La planificación hidrológica de España: 8.000 millones para marcar 'un antes y después'
  1. Medioambiente
  2. Agua
En cumplimiento de la normativa europea

La planificación hidrológica de España: 8.000 millones para marcar 'un antes y después'

El Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico quiere cumplir con los objetivos comunitarios, confiando cada vez más en la desalinización y la reutilización y reduciendo el consumo de agua en un 5% para 2030

placeholder Foto: El Tajo a su paso por Toledo. EFE
El Tajo a su paso por Toledo. EFE

La planificación hidrológica de las cuencas de los principales ríos españoles para el periodo 2022-2027 contará con inversiones de la Administración General del Estado que suman casi 8.000 millones de euros, con los que la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), Teresa Ribera, quiere lograr un “antes y un después” en la gobernanza del agua.

Este lunes el Miteco puso en información pública (y así lo recoge este martes el Boletín Oficial del Estado (BOE)) los borradores de los planes hidrológicos de las cuencas intercomunitarias españolas, que estarán abiertos a alegaciones y comentarios durante los próximos tres meses. En ellos figura el conjunto de planes y medidas que se deberán implantar para cumplir con la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea en los próximos seis años en las demarcaciones del Cantábrico Occidental, Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Segura y Júcar y a la parte española de Cantábrico Oriental, Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana y Ebro.

El Miteco quiere romper con malos hábitos, con el fin de cumplir de una vez con la normativa de la Unión Europea en materia de agua

Durante la presentación de los planes, Ribera ha defendido que responderán a algunos de los problemas “más importantes” en cada demarcación, por lo que considera que suponen un “pilar fundamental” para garantizar el buen estado de las masas de agua, ya que darán “solución” a los problemas comunes de todas las cuencas hidrográficas, que se agravan por el cambio climático, pero también a los específicos y particulares de cada una de ellas. “Ya no se pueden seguir avalando prácticas del pasado”, advirtió la ministra, que ha lamentado que la antigua relación con los recursos hídricos ha provocado la sobrexplotación de acuíferos, la contaminación de las masas de agua y el deterioro de los ríos.

placeholder Interior de una planta desalinizadora. EFE
Interior de una planta desalinizadora. EFE

Esta nueva planificación, que deberá ser aprobada en los próximos meses para su posterior envío a Bruselas antes de final de año, contempla inversiones y actuaciones para impulsar el saneamiento y la depuración de las aguas residuales urbanas que para la ministra es “la gran asignatura pendiente” en este ámbito, y se luchará asimismo contra la contaminación difusa que, según Ribera, provoca “alarma” a la población. En ese sentido, anunció que el Gobierno prepara un Real Decreto precisamente para poner freno a la contaminación difusa que compromete el buen estado de las aguas a consecuencia de antibióticos, nitratos o microplásticos.

La vicepresidenta avisó de que España “ya está experimentando” serias alteraciones en el régimen hídrico y de que las previsiones a medio y largo plazo alertan de una reducción de la disponibilidad de agua, del aumento de las superficies áridas o semiáridas y de una mayor frecuencia e intensidad de los fenómenos extremos.

Menos agua, más desalación y reutilización

Entre las medidas que el Gobierno plantea, apuesta por la reducción de un 5% en el consumo de agua de aquí a 2030 y dar “mayor protagonismo” a la desalación y la reutilización para ajustar la oferta de agua a la demanda, sobre todo en las zonas con “mayor estrés hídrico” como el Levante, que precisamente está en pie de guerra con el Miteco a consecuencia de las modificaciones previstas en las reglas del trasvase del Tajo al Segura, del que depende buena parte de su suministro hídrico.

En concreto, Ribera señaló que en los próximos tres años el Gobierno invertirá 1.700 millones en actuaciones de saneamiento, depuración, reutilización y seguridad de las infraestructuras, otros 800 millones en restauración de ecosistemas fluviales, recuperación de acuíferos y mitigación del riesgo de inundaciones mientras que otros 250 se usarán en transición digital del sector. Se trata de aprovechar, según la ministra, el “impulso europeo” para acometer un “esfuerzo sin precedentes” para lograr los cambios necesarios en este ámbito.

placeholder Canalización del trasvase de agua del río Tajo al Segura. (EFE)
Canalización del trasvase de agua del río Tajo al Segura. (EFE)

En definitiva, quiere “romper con malos hábitos” con el fin de cumplir “de una vez” con la normativa de la Unión Europea en materia de agua y, para ello, valora que lo primero es conocer el volumen de agua disponible en cada demarcación para priorizar de acuerdo con esto los distintos usos.

De ese modo, desgranó las medidas que se incluyen en los planes hidrológicos de las cuencas entre las que prevé que la reducción de la disponibilidad de agua en España en los próximos años a consecuencia del cambio climático obligará a disminuir el uso de recurso en un 5 por ciento de aquí a 2030 y un 15% para 2050, fomentar el ahorro y mejorar la depuración.

Foto: El modelo promueve que la conservación de la naturaleza beneficie a los ciudadanos y a la economía. (José Luis Gallego)

Los planes hidrológicos incluyen medidas específicas para la protección de los ecosistemas, ya que establece objetivos a cumplir en los hábitats protegidos en el marco de la Red Natura 2000, en materia de lucha contra especies invasoras y, por otro lado, promueven la figura de las reservas hidrológicas, mediante la propuesta de nuevas reservas fluviales, reservas lacustres y subterráneas e incluye soluciones específicas para enclaves de alto valor ecológico como el Delta del Ebro, el Mar Menor, Doñana, los Humedales de La Mancha o la Albufera de Valencia.

De cara a los próximos meses, la ministra hizo un llamamiento a la participación en la planificación hidrológica y alentó a todos los interesados a incorporar alegaciones y sugerencias a estos borradores para que “salgan adelante con el mayor consenso”.

Cambio climático Unión Europea
El redactor recomienda