Es noticia
Menú
¿ALSP? Más de la mitad de los bufetes no conocen las firmas legales alternativas
  1. Jurídico
Informe El Confidencial y Alterwork

¿ALSP? Más de la mitad de los bufetes no conocen las firmas legales alternativas

El informe 'Radiografía de la transformación digital en los despachos' señala la falta de conocimiento de los despachos sobre las iniciativas tecnológicas existentes en el sector

Foto: La transformación del modelo de negocio es el indicador con peor calificación, un 4,2. (Foto: iStock)
La transformación del modelo de negocio es el indicador con peor calificación, un 4,2. (Foto: iStock)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los proveedores alternativos de servicios jurídicos (o ALSP, por sus siglas en inglés) siguen siendo grandes desconocidos en el sector legal español. A pesar del tiempo que llevan presentes en el mercado y del reconocimiento que han ganado recientemente, muchos bufetes todavía no conocen estas firmas o, si las ubican, no tienen muy claro a qué se dedican. Como revela el informe 'Radiografía de la transformación digital en los despachos', un estudio elaborado por El Confidencial y AlterWork, más de la mitad de los despachos no sabe de la existencia de estas organizaciones. Otro 18%, en cambio, sí ha oído hablar de ellas, pero desconoce su funcionamiento. Tan solo uno de cada diez están emulando sus prácticas internas y otro porcentaje similar considera que son modelos de los que hay que aprender.

El estudio analiza el nivel de digitalización de los despachos atendiendo a varios indicadores, entre los que se encuentra el modelo de negocio. Esta dimensión mide la propuesta de valor de los servicios ofrecidos, la escalabilidad de la tecnología y la percepción del sector hacia los ALSP. En este ámbito, el sector en su conjunto cosecha una puntuación media de 4,2; la peor nota que obtienen los bufetes en todos las categorías y el único suspenso. Hay trabajo por hacer.

El desconocimiento sobre las ALSP es mayor entre las firmas más pequeñas, de entre uno y 50 abogados, aunque las más grandes tampoco muestran una gran cercanía a esta realidad. En lo que respecta a la digitalización del modelo de negocio en general, el estudio no encuentra diferencias significativas entre las firmas según su dimensión y resume la situación con una frase lapidaria: "Los despachos, sin importar el tamaño, continúan con modelos de negocio concebidos a mediados del siglo XX".

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí.

Diferenciarse, un reto

Por otro lado, el documento revela que una mayoría de los despachos no tienen algo que les haga distinguirse de sus competidores. El 18% no sabe qué les hace destacar, mientras que seis de cada 10 señalan al mismo elemento: la confianza y el trato personalizado al cliente. Los modelos de negocio innovadores y originales, por tanto, brillan por su ausencia.

Foto: Foto: Pixabay.

Pero no todos los despachos siguen esta tónica. Eskariam, una empresa de servicios jurídicos especializada en litigios complejos y demandas colectivas de alto valor, ha diseñado un modelo que se diferencia de la forma tradicional de prestar servicios legales. "La masividad que conllevaban casos con más de 8.000 afectados por un mismo asunto y con una misma solución jurídica nos obligó a adaptar nuestro modelo y a apalancarnos en esa transformación digital", explica David Fernández, CEO de la firma. Su estructura es vertical, por lo que todos los profesionales del despacho, cuyos perfiles van más allá del ámbito estrictamente jurídico, trabajan de modo transversal.

La tecnología también tiene un papel protagonista. De hecho, la firma cuenta con una metodología de trabajo propia bautizada como LIME (Legal Innovation Management of Eskariam) "que contribuye a la eficiencia colectiva que nos permite operar en este sector y ofrecer una nueva forma de hacer derecho", detalla Fernández.

Foto: Foto: iStock.

Otro ejemplo de diferenciación en el modelo de negocio lo ofrece Samaniego Law. Como describe su 'managing director', Javier Fernández-Samaniego, este ALSP está centrado fundamentalmente en el segmento de los 'managed services' y "ofrece la reingeniería de los procesos legales y una nueva organización de la asesoría jurídica". Se definen como "tecnológicamente agnósticos"; es decir, que no desarrollan tecnología propia. Pero sí asesora desde el punto de vista digital. "Nos preocupamos porque en cada proyecto se barra el mercado y si existe una solución tecnológica que pueda hacer más eficiente la solución del problema localizarlo y ayudar a implantarlo", aclara.

Esta habilidad de escalar la tecnología para conseguir una rentabilidad tangente es una 'rara avis' en el sector legal. Como indica el informe, casi el 80% de los despachos percibe sus ingresos de cuotas y honorarios por asuntos no recurrentes. Un escaso 13% consigue escalar el negocio y obtener ingresos de origen digital.

Los proveedores alternativos de servicios jurídicos (o ALSP, por sus siglas en inglés) siguen siendo grandes desconocidos en el sector legal español. A pesar del tiempo que llevan presentes en el mercado y del reconocimiento que han ganado recientemente, muchos bufetes todavía no conocen estas firmas o, si las ubican, no tienen muy claro a qué se dedican. Como revela el informe 'Radiografía de la transformación digital en los despachos', un estudio elaborado por El Confidencial y AlterWork, más de la mitad de los despachos no sabe de la existencia de estas organizaciones. Otro 18%, en cambio, sí ha oído hablar de ellas, pero desconoce su funcionamiento. Tan solo uno de cada diez están emulando sus prácticas internas y otro porcentaje similar considera que son modelos de los que hay que aprender.

Despachos Abogados Digitalización
El redactor recomienda