DISCURSO ANTE EL ÁRBOL DE GERNIKA

Urkullu obvia la gobernabilidad de España y a Cataluña en su mensaje de fin de año

El lehendakari elude referirse al beneficioso pacto alcanzado entre el PNV y Sánchez en Madrid y aboga por "ampliar los acuerdos entre diferentes" en torno al nuevo Estatuto vasco

Foto: Urkullu, durante su mensaje de fin de año junto al árbol de Gernika. (Irekia)
Urkullu, durante su mensaje de fin de año junto al árbol de Gernika. (Irekia)

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha evitado hacer alusiones a la gobernabilidad de España o al beneficioso acuerdo alcanzado este lunes por el PNV con el PSOE para posibilitar la investidura de Pedro Sánchez -con numerosas concesiones del candidato socialista a la formación nacionalista-, en su tradicional discurso de fin de año, en el que también ha obviado la situación que atraviesa Cataluña con el desafío soberanista que mantiene su homólogo Quim Torra.

El presidente vasco ha pasado por alto todas estas cuestiones que marcan la encendida agenda política española en el que ha sido su último discurso de la legislatura, con las elecciones autonómicas previstas para otoño de 2020. Para entonces no estará aprobada, en su caso, la reforma del Estatuto de Gernika de 1979 que aborda el Parlamento Vasco por falta material de tiempo para culminar su tramitación, y que el PNV pretende que recoja el reconocimiento del derecho a decidir dentro de un texto normativo de tinte soberanista.

Sí ha aludido Urkullu al debate sobre el futuro autogobiermo vasco para incidir en la necesidad de "alcanzar acuerdos entre diferentes" en torno al nuevo Estatuto de Autonomía ahora que la Cámara de Vitoria aborda una reforma que, sobre el papel, está abocada al fracaso ante las profundas discrepancias existentes en torno a las cuestiones nucleares, con el reconocimiento del derecho a decidir como gran escollo. PNV y EH Bildu consensuaron unas bases de marcado acento soberanista que sirvieron de punto de partida para el trabajo de los juristas designados por los partidos de cara a la redacción de un borrador que, si bien ha reducido el inicial tono independentista, sigue teniendo un contenido soberanista que aleja a los socialistas al entender que "rebasa" la Constitución.

No obstante, el acuerdo alcanzado entre el PNV y el PSOE este lunes en Madrid para el apoyo de los seis diputados 'jeltzales' a la investidura de Sánchez ha abierto la puerta a un viraje de los socialistas, que han dispuesto con los nacionalistas vascos impulsar "las reformas necesarias para adecuar la estructura del Estado al reconocimiento de las identidades territoriales, acordando, en su caso, las modificaciones legales necesarias, a fin de encontrar una solución tanto al contencioso en Cataluña como en la negociación y acuerdo del nuevo Estatuto del País Vasco, atendiendo a los sentimientos nacionales de pertenencia".

Urkullu llama al resto de partidos a "aunar fuerzas" para afrontar los retos, entre ellos el nuevo Estatuto: "Lo difícil es ampliar los acuerdos entre diferentes"

En este escenario, el lehendakari ha insistido en la necesidad de sumar al mayor número de fuerzas en torno al futuro del autogobierno vasco: "Lo fácil es acordar ese futuro solo entre quienes piensan igual. Lo difícil es ampliar y ensanchar los acuerdos entre diferentes. Representa un cambio de actitud, una forma más abierta e inclusiva de entender el 'nosotros y nosotras' del Pueblo Vasco. La clave es hacer un esfuerzo por aunar. Ampliar los puntos de encuentro desde el respeto", ha subrayado. Y no ha ido más allá durante su discurso, que ha pivotado en el llamamiento al resto de partidos a "aunar fuerzas y sumar voluntades" para afrontar los retos a futuro del País Vasco.

Para el que ha sido su último mensaje de fin de año de la legislatura, que ha tenido lugar por cuarta vez consecutiva al mediodía, cuando ha sido emitido por los diferentes canales de EiTB, Urkullu se ha situado ante el árbol de Gernika, en el interior de la Sede de las Juntas. El lehendakari ha escogido este escenario porque, como ha defendido, "simboliza y nos recuerda nuestros valores y aspiraciones, nuestros derechos históricos, y también las injusticias padecidas y, sobre todo, la capacidad de seguir adelante de este pueblo". "En este marco, con esta mirada, sugiero concentrar nuestros propósitos en torno a una palabra que resume la reflexión sobre el pasado y el deseo de cara al futuro. Esta palabra es aunar", ha resaltado.

Urkullu se ha situado ante el árbol de Gernika para dar un mensaje cargado de simbolismo: "Reúne la diversidad de sensibilidades de nuestra sociedad"

Hace apenas unos días en este emplazamiento se recordó las figuras de los lehendakaris José Antonio Aguirre y Jesus Mari Leizaola en un acto solemne que contó con la presencia de todos los presidentes vascos vivos ante el árbol de Gernika. En este mismo escenario, Urkullu ha puesto en valor la figura de Aguirre y Leizaola en su último mensaje del año, dotado de gran simbolismo. "Si algo les caracterizó fue su capacidad de aunar por encima de las diferencias, mantener la identidad cultural y el euskera en los momentos más difíciles. Buscar lo que unía a la sociedad vasca en un contexto de máxima adversidad. El árbol de Gernika es el símbolo que aúna, que reúne y une la diversidad de sensibilidades de nuestra sociedad", ha señalado.

Ahora, en este "tiempo distinto" marcado por "profundas dificultades e incertidumbres globales", el lehendakari ha advertido de que "tenemos desafíos que superan el horizonte de una generación" y que constituyen "retos de país", para lo cual -ha enfatizado- es necesario "aunar fuerzas y sumar voluntades" de cara a "consolidar las condiciones adecuadas para afrontarlos". Entre los desafíos a los que se enfrenta el País Vasco, Urkullu ha situado el empleo, con la consecución de nuevos modelos de trabajo y de empresa "más participativos e inclusivos" como gran objetivo, o el cambio climático, que obliga a "acelerar las respuestas y desarrollar nuevos sectores y oportunidades".

Igualmente, ha apuntado al reto demográfico y a la necesidad de dar respuesta a la integración y la solidaridad, que constituyen las "dos aspiraciones básicas" de la sociedad vasca, ya que "forman parte de nuestra identidad". "Tenemos el firme compromiso de reforzar las políticas públicas, avanzar en la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, garantizar el equilibrio y la justicia social", ha resaltado.

El llamamiento a "aunar" fuerzas ha marcado el discurso del lehendakari, que ha fijado el "sumar voluntades para enfrentar los retos y aprovechar las oportunidades que tenemos por delante" como su "propósito y propuesta para el nuevo año". "Debemos posponer lo que nos divide y anteponer lo que nos une. Bajo el árbol de Gernika, a las puertas del nuevo año, subrayo que lo importante para Euskadi es aunar. Agirre y Leizaola marcaron el camino progresivo del compromiso en el día a día, de la ilusión y la esperanza por un futuro mejor. Son un ejemplo y este es el modelo que proponemos. Mi deseo para este nuevo año es que nos volquemos en lo importante; que nos centremos en aunar", ha concluido.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios