El alto valor del agua: todo cuanto somos, todo, se lo debemos a ella
  1. Medioambiente
  2. Agua
Día Mundial del agua 2021

El alto valor del agua: todo cuanto somos, todo, se lo debemos a ella

El acceso garantizado al agua potable y de saneamiento es un derecho humano básico, sin embargo, queda todavía un largo camino para que se cumpla

placeholder Foto:

Hoy 22 de marzo celebramos el Día Mundial del Agua. Declarado en 1992 por la ONU durante la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro (Brasil), este año está dedicado a resaltar el valor del agua, lo que significa para las personas y cómo podemos proteger mejor este recurso vital.

Como señala hoy la ONU, el valor del agua no tiene precio, ya que se trata de un elemento fundamental para el desarrollo de nuestras sociedades: para el hogar, la cultura, la salud, la educación, la economía y la conservación de nuestro entorno natural.

Abrir el grifo y que salga agua o disponer de un váter son privilegios que deberíamos poner más en valor que nunca

Si pasamos por alto este carácter esencial podemos correr el riesgo de olvidarnos de un argumento básico: que sin agua no hay sociedad, no hay desarrollo, no hay economía; porque sin agua simplemente no hay vida.

Garantizar el acceso de todos al agua potable y de saneamiento puede parecer algo fuera de toda duda en una sociedad moderna y plenamente desarrollada como la nuestra, pero no es así, ni mucho menos.

Ante el escenario de incertidumbre al que nos conduce el cambio climático, todo aquello que dábamos por hecho, incluido el simple gesto de abrir el grifo y que salga agua potable plenamente garantizada para su consumo, puede dejar de estarlo.

placeholder Aspersor de agua. (EFE)
Aspersor de agua. (EFE)

Por eso la ONU incluyó el acceso de todos al agua limpia y de saneamiento entre los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) que deben ayudarnos a transformar nuestro mundo en un lugar mejor para todos, avanzando juntos hacia una nueva sociedad en pleno equilibrio con el planeta.

El sexto objetivo de los ODS declara que “el agua libre de impurezas y accesible es una parte esencial del mundo en que queremos vivir”, sin embargo, lo cierto es que su reparto no es el adecuado, por lo que urge a promover las políticas necesarias para garantizar que el acceso al agua sea un derecho humano cumplido en todo el mundo y que dejemos de tener que resaltar cada Día Mundial del Agua que "una de cada tres personas no tiene acceso a agua potable salubre y dos de cada cinco no disponen de una instalación básica para poder lavarse las manos"

Foto: El secretario general de la ONU, António Guterres. (Reuters)

El documento sobre los ODS anuncia que “para el año 2050 se espera que más de una cuarta parte de la población mundial viva en un país afectado por escasez crónica y reiterada de agua dulce”. Lo que no se atreve a decirnos la ONU y sí nos dicen los científicos de su Panel Internacional de Cambio Climático (IPCC, por su sigla en ingles) es que muy probablemente las próximas sequías no afectarán tan solo a los países más pobres del mundo, sino que forzarán la capacidad de resiliencia de los servicios de aguas en los países más desarrollados.

placeholder El acceso al agua potable sigue diviendo al mundo. (EFE)
El acceso al agua potable sigue diviendo al mundo. (EFE)

En ese sentido, la Agencia Británica de Medio Ambiente alertaba recientemente que el cambio climático va a provocar unos veranos muchos más calurosos y unas lluvias menos predecibles en Reino Unido, lo que intensificará los efectos negativos de las sequías y acortará su periodo de recurrencia. Tanto que para 2040 más de la mitad de los veranos superarán ya las temperaturas de la intensa ola de calor que asoló Europa en 2003 provocando más de 2.000 muertes en aquel país.

Si a esa circunstancia unimos que para esa fecha la población pasará de los actuales 67 millones de habitantes a los más de 75 millones previstos, buena parte de las principales ciudades del país, incluida la gran área metropolitana de Londres, dejará de tener garantizado el correcto funcionamiento de los servicios del ciclo integral del agua, incluido el abastecimiento urbano: el agua de beber, de vivir.

Foto: El deshielo del Ártico esta alterando el clima del planeta (EFE)

Para eludir ese riesgo y seguir avanzando hacia el 6º ODS es necesario reforzar la colaboración entre administraciones, empresas y ciudadanos en la gestión y el uso responsable del agua y el cuidado del medio ambiente. Solo desde la cooperación y el conocimiento compartido podremos cumplir con ese ODS y consolidar el acceso al agua y el saneamiento como un derecho humano universal en un entorno de crisis climática.

Día Mundial Desarrollo sostenible Agua
El redactor recomienda