Es noticia
Menú
Euskadi planea la vuelta a las aulas desde 4º de ESO y repeticiones de forma excepcional
  1. España
  2. País Vasco
PARA 4º DE ESO, 1º Y 2º DE BACHILLER Y 1º FP

Euskadi planea la vuelta a las aulas desde 4º de ESO y repeticiones de forma excepcional

Los suspensos deberán estar justificados en un informe individualizado que analizará la Inspección de Educación: la "base fundamental" de la evaluación serán los resultados del segundo trimestre

Foto: El patio de un colegio cerrado por el estado de alarma ante el coronavirus. (EFE)
El patio de un colegio cerrado por el estado de alarma ante el coronavirus. (EFE)

El Gobierno vasco contempla el retorno a las aulas de los estudiantes de 4ª de ESO y de 1º y 2º de Bachillerato, así como del alumnado de 1º de FP en los diferentes niveles, durante el "tramo final" del presente curso escolar, según se recoge en el plan educativo elaborado para responder a los efectos de la paralización de la actividad educativa presencial por la expansión del coronavirus, y que plantea que las repeticiones de curso se acometan con carácter excepcional. De cara a la evaluación definitiva, emplaza a los centros a tener en cuenta el nivel alcanzado por los escolares durante el segundo trimestre como "base fundamental".

La propuesta del Departamento vasco de Educación para acometer el final del curso escolar ante la situación provocada por la epidemia deja fuera del retorno a la actividad docente presencial a los alumnos más pequeños, caso de Infantil y Primaria, al priorizar el regreso a las aulas a partir de los 15 años –a excepción del periodo universitario–, y establece como criterio general que las repeticiones de curso tendrán carácter excepcional, ya que los centros deberán justificar los suspensos en "informes individualizados" que reflejen los motivos que les llevan a considerar que un alumno no ha alcanzado los objetivos mínimos para superar el curso y que estarán a disposición de la Inspección de Educación.

Inspección de Educación determinará si las causas de la repetición están vinculadas a "las situaciones de desigualdad durante el estado de confinamiento"

Este organismo tendrá en última instancia la palabra si el análisis del informe suscita dudas en torno a los motivos de la repetición de curso planteada para un alumno, de modo que determinará si las causas esgrimidas por el centro educativo están o no vinculadas a "las situaciones de desigualdad puestas de manifiesto durante la situación de confinamiento" del afectado para, en su caso, corregir el suspenso.

El plan elaborado por el Departamento de Educación con, entre otros contenidos, las instrucciones para la evaluación de los alumnos ya ha sido remitido a todos los centros educativos de Euskadi. El documento pretende marcar las pautas genéricas de actuación en base a las competencias del País Vasco en materia educativa con orientaciones destinadas igualmente a la coordinación de equipos docentes, las metodologías a seguir, las adaptaciones curriculares o la respuesta al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo en la actual situación de excepcionalidad provocada por la pandemia, y que obligó a suspender la actividad docente presencial a todos los niveles desde la segunda semana de marzo.

Foto: Foto: Pool Moncloa/JM Cuadrado.

La propuesta del Gobierno vasco entronca con la "excepcionalidad de la repetición y el suspenso" que defiende el Ministerio de Educación, si bien el Ejecutivo de Vitoria rechaza el planteamiento de la cartera que dirige Isabel Celaá de posibilitar clases presenciales de refuerzo durante julio. La consejera vasca de Educación, Cristina Uriarte, defiende que "son necesarias las vacaciones" tanto para los profesores como para los alumnos, que "han trabajado bastante y en situaciones no habituales", lo que justifica su descanso en el periodo estival. En todo caso, el plan sí recoge la recomendación de que se "encomienden con carácter general tareas de refuerzo o recuperación durante las vacaciones".

En todo caso, establecidos los criterios generales, el plan otorga capacidad plena a cada centro educativo a la hora de "concretar las metas formativas en sus proyectos curriculares y programaciones de aula" en "coherencia con la autonomía pedagógica" de los colegios establecida en la Ley de Escuela Pública vasca, según ha expuesto Uriarte en la presentación del mismo. Además, según ha remarcado, los colegios son los que "mejor conocen la situación de cada alumno". A este respecto, el planteamiento educativo vasco determina que el equipo directivo de cada centro y el inspector educativo de referencia "mantendrán durante la primera quincena de mayo reuniones en las que se estudiará, valorará y legitimará el proceso de evaluación propuesto" por el colegio.

"Los objetivos planificados a principios de curso para ser logrados en el segundo trimestre serán los básicos en el proceso de evaluación del curso"

De cara a esta evaluación definitiva para la calificación a la finalización del curso, el criterio es utilizar como "base fundamental" para la toma de decisiones "el nivel alcanzado por el alumnado antes del momento de la suspensión de la actividad presencial". De este modo, se establece que "los objetivos planificados a principios de curso para ser logrados en el segundo trimestre serán considerados los básicos en el proceso de evaluación" del curso 2019-2020.

El plan estipula que los centros podrán optar por realizar una tercera evaluación trimestral específica para valorar el logro de los objetivos y competencias en este cierre de curso a partir de exámenes on-line, la realización de trabajos o, en su caso, la actividad presencial "si fuera posible", o por acometer una "evaluación final integrada" en la que la formación llevada a cabo durante la educación a distancia "sirva para sumar" –los logros obtenidos en las dos primeras evaluaciones serán siempre los que determinen la calificación final con el "carácter adicional" de lo conseguido en el último trimestre no presencial–.

Foto: El consejero de Educación, Javier Imbroda. (EFE)

En el caso de que, a juicio del centro, el alumno no haya alcanzado los objetivos y competencias previstas durante el tiempo de actividad educativa presencial, los colegios deberán trabajar en este final de curso "de forma preferente" con estos escolares en aras a "conseguir el logro de los objetivos mínimos correspondientes a los dos primeros trimestres". Siempre, con el criterio general de que la repetición de curso y los suspensos se adopten con carácter excepcional y siempre justificados por un informe personalizado que estará a disposición de la Inspección de Educativo para la comprobación de que las carencias esgrimidas no obedecen a "situaciones de desigualdad" provocadas por el confinamiento.

El "retorno limitado a las aulas" se llevaría a cabo durante el "tramo final" del curso, priorizando los niveles educativos "especialmente sensibles"

La planificación educativa del Gobierno vasco contempla el regreso de la actividad docente presencial dentro de un "retorno limitado a las aulas" durante el "tramo final" del curso escolar que, en todo caso, está a expensas de las directrices que marquen los responsables de Sanidad, que determinarán la viabilidad de que los colegios vuelvan a abrir sus puertas. El Departamento de Educación es consciente de que "es imposible recuperar una normalidad absoluta en las aulas a lo largo de las próximas semanas", pero ha diseñado un posible retorno que atiende a aquellos niveles educativos considerados "especialmente sensibles".

Así, se contempla que los escolares de 4º de ESO y de 1º y 2º de Bachillerato retomen la educación presencial, así como los alumnos de 1º de los diferentes niveles de FP –Superior, Grado Medio y Básica–. Por su parte, los matriculados en 2º de Formación Profesional se reincorporarían a las prácticas en empresas, tal y como ocurriría en la actualidad en circunstancias normales, y, en caso de que esto no fuera factible, se "les ofrecería de manera excepcional un nuevo sistema de formación mixto on-line y presencial".

El Gobierno vasco contempla el retorno a las aulas de los estudiantes de 4ª de ESO y de 1º y 2º de Bachillerato, así como del alumnado de 1º de FP en los diferentes niveles, durante el "tramo final" del presente curso escolar, según se recoge en el plan educativo elaborado para responder a los efectos de la paralización de la actividad educativa presencial por la expansión del coronavirus, y que plantea que las repeticiones de curso se acometan con carácter excepcional. De cara a la evaluación definitiva, emplaza a los centros a tener en cuenta el nivel alcanzado por los escolares durante el segundo trimestre como "base fundamental".

Isabel Celaá Alumnos
El redactor recomienda