Radiografía de la brecha digital en el sector: los grandes bufetes no marcan la diferencia
  1. Jurídico
los pequeños "se han puesto las pilas"

Radiografía de la brecha digital en el sector: los grandes bufetes no marcan la diferencia

Un informe de la consultora Alterwork señala que la distancia entre un despacho de entre uno y cinco abogados y una firma de más de 100 profesionales es de menos de dos puntos

placeholder Foto: Foto: Istock.
Foto: Istock.

Los grandes despachos van ganando la carrera de la transformación digital, pero los cuerpos de ventaja que sacan a los pequeños y medianos son muchos menos de los que, 'a priori', podría preverse. Un estudio de la consultora Alterwork, elaborado con 524 encuestas a bufetes de todos los tamaños, indica que la nota media de evaluación que separa las firmas de entre uno y cinco abogados de las de más de 100 ni siquiera alcanza los dos puntos. Así, mientras el global de las primeras obtiene un promedio de 4,3, las segundas cosechan un 6. Una diferencia que no resulta demasiado abultada, dadas las enormes diferencias en la capacidad de inversión, equipos y estructura entre unas y otras organizaciones.

"Mi lectura es que los despachos más pequeños se han puesto las pilas", analiza Eva Bruch, socia de Alterwork. En su opinión, la pandemia ha actuado como factor de concienciación de muchas de estas organizaciones. "Tras el parón de los primeros meses del estado de alarma, se disparó la convicción de que hacía falta transformarse para sobrevivir. En mayor o menor medida, porque no todos buscan una revolución, pero en un número importante de casos se han visto las debilidades y se ha decidido reaccionar".

Atendiendo al conjunto de notas globales, el principal salto se da en las firmas que cuentan con más de 51 letrados. Sin embargo, despachos grandes y medianos-grandes no pasan del aprobado (o del 'bien', según el sistema de evaluación), misma calificación que los bufetes de entre 11 y 50 abogados. "Yo soy algo más crítico con las grandes firmas", discrepa el también socio de Alterwork Jordi Estalella. "Creo que, en su caso, se ha producido un parón por dos circunstancias. La primera, que ante una inversión tan elevada como un proyecto de transformación digital, se desatan ciertas guerras entre las áreas que frenan el progreso". Las pequeñas organizaciones no tienen esos problemas de convivencia; son mucho más ejecutivas. "Y la segunda es la falta de compromiso de la dirección. El día que hay que llevar a cabo la primera acción del plan, no es infrecuente que el socio o los socios responsables ni aparezcan".

Por materias

El estudio evalúa siete materias: presencia digital (posicionamiento, interacción, SEO, etc.); innovación; experiencia cliente (el denominado 'feedback'); procesos (su revisión para ganar eficiencia, utilización de herramientas, etc.); modelo de negocio (transformación del mismo); tecnología, y cultura y liderazgo. La nota más alta corresponde a la tecnología, con un 5,6; siendo la revisión del modelo de negocio la que obtiene el único suspenso, con un 4,2. Al borde del aprobado queda, precisamente, el impulso desde la cúpula de los cambios necesarios para generar un auténtico cambio en las organizaciones.

Bruch expone que es importante saber distinguir dos conceptos que, a menudo, los letrados confunden: digitalización y transformación digital. "El primero es reproducir en el entorno digital lo que ya haces en el mundo analógico. Es decir, empleas tecnología para un proceso que antes hacías de forma manual o física; como las reuniones, que antes eran presenciales y ahora son virtuales. El cambio, realmente, es mínimo". Transformarse digitalmente va más allá. Implica un profundo rediseño del modelo de negocio y de prestación del servicio de acuerdo a las nuevas capacidades que brindan las herramientas tecnológicas. "No solo se cambian unos procesos por otros, sino que se revisan los objetivos clave del negocio, que son eficiencia, rentabilidad y experiencia de cliente", agrega Estalella.

Precisamente, es en la categoría de 'experiencia de cliente' en donde se aprecia una mayor distancia entre los despachos más pequeños y los más grandes (2,3 puntos). Esta separación, según ambos consultores, se debe a que las organizaciones de mayor tamaño tienen mucho más engrasados y estandarizados los procedimientos de medición de satisfacción, a través de encuestas o entrevistas, que un bufete pequeño "ni se plantea".

Las peores notas y la menor distancia entre estructuras se encuentran, en cambio, en el examen del modelo de negocio. Como expone Bruch, en España apenas hay despachos que se hayan planteado rediseñar su manera de trabajar, buscando una forma de operar y un producto diferente para el consumidor. "El modelo es el mismo desde hace 100 años", sentencia. Sin la presión de los clientes, del mercado o de algún organismo (como la Agencia Tributaria, que está exigiendo la implantación de mecanismos de comunicación de datos), Estalella considera que el cambio seguirá encontrándose con enormes resistencias. Ambos consideran que la utilización de los datos como fuente de conocimiento y puestos al servicio del negocio podría ser un importante motor de transformación.

Madrid y Barcelona, en cabeza

La brecha digital no solo se percibe en función del tamaño de los despachos, también por su ubicación. Así, las firmas que tienen su sede en un gran polo de actividad económica, como Madrid o Barcelona, obtienen mejor puntuación en transformación digital.

La nota media de los bufetes en la capital es de un 7,3, mientras que la de los presentes en la Ciudad Condal es de 6,5. Tras ellos, el mejor promedio lo cosechan en Navarra, con un 5,3. El conjunto de despachos del resto de ubicaciones no logra llegar al aprobado. De este modo, los de Alicante y Baleares sacan un 4,8, los de Valencia un 4,7 y los de Murcia un 4,6.

Los grandes despachos van ganando la carrera de la transformación digital, pero los cuerpos de ventaja que sacan a los pequeños y medianos son muchos menos de los que, 'a priori', podría preverse. Un estudio de la consultora Alterwork, elaborado con 524 encuestas a bufetes de todos los tamaños, indica que la nota media de evaluación que separa las firmas de entre uno y cinco abogados de las de más de 100 ni siquiera alcanza los dos puntos. Así, mientras el global de las primeras obtiene un promedio de 4,3, las segundas cosechan un 6. Una diferencia que no resulta demasiado abultada, dadas las enormes diferencias en la capacidad de inversión, equipos y estructura entre unas y otras organizaciones.

Tecnología Despachos Abogados Innovación Digitalización
El redactor recomienda