Es noticia
Menú
Un fondo buitre pide el concurso del mejor hotel de España tras comprar la deuda a Santander
  1. Inmobiliario
  2. Hoteles
Bybrook contra Villa Padierna

Un fondo buitre pide el concurso del mejor hotel de España tras comprar la deuda a Santander

En el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Málaga, el fondo Bybrook ha encendido la mecha para intentar hacer arder el considerado mejor hotel de España: el marbellí Villa Padierna

Foto: Hotel Villa Padierna.
Hotel Villa Padierna.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Málaga, un fondo buitre ha encendido la mecha para intentar hacer arder el considerado mejor hotel de España: el marbellí Villa Padierna. El pasado verano, la sociedad luxemburguesa Grittleton solicitó la declaración de concurso necesario de Futuros Mobiliarios, sociedad dueña del elitista resort de lujo, petición que fue admitida a trámite el pasado 20 de septiembre.

Detrás de Grittleton está el fondo oportunista Bybrook, que en el verano de 2021 compró a Banco Santander una cartera de préstamos fallidos, entre los cuales se encontraba uno, heredado de Banco Popular y ligado al dueño del Villa Padierna. Este hotel es la joya de la corona de Ricardo Arranz, uno de los empresarios más importantes de la Costa del Sol y figura clave en el desarrollo del turismo de lujo en este enclave del litoral andaluz.

Foto: Imagen de Immobel, accionista del proyecto, de una de las futuras residencias.

En su solicitud de concurso necesario, la sociedad de Bybrook pedía declarar el concurso de manera inmediata ante la existencia de embargos y anotaciones preventivas de embargo en 54 inmuebles de los 117 titularidad de Futuros Mobiliarios, aspecto que el magistrado considera que "no puede ser considerado como una afectación general al patrimonio" y que ha permitido a Arranz oponerse con la presentación del correspondiente escrito.

En el mismo, el empresario asegura que, tras adquirir a Santander su posición acreedora, el fondo oportunista se dirigió a él pidiéndole 45 millones de euros y poniendo en práctica una serie de actuaciones que distan mucho de la buena fe y que, desde el primer momento, han ido dirigidas a poder declarar vencida la deuda para poder solicitar el concurso necesario.

placeholder Ricardo Arranz, conde de Villapadierna. (Vanitatis)
Ricardo Arranz, conde de Villapadierna. (Vanitatis)

La resolución de Banco Popular, la entidad de cabecera de Arranz, y su venta a Santander marcaron un punto de inflexión en la salud financiera del empresario, cuyas relaciones con el grupo presidido por Ana Botín siempre fueron tensas e, incluso, llegaron hasta los tribunales. No obstante, después de año y medio de enfrentamiento, el empresario terminó llegando a un acuerdo de reestructuración de la deuda de Futuros Mobiliarios en septiembre de 2019.

Este contempló garantizar toda la deuda con los activos hoteleros del grupo y estableció unas cuotas que preveían cubrirse con la renta de más de tres millones de euros anuales firmada con NH Hoteles, alquiler que se pignoró a favor de la entidad. Además, se cancelaron préstamos por 9,15 millones, lo que permitió rebajar de 53,6 a 44,5 millones toda la deuda de Futuros Mobiliarios.

Desde entonces, el empresario asegura haber abonado todas las cuotas de los préstamos, por un total de 4,6 millones, y haber continuado cancelando préstamos, lo que ha permitido que su pasivo sea un 28% inferior al que tenía en 2019.

El banco de cabecera de Arranz era Popular, pero tras su resolución y venta a Santander, la entidad le exigió rebajar deuda y pignoró la renta de NH

Tras estallar la crisis del covid, NH solicitó modificar la renta en dos ocasiones, petición que Arranz asegura que trasladó a Santander para ajustar las cuotas, rebaja que provocó una deuda de 306.000 euros, justo cuando el banco vendió su posición a Brybrook. Entonces, julio de 2021, el fondo comunicó a Futuros Mobiliarios que había declarado vencido anticipadamente un préstamo por importe de 21,4 millones con garantía hipotecaria sobre el Hotel Villa Padierna. Era solo la punta del iceberg.

En enero de este año, el fondo abrió un nuevo frente al desistir de una ejecución hipotecaria que desde 2018 se seguía en el Juzgado de Primera instancia número 1 de Marbella y que en su día había iniciado Santander. Grittleton también se subrogó a este préstamo de 9,4 millones de euros y, en marzo, se acercó a Arranz pidiéndole el pago íntegro de la deuda para evitar el concurso.

Foto: La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)

El dueño de Villa Padierna se negó, alegando, entre otros motivos, que la ejecución hipotecaria que se seguía en los tribunales marbellíes estaba pendiente de resolverse y, por tanto, defendía que había que esperar a que los tribunales se pronunciaran. Lejos de retomar esta vía, Bybrook declaró este préstamo vencido, líquido y exigible.

Además, en marzo de 2022, comunicó a NH que debía abonarle directamente a él la renta, dinero que destinó a pagar solo uno de los seis préstamos en los que se dividían todos los compromisos financieros de Futuros Mobiliarios con Santander, lo que permitió al fondo declarar, en julio de 2022, el vencimiento anticipado de esos cinco préstamos.

Arranz, para defenderse, acudió a los tribunales y un fallo de septiembre le da la razón, y acusa al fondo de actuación contraria a la buena fe

Arranz, para defenderse, acudió a los tribunales de Marbella, donde interpuso una demanda la pasada primavera en el Juzgado de Primera instancia número 2. Este se pronunció en una sentencia del pasado 1 de septiembre, en la que asegura que ha habido "una actuación contraria a la buena fe y abusiva que determina que tampoco es ajustada a derecho la declaración de vencimiento anticipado del contrato de préstamo" y falla en contra de Grittleton, reconociendo la plena vigencia del préstamo.

Con base en este fallo, Arranz se dirigió a Grittleton para que volviera a pagar las cuotas del préstamo, pero la respuesta del fondo fue que el fallo no era firme y siguió adelante con su ofensiva para intentar forzar el concurso.

Grupo empresarial

Futuros Mobiliarios es la sociedad dominante de un grupo formado por 36 sociedades controladas por Arranz y que incluye el Hotel Villa Padierna Palace, el Four Seasons Resorts, el golf resort de Los Flamingos, el Hotel Balneario Termas de Carratraca o el Palacio Trinidad Grund en Málaga.

Foto: Ricardo Arranz, conde de Villapadierna. (Vanitatis)

La solicitud de su concurso necesario llega en un momento especialmente delicado para Arranz, que también ha visto moverse la tierra bajo sus pies en su otra gran inversión hotelera: el desarrollo del futuro Four Seasons Marbella.

Como adelantó El Confidencial, Tomás Olivo, dueño de General de Galerías Comerciales y una de las mayores fortunas de España, ha decidido acudir a los tribunales contra Arranz, a quien acusa de querer levantar el futuro complejo hotelero de lujo en una parcela de su propiedad y de haber intentado arrebatarle unos aprovechamientos urbanísticos de estos terrenos que compró hace años al Ayuntamiento de Marbella.

No obstante, las fuentes consultadas aseguran que las dos partes están tratando de reconducir la situación para que el proyecto, considerado estratégico para el municipio de la Costa del Sol, puede ver la luz en breve.

En el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Málaga, un fondo buitre ha encendido la mecha para intentar hacer arder el considerado mejor hotel de España: el marbellí Villa Padierna. El pasado verano, la sociedad luxemburguesa Grittleton solicitó la declaración de concurso necesario de Futuros Mobiliarios, sociedad dueña del elitista resort de lujo, petición que fue admitida a trámite el pasado 20 de septiembre.

NH Hoteles Marbella Concurso de acreedores Hoteles
El redactor recomienda