Es noticia
Menú
Pérez-Llorca asombra al facturar 91 millones (+33%) y amenaza el 'statu quo' de las 'big four'
  1. Jurídico
En 2012, sus ingresos eran de 19,3M

Pérez-Llorca asombra al facturar 91 millones (+33%) y amenaza el 'statu quo' de las 'big four'

Con un espectacular aumento de sus ingresos en 2021, la firma multiplica por cinco su tamaño en una década. Sin intención de levantar el pie del acelerador, el bufete se aproxima a KPMG Abogados

Foto: Pedro Pérez-Llorca, socio director de Pérez-Llorca. (Patricia J. Garcinuño)
Pedro Pérez-Llorca, socio director de Pérez-Llorca. (Patricia J. Garcinuño)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El despacho que acapara la práctica totalidad de las miradas en el 'top 25' de El Confidencial es Pérez-Llorca. En un ejercicio espectacular, la firma ha disparado sus ingresos hasta los 91,04 millones de euros, un 32,91% más respecto de 2020, cuando declaró una facturación de 68,5 millones. En 12 meses —y, no puede olvidarse, en un contexto aún de pandemia—, el bufete que lidera Pedro Pérez-Llorca ha sido capaz de incrementar su cifra de negocio en 22,54 millones de euros.

La pregunta es inevitable: ¿dónde está el techo del proyecto de Pérez-Llorca? Los mensajes que se envían desde el bufete en ningún caso hacen prever que tengan la intención de levantar el pie del acelerador. "El tamaño no me preocupa mucho porque somos el más pequeño de los despachos grandes [Garrigues, Cuatrecasas y Uría Menéndez]. Y no veo que los grandes estén sobredimensionados ni estén haciendo peor trabajo", afirmó su socio director, Pedro Pérez Llorca, en una entrevista en El Confidencial el pasado mes de octubre, dejando entrever que su proyecto mira más hacia quienes tiene delante, que a las firmas que ha ido dejando atrás.

De momento, su proa se dirige con paso firme hacia el segundo pelotón que, en el sector legal español, conforman las áreas legales de las 'big four': en este orden, PwC Tax & Legal, EY Abogados, Deloitte Legal y KPMG Abogados. A finales de 2021, la distancia con esta última firma se ha situado por debajo de los 18 millones de euros (17,96 millones), por lo que, de mantener el ritmo, en el próximo ejercicio (o dentro de dos), Pérez-Llorca podría apuntarse otro hito: el de romper el 'statu quo' que, desde hace años, impera del cuarto al séptimo puesto del 'ranking' de facturación de despachos, posiciones ocupadas por las 'big four'.

Foto: Foto: iStock.

Con el crecimiento cosechado por Pérez-Llorca en 2021, la firma completa una década en la que prácticamente ha multiplicado por cinco su tamaño. En 2012, el bufete declaró unos ingresos de 19,3 millones de euros. Desde entonces, en los últimos diez ejercicios, el despacho ha crecido a doble dígito en siete de ellos, logrando incrementos de facturación superiores al 20% en cuatro de los últimos cinco (el 20,52% en 2017; el 30% en 2018; el 23,08% en 2019 y el 32,91% en 2021).

En 2020, el año del estallido de la pandemia, a pesar de haber elevado su cifra de negocio un 7,03% (cuando el conjunto del sector lo hizo, de media, en un 1,6%) Pedro Pérez-Llorca no ocultaba que su ambición era ir más allá: "No estamos satisfechos con las ventas de este año".

Un salto adelante

A la espera de conocer el conjunto de las cifras de facturación global de los bufetes nacionales, todo indica que Pérez-Lloca asaltará el cuarto puesto que en el sector legal español ha ocupado históricamente Gómez-Acebo & Pombo. De momento, en el 'ranking' de ingresos en España, el despacho sube del décimo puesto al octavo, adelantando a Baker McKenzie y Linklaters, que ocuparon las posiciones ocho y nueve en la tabla del año pasado.

El análisis de la evolución de los ingresos de los bufetes de la zona medio-alta del 'ranking' de facturación muestra los frutos de la ambiciosa estrategia de crecimiento de Pérez-Llorca. En 2012, la firma se encontraba aún muy lejos de la mayoría de despachos a los que ahora contempla por el retrovisor, como Gómez-Acebo & Pombo, Clifford Chance, Baker McKenzie, Linklaterso o Hogan Lovells.

El acelerón impreso por Pérez-Llorca desde 2017 le ha servido para ir adelantándolos a todos ellos, hasta, el pasado ejercicio, poner tierra de por medio con esa franja del mercado y empezarse a sentir parte de la siguiente. En el sector, sus competidores contemplan con admiración y cierta perplejidad la evolución de una organización que ha optado por seguir su propio camino, rompiendo con algunos de los esquemas y pautas por los que tradicionalmente se ha regido el sector; entre ellas, la importancia de la rentabilidad o la cautela ante un elevado número de incorporaciones, por el riesgo de que la organización vea diluida su cultura.

En su entrevista en El Confidencial, Pedro Pérez-Llorca confirmaba que, en efecto, su rumbo es diferente. "No sé muy bien qué es la rentabilidad. Aquí tenemos una visión más empresarial que gestora sobre cómo llevar el negocio", explicaba. Y agregaba, en relación con los fichajes: "Claro que es posible mantener la cultura con un ritmo tan alto de incorporaciones. Somos un despacho abierto y la llegada de nuevos profesionales nos refuerza, no nos daña. No somos ninguna secta, nuestra cultura es la hibridación".

"No tenemos a la heterodoxia; no tememos hacer las cosas de forma diferente y no nos preocupa lo que otros piensen de nosotros", remataba respondiendo a quienes desde el sector cuestionan la sostenibilidad de un proyecto que sigue avanzando a velocidad de vértigo.

El despacho que acapara la práctica totalidad de las miradas en el 'top 25' de El Confidencial es Pérez-Llorca. En un ejercicio espectacular, la firma ha disparado sus ingresos hasta los 91,04 millones de euros, un 32,91% más respecto de 2020, cuando declaró una facturación de 68,5 millones. En 12 meses —y, no puede olvidarse, en un contexto aún de pandemia—, el bufete que lidera Pedro Pérez-Llorca ha sido capaz de incrementar su cifra de negocio en 22,54 millones de euros.

Despachos Abogados Pérez-Llorca
El redactor recomienda