"Vivimos un aumento de la masa forestal y eso acentúa el problema de los incendios"
  1. Medioambiente
  2. Clima
Incendio en Sierra Bermeja

"Vivimos un aumento de la masa forestal y eso acentúa el problema de los incendios"

Francisco Rodríguez y Silva, experto en incendios de la Universidad de Córdoba, explica a Planeta A que, a pesar de su poder destructor, los fuegos en el monte también cumplen una función esencial en la naturaleza

placeholder Foto: El incendio de Sierra Bermeja, la noche del 10 de septiembre. (Reuters)
El incendio de Sierra Bermeja, la noche del 10 de septiembre. (Reuters)

La extinción del incendio que ya ha devorado más de 7.500 hectáreas en Sierra Bermeja, en la provincia de Málaga, es el principal objetivo de los más de 900 efectivos desplazados a la zona. Se ha denominado este fuego como un 'megaincendio', de carácter muy virulento e imprevisible. Su gravedad ha hecho saltar las alarmas: ¿qué se podría haber hecho para evitarlo? ¿Ha habido fallos en la gestión forestal?

Según Francisco Rodríguez y Silva, doctor ingeniero de Montes, profesor de defensa contra incendios forestales del Departamento de Ingeniería Forestal de la Universidad de Córdoba y coordinador del Laboratorio de Incendios Forestales, la respuesta a esta pregunta es clara: "No, en absoluto. La prevención es un buen enfoque estratégico a largo plazo, por ejemplo respecto a las normas y conductas que hay que tener cuando uno se relaciona con el medio forestal. Hay campañas de concienciación de la población que tienen ya más de 70 años", explica. Y continúa: "¿Con una prevención los incendios se resuelven? Pues no, con una buena prevención se puede reducir su gravedad. Lo que sí podemos hacer es plantear, a medio plazo, poder disponer de mapas temáticos que muestren las zonas donde pueden ser más agresivos".

"No es tan fácil como decir 'el monte hay que limpiarlo'. Dígame por dónde empiezo, por dónde termino y dónde está el dinero para hacerlo"

Las tareas de prevención de los incendios forestales no son tan simples como algunos proponen, explica el experto: "Necesitamos un estudio profundo del paisaje para identificar dónde podemos hacer actuaciones prioritarias. Eso no es tan fácil como decir que 'el monte hay que limpiarlo'. Dígame por dónde empiezo, por dónde termino y dónde está el dinero para hacerlo"

De todos modos puntualiza que, en este caso particular, determinados factores han hecho del fuego de Sierra Bermeja un evento muy difícil de controlar: "Este tipo de incendios extremos, con explosiones que provocan el lanzamiento de partículas en combustión a largas distancias (de varios kilómetros) significa que desde el punto de vista de la estrategia de combate es muy difícil poder estudiar con certidumbre dónde colocar los recursos, que a su vez son muy difíciles de utilizar correctamente, además de muy costosos".

placeholder Efectivos de la UME durante las labores de lucha contra el incendio de Sierra Bermeja. (EFE)
Efectivos de la UME durante las labores de lucha contra el incendio de Sierra Bermeja. (EFE)

El terreno donde está teniendo lugar el incendio reúne unas características particulares que dificultan más su control: "Se suele hablar de las medidas de separación de los combustibles forestales, normalmente llamados cortafuegos. Pero en casos como el del gran incendio de Sierra Bermeja, las condiciones ambientales (calor, sequedad vientos...) junto con el entorno más que complicado, donde la topografía es muy difícil (existen multitud de barrancos y cañones donde el fuego experimenta explosiones continuadas) es imposible utilizarlos", explica el experto.

Aprender a vivir con el fuego

A pesar de la gran amenaza que suponen tanto para ecosistemas naturales como para poblaciones cercanas a donde tienen lugar los incendios forestales, determinados expertos alrededor del mundo han mostrado que debemos aprender a vivir con los fuegos de baja intensidad: el doctor Francisco Rodríguez y Silva está de acuerdo con esta teoría: "Esto viene por el resultado de múltiples investigaciones internacionales. Desde principios del siglo XX, sobre todo en EEUU, donde los incendios por rayos son mucho más frecuentes que aquí. El fuego marca ciclos naturales. Son una herramienta rejuvenecedora de esas coberturas vegetales. Los ecosistemas envejecen y los incendios los renuevan".

¿Qué es un incendio de sexta generación?

Como explica el experto, nos encontramos con un paradigma que enfrenta la lucha contra la hectárea quemada, que busca que el paisaje no se altere en ningún caso frente a una ecología que cree que los incendios hay que entenderlos dentro de la propia dinámica de los ecosistemas. Los incendios forestales naturales son parte de la vida del monte. Es en el momento en el que nos amenazan directamente cuando se convierten en un verdadero problema.

El experto explica que "aprender a vivir con el fuego también significa aprender a defendernos de él cuando empieza a ser agresivo. Hay que estar preparados para generar las protecciones y la aminoración de la energía forestal que puede llegar a los lugares donde las zonas urbanizadas lindan con la superficie forestal. El desarrollo urbanístico tiene que tener en cuenta los ecosistemas donde se producen estos crecimientos forestales".

placeholder Medios aéreos, luchando contra el incendio de Sierra Bermeja en Málaga. (EFE)
Medios aéreos, luchando contra el incendio de Sierra Bermeja en Málaga. (EFE)

Como apostilla Francisco Rodríguez: "Aprender a convivir con el fuego significa conocerlo y estudiarlo".

El rol del calentamiento global

La aparición de los denominados 'megaincendios' se ha vinculado directamente la crisis climática. Los veranos cada vez más largos y cálidos o las lluvias cada día más tardías son algunos de los factores que se han vinculado con el auge de estos fuegos cada vez mayores.

Foto: Las llamas han calcinado los bosques de Sierra Bermeja, en Málaga. (EFE)

Debido a los años que ha dedicado a la lucha contra incendios el experto, tiene la capacidad de tener "una visión histórica de los incendios forestales". Según explica, "esto es un sumatorio. Todo el proceso de adversidad meteorológica asociada al cambio climático, junto con el aumento de la masa forestal, acentúan el problema. Esto es lo que está ocurriendo en EEUU, especialmente en California, pero también en España".

La despoblación, otro de los culpables

El reto demográfico al que se enfrenta España es un desafío, no solo desde un punto de vista cultural y social, sino también para la lucha contra incendios, dado que debido a la despoblación de las áreas rurales, el paisaje ha ido sufriendo una serie de trasformaciones. Como explica el experto, "los cambios de la sociedad desde un punto de vista económico, pasando del sector primario al sector servicios, está teniendo una gran repercusión en nuestros montes. El habitante tiene mucha menos presencia. De hecho, en algunos lugares es completamente nula".

Esto, explica, ha provocado que nuestro país tenga una "superficie forestal creciente", que junto al desafío climático al que nos enfrentamos, solo vaticina nuevos incendios en el futuro, para los que la máxima prioridad deberá ser siempre "la seguridad de los combatientes, así como la de las personas que habitan esos territorios".

Incendios Cambio climático
El redactor recomienda