Ojo: las 'escape rooms' al estilo 'Prison Break' pueden meterse en un lío legal
  1. Jurídico
Las películas están protegidas

Ojo: las 'escape rooms' al estilo 'Prison Break' pueden meterse en un lío legal

Las salas ambientadas en historias cinematográficas, libros o series se arriesgan a infringir derechos de propiedad intelectual y un juez podría ordenar el cierre de estos espacios

placeholder Foto: Sala de 'escape room' en Suiza.
Sala de 'escape room' en Suiza.

“Se dice que aquellos que entran a Sona jamás salen y, de hacerlo, será con los pies por delante. ¿Tenéis tú y tu equipo lo necesario para entrar y salir de la prisión?”. Esta situación la plantea una 'escape room' española, en una clara referencia a la serie estadounidense ‘Prison Break’ (Sona es el nombre ficticio de la cárcel donde se desarrolla la trama). También son recurrentes las salas inspiradas en otros universos como el de Harry Potter,' Alicia en el País de las Maravillas' o Sherlock Holmes. Ambientar la historia en películas, novelas o series, no obstante, supone un importante riesgo para las empresas dedicadas a esta actividad, ya que pueden infringir la propiedad intelectual de las obras en caso de estar protegidas.

¿Cuándo se produce esa vulneración de derechos? Paloma Arribas, socia de Baylos, explica que, cuanto más se acerque la historia a la trama real, mayor es el riesgo de ser sancionado. “La zona gris puede ser muy amplia, pero lo mejor es alejarse todo lo posible del original”, asevera.

Foto:

Así, por ejemplo, presentar una historia sobre un aventurero que se ha quedado encerrado dentro de una pirámide es lícito. Cuestión diferente sería si al personaje se le añade un sombrero y un látigo y se le apoda con el nombre de 'Valentino Jones'. En ese caso, aunque haya pequeñas modificaciones, se puede asociar el relato con la película original, “por lo que entra en el terreno de la ilegalidad”, indica Arribas.

¿Dónde está el límite entonces? “Básicamente, en que no se pueda identificar la obra”, resume Alejandro Díaz, abogado en Pons IP. Y aclara que la Ley de Propiedad Intelectual no protege la idea en bruto, sino el desarrollo. Por lo tanto, sería válido crear una historia sobre jóvenes magos, “incluso, que acuden a un colegio de hechicería”. Pero el resto de elementos, como la trama o los personajes, no puede ser en ningún caso similar a los de Harry Potter.

Cierre de la sala

En caso de infringir los derechos de autor, el titular podría exigir a la empresa que le abone o bien el coste de la licencia o bien los beneficios que facturó a costa de la explotación ilícita. Asimismo, Díaz advierte de que se podría pedir ante un juez el cese de la infracción. Es decir, el cierre de la sala o un cambio en la temática.

También podría solicitarse una indemnización por daños morales en caso de que la historia alterada aporte algún elemento que, de alguna forma, tenga una connotación negativa para la obra original. En este sentido, fue relevante una sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 2003 en la que condenó a 'Interviú' a pagar 60.000 euros por infringir los derechos de 'Tomb Rider'. La revista publicó un fotorreportaje que mostraba a una modelo disfrazada de Lara Croft acompañada de ilustraciones del personaje modificado del original con la intención de sexualizarlo. Los magistrados consideraron que, además del perjuicio patrimonial, se produjo un daño moral, y fijaron una compensación de 10 millones de pesetas (60.000 euros).

Foto: Carlota Corredera, en 'Sálvame'. (Mediaset España)

Por su parte, Arribas ve posible que la 'escape room' incurra, además, en una falta de competencia desleal, “ya que se aprovecha del esfuerzo ajeno y se lucra a su costa”.

Cómo evitar problemas

¿Qué deben hacer las salas para escapar de los problemas? “Una opción es que busquen una idea genérica u original”, aconseja Díaz. De ser así, el letrado recomienda proteger tanto el desarrollo de la idea como la obra una vez haya sido creada para evitar que terceros copien la nueva temática.

Para ello, se puede elaborar un dosier o un guion en el que se expongan la historia, la trama, los personajes y otros elementos de interés y depositarlo en el Registro de la Propiedad Intelectual. “O se podría acudir a un notario para que diera fe pública de la autoría de la obra”, añade el abogado.

Foto: Voy a subrogar mi hipoteca, ¿puede negarse el banco a ir al notario que he elegido? (iStock) Opinión

Otra alternativa, expone Arribas, es solicitar una autorización al titular de los derechos. “Si lo que se quiere es ambientar la sala en una película concreta, lo mejor es pedir permiso para poder utilizar esa idea”, asevera. En este caso, la entidad a la que se debe contactar dependerá de si es un largometraje (productora o distribuidora) o un libro (la editorial).

Por último, la abogada propone inspirar la trama en una obra que sea de dominio público. Es decir, que no esté protegida porque los derechos de propiedad intelectual caducaron. "La ley española establece que los derechos de autor se extinguen una vez pasados 70 años desde la muerte del autor", recuerda Arribas. Así, por ejemplo, sería lícito ambientar la trama de la 'escape room' en una obra de Beethoven.

Propiedad intelectual Películas Derechos de autor Harry Potter Novela Tomb Rider Cine
El redactor recomienda