Por qué debe interesarte la geografía si te preocupa la crisis climática
  1. Medioambiente
  2. Clima
DESCUBRIR EL MEDIO

Por qué debe interesarte la geografía si te preocupa la crisis climática

El conocimiento geográfico reduce nuestra exposición al riesgo ante la crisis climática y permite un mejor aprovechamiento de los recursos naturales

placeholder Foto: Macizo de Montserrat. (EFE)
Macizo de Montserrat. (EFE)

La mayoría de los humanos tenemos una natural inclinación por conocer el territorio donde vivimos y su entorno, más allá de la necesidad cotidiana de desplazarnos a través suyo; incluso nos resulta placentero viajar en nuestro tiempo de ocio a otros lugares y países. En los niños de corta edad, ya hay una curiosidad innata por explorar el espacio circundante, hasta el prohibido por sus padres.

El viajar para descubrir nuevos territorios, paisajes, culturas y gentes ha constituido siempre un estímulo poderoso en la historia de la humanidad, ciertamente en muchos casos por motivos meramente económicos y políticos. Su máxima expresión, por lo complejo, es la gran aventura de la exploración del espacio exterior.

En la antigüedad, los viajeros y los primeros geógrafos descubrieron y describieron territorios, como hizo Estrabón en su tratado 'Geografía', escrito en el tránsito a la era cristiana. La geografía es así una de las ciencias con raíces más antiguas, que entronca con ese anhelo del Homo sapiens sapiens de conocer su lugar, su entorno y más allá de él, hasta donde los recursos lo permitan.

Foto: Un oso polar sobre el hielo del Polo Norte. Foto: Annie Spratt

Es el dónde dentro del sistema de referencia básico del ser humano en la Tierra, es decir: dentro de las preguntas esenciales que organizan su conocimiento. En este sentido, aun sin saberlo, todos llevamos en nuestro interior a un geógrafo o geógrafa en potencia, aunque muy frecuentemente no tengamos los conocimientos de base que nos permitan superar la mera descripción y el conocimiento superficial de un lugar o una región.

Esos conocimientos nos habilitarían para comprender los territorios y explicarlos en toda su riqueza y complejidad. Como hicieron los 'cronistas de Indias' en América, que pueden considerarse antecedentes notables de la labor de la geografía vivida, del territorio visitado en primera persona: análisis, comprensión, comparación y explicación.

placeholder Parque Nacional de las Torres del Paine, en Chile. (EFE)
Parque Nacional de las Torres del Paine, en Chile. (EFE)

Esto hace la geografía moderna, científica, la que tiene a Alexander von Humboldt (Berlín, 1769-1859) como su máximo referente. Viajero extraordinario, Humboldt visita España a finales del siglo XVIII. Pasa por Barcelona y, desde Valencia, cruza la Península por Madrid hasta A Coruña, constatando la existencia de un espacio llano interior a una notable altitud, nuestra Meseta, que por su planitud podía asociarse erróneamente a un territorio bajo.

En 1799, Humboldt inicia un viaje extraordinario, de cinco años de duración, pasando por Canarias, hacia la América hispana, recorriendo territorios que hoy forman parte de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, México y Cuba, para, desde Estados Unidos, regresar a Europa. Viaje durante el cual realiza numerosos descubrimientos climáticos, botánicos, geológicos, etc., y hasta la propia corriente fría que recorre de sur a norte las costas pacíficas de Sudamérica, y que lleva su nombre. Ya en una fase de madurez, tras otros viajes, Humboldt nos lega la magna obra 'Cosmos', compendio de saber geográfico con método científico.

Falta en España el aprecio de la geografía por parte de las instituciones, en especial por los responsables de su enseñanza escolar. Los planes de estudios actuales la han arrinconado, con muy pocas horas de docencia, y desmembrado, porque el conocimiento geográfico es integrador de los factores naturales y las realidades sociales y económicas, esa es la clave para comprender verdaderamente un territorio. La geografía como ciencia del territorio nos dota del conocimiento necesario para ordenarlo de un modo cabal, evitando desmanes urbanísticos y esquilmas intolerables de los espacios naturales.

Foto: Ricardo Mourinho Félix, vicepresidente del BEI.

Una buena ordenación del territorio disminuye nuestra exposición ante los peligros de la naturaleza, al tiempo que permite aprovechar de un modo equilibrado y sostenible los recursos que nos ofrece el medio. La geografía reducida a las listas de nombres de capitales de Estados, ríos, etc., que nunca faltan en un concurso televisivo, es una mueca simplificadora de su valor y de su utilidad.

Además, en tiempos inciertos y complejos como los actuales, la geografía sirve también para reforzar nuestro sentimiento de pertenencia a una colectividad, la de nuestro pueblo o ciudad, la de nuestra comunidad autónoma, la de España y Europa, y la de la humanidad en su conjunto, de un modo abierto, sin prejuicios ni fronteras. La geografía es una ciencia explícitamente solidaria, porque el conocimiento de los territorios permite aproximarnos a ellos y comprenderlos de un modo empático. Asimismo, es una ciencia esencial para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

placeholder Territorios inundados en Honduras. (EFE)
Territorios inundados en Honduras. (EFE)

En algunos casos, la geografía es hasta un seguro de vida. Así ocurre cuando las lluvias torrenciales llenan incontenibles nuestros ríos y ramblas, e inundan sus márgenes. Las víctimas humanas son casi siempre, desgraciadamente, personas que desconocían el territorio, visitantes ocasionales, extranjeros, inmigrantes, que no imaginaron nunca que los cauces secos pudieran evacuar sorpresivamente enormes volúmenes de agua.

En el siglo XXI, la geografía es la ciencia del cambio global, de la sostenibilidad y de la información territorial, tres ejes de conocimiento y acción que van a marcar la agenda política y social en todo el mundo en las próximas décadas. Una ciencia en femenino, necesaria para la transformación del mundo. La ciencia que aporta soluciones para la adaptación al calentamiento global, para la gestión sostenible de los territorios, para la representación cartográfica de los continuos cambios que acontecen en el mundo actual. Hoy más que nunca, es el momento de la geografía.

Javier Martín Vide es catedrático de Geografía Física de la Universidad de Barcelona.

Jorge Olcina Cantos es catedrático de Análisis Geográfico Regional de la Universidad de Alicante y presidente de la Asociación Española de Geografía.

Geografía Cambio climático
El redactor recomienda