)
Brigada del Ejercito durante el temporal Filomena. (EFE/A. Visdómine)

Las catástrofes naturales se cobraron una factura de 12.067 millones de euros en el último lustro en España, unos 2.413 de media cada año. La cantidad equivale a la cuantía que el Gobierno ha aprobado esta misma semana para impulsar el Proyecto Estratégico de Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del hidrógeno verde, que contará con 2.400 millones de los fondos Next Generation de la UE hasta 2023.

Los datos forman parte del informe 'El coste de las catástrofes naturales en España 2016-2020' —realizado por Fundación Aon en colaboración con la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior— que concluye que los eventos naturales con efectos graves se incrementaron un 10,7% en ese quinquenio y saldaron con 236 víctimas mortales. Casi un tercio de los fallecimientos (27%) tuvo su origen en las inundaciones, seguido por las olas de calor y los temporales marinos.

A pesar de que el coste de los desastres naturales no para de crecer, el número de víctimas mortales es descendente

En los últimos cinco años, las DANAS de septiembre de 2019; el temporal 'Gloria', en enero de 2020 y 'Filomena', en enero de 2021, acumulan el 61% del coste de los diez mayores eventos naturales que, a su vez suman un tercio del coste estimado de las catástrofes de 2016 a 2020.

De este último lustro el que mayor impacto tuvo fue 2019, con 3.120 millones de euros de coste, seguido por 2020, con 2.616 millones y por 2018, con 2.438 millones en catástrofes. Los puestos de cola son para 2017, con 2.284 millones y 2016 con 1.610 millones. La tendencia al crecimiento coincide con la mayor frecuencia de eventos extremos relacionada con los crecientes impactos del cambio climático.

placeholder Incendio de Sierra Bermeja, en Málaga. (EFE/Daniel Pérez)
Incendio de Sierra Bermeja, en Málaga. (EFE/Daniel Pérez)

Precisamente, el documento atribuye el incremento del coste de las catástrofes naturales al comportamiento del clima y advierte de que estos no solo causan daños físicos, sino que el estrés que sufren las infraestructuras y la agricultura pueden ocasionar una ruptura en la cadena de suministros y provocar costes económicos adicionales difíciles de cuantificar.

Las conclusiones del trabajo, presentado en el Simposium del Observatorio de Catástrofes de la citada fundación, incluyen una estimación del coste de 'Filomena' en Madrid, donde la suma de daños se eleva hasta 1.157 millones de euros, de los que menos de la mitad (505) estaban cubiertos por algún tipo de seguro. La nevada dejó un mayor impacto a los sectores industriales y domésticos que en el sector agrícola, ya que afectó a buena parte de zonas urbanas.

El Mediterráneo se lleva la peor parte

Más allá de la histórica 'Filomena', las catástrofes naturales muestran su peor cara en el Mediterráneo, ya que las cinco provincias más afectadas en el último lustro fueron Murcia, Alicante, Valencia, Barcelona y Málaga, que concentran el 41% de los daños. Este dato coincide con los estudios del Grupo de Expertos de Cambio Climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés) que señalan al Mediterráneo como uno de los enclaves del planeta que peores efectos sufrirá por el calentamiento global.

Foto: Las llamas han calcinado los bosques de Sierra Bermeja, en Málaga. (EFE)

Por sectores, como es lógico pensar, el agrario es el más expuesto a los eventos naturales y dos tercios de los daños se deben al pedrisco (40,22%), a la sequía (24,31%) y al viento (12,21%), pero en términos generales los sucesos naturales más perjudiciales en España, al menos en los últimos cinco años, son las inundaciones y las tormentas, que concentran el 90% de los efectos en los sectores no agrícolas. De hecho, las inundaciones suponen casi el 83% y son la causa del 80% de las ayudas y subvenciones que proporciona Protección Civil y Emergencias a la población.

placeholder El río Ebro desbordado a su paso por la localidad de Osera del Ebro. (EFE/Javier Cebollada)
El río Ebro desbordado a su paso por la localidad de Osera del Ebro. (EFE/Javier Cebollada)

Los daños agrícolas entre 2016 y 2020 impactaron con mayor virulencia a Valencia, Cuenca, Zaragoza, Tenerife y Murcia, lo que da cuenta de la mayor uniformidad en la distribución geográfica de las catástrofes naturales para el campo. Mientras, si se deja a un lado este sector, las más dañadas fueron Murcia, Alicante, Barcelona, Málaga y Valencia.

Pero las que más subvenciones y ayudas recibieron en ese quinquenio fueron Palencia, Albacete, Alicante, Cáceres y Navarra. En términos globales, el sector agrícola sufrió el 35% de las pérdidas y las economías domésticas afrontaron el 31,6% de estos más de 12.000 millones de los que estaban asegurados menos de la mitad, el 45,6%. Para paliar estos daños, Protección Civil aportó 32,6 millones de euros desde 2016, unos 6,6 millones anuales.

Foto: El deshielo del Ártico esta alterando el clima del planeta (EFE)

Asimismo, el informe se refiere a los terremotos que, hasta el momento son el evento natural que menos daños provoca, pero es el que mayor potencial de pérdida tiene sobre las economías familiares, las más sujetas a esta vulnerabilidad. Seguramente el estudio del próximo año resituará a los terremotos en un nivel inferior, una vez que se analicen los daños y los efectos del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, que afecta ya a más de 1.000 hectáreas de extensión y con centenares de familias que han perdido sus viviendas o negocios.

En el lado positivo, el estudio expone como a pesar de que el coste de las catástrofes no deja de crecer, la tendencia en el número de víctimas mortales es descendente, ya que la media de fallecidos se sitúa en 57 en los últimos 26 años; baja a 49 si se estudian los últimos 20 y hasta 47 en los últimos cinco años.

Las catástrofes naturales se cobraron una factura de 12.067 millones de euros en el último lustro en España, unos 2.413 de media cada año. La cantidad equivale a la cuantía que el Gobierno ha aprobado esta misma semana para impulsar el Proyecto Estratégico de Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del hidrógeno verde, que contará con 2.400 millones de los fondos Next Generation de la UE hasta 2023.

Cambio climático Meteorología
El redactor recomienda