PSOE y ERC pactan una votación ciudadana sobre las conclusiones de la mesa de diálogo
  1. España
  2. Cataluña
ACUERDO DE INVESTIDURA

PSOE y ERC pactan una votación ciudadana sobre las conclusiones de la mesa de diálogo

No queda claro el ámbito de la misma y dependerá de los cambios legales que tengan que aplicarse. Si se modifica el Estatut, se votaría en Cataluña. Si se cambia la Constitución, tendría ámbito nacional

Foto: PSOE y ERC pactan una votación ciudadana sobre las conclusiones de la mesa de diálogo
PSOE y ERC pactan una votación ciudadana sobre las conclusiones de la mesa de diálogo

PSOE y ERC han pactado que los acuerdos que surjan de la negociación en la que participen la Generalitat y el Gobierno español sobre el conflicto político en Cataluña sean refrendados por una votación. No queda claro el ámbito de la misma y dependerá de los cambios legales que tengan que aplicarse. Así, si se modifica el Estatut, se votaría en Cataluña. Si el cambio afectase a la Constitución, la votación tendría ámbito español, según han explicado fuentes conocedoras del breve documento en que se basa el acuerdo que facilitará la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Ejecutivo.

Según ha publicado el diario 'Ara', en la ejecutiva de ayer de ERC se leyó la siguiente frase como parte del breve documento acordado por republicanos y socialistas: "Los acuerdos serán sometidos a validación democrática a través de una consulta a la ciudadanía de Cataluña". La frase, como todo el acuerdo, resulta deliberadamente ambigua. La ciudadanía de Cataluña también votaría sobre un cambio constitucional, aunque lo hiciese el resto de España. Sería igual que el referéndum de la OTAN. Y si la modificación fuese sobre el Estatut, solo votarían los catalanes, tal y como determina el marco legal vigente.

Foto: ERC acepta un acuerdo de mínimos sin amnistía a la espera del Consell Nacional

Ha sido el propio Ábalos quien ha expresado que "es necesario que la población participe". "En todo caso, se trata de abrir un proceso de diálogo donde además podamos concitar el mayor apoyo posible dentro de Cataluña", explica, y señala que se necesita también "recomponer la convivencia en Cataluña: necesitamos superar el conflicto y para eso necesitamos también que la población pueda participar".

Además, en buena parte, se trata de un brindis al sol. En la mesa se podrá hablar de todo, pero los acuerdos tendrán que restringirse a lo que marca la ley o a modificaciones de la misma. Cambiar la Constitución obliga a buscar una mayoría de tres quintas partes en el Congreso. Modificar el Estatut supone reunir dos tercios del Parlament. Hoy por hoy, ni una cosa ni la otra parecen posibles, con lo que difícilmente se podría votar nada. Lo firmado en el acuerdo responde más a un deseo de las partes que a una posibilidad real de que se pueda llevar a cabo.

En un artículo publicado en noviembre en 'El Periódico de Catalunya', el exportavoz republicano en el Congreso Joan Tardà señalaba que el pacto ha de hacer posible “la resolución democrática del conflicto a través de un plebiscito en que autonomistas/federalistas, por un lado, e independentistas, por otro, puedan votar favorablemente su propia opción”. Es decir, que lo que se decida en la mesa debería tener una traslación política y una validación en las urnas.

ERC, a la defensiva

JxCAT ya ha dicho que rechaza el acuerdo. Por su parte, Quim Torra, ayer en su discurso de fin de año, afirmó: "No hay ninguna solución real para Cataluña que no implique reconocer el derecho de autodeterminación y su ejercicio. No podemos volver a caer en la trampa de engañarnos a nosotros mismos". La votación que reconoce el documento no puede traducirse como reconocimiento del derecho de autodeterminación, por mucho que ERC intente vendérselo así a sus bases.

Foto: Casado exige "la verdad" sobre el informe a favor de ERC y tantea la querella por filtrarlo

Lo que sí supone por parte de ERC es una aceptación realista de la situación y la voluntad de seguir haciendo política por encima de los planteamientos de bloqueo que defienden Carles Puigdemont y los suyos. Una Cataluña sin Presupuestos y una repetición electoral en España no benefician a los catalanes y ERC está dispuesta a jugar, después de más de un año de ir, poco a poco, rectificando su discurso.

Dejarse pelos

Es evidente que ERC se deja pelos en la gatera, tampoco se habla de amnistía. Pero también que es la única vía que permite seguir avanzando hacia una estrategia posibilista y que evita un colapso institucional tanto en Cataluña como en el conjunto de España.

Si las conversaciones en la mesa que crearán la Generalitat y el Gobierno español prosperan, el resultado final se parecería más a una refundación del Régimen del 78 ­—la monarquía no se cuestiona— que a una independencia de Cataluña, explican fuentes conocedoras de los contactos. El paralelismo histórico se parecería más al inicio de la Transición —incluso con Podemos en el Gobierno y un Pablo Iglesias jugando el rol que en su día desempeñó Santiago Carrillo— que a una ruptura de España.

Pedro Sánchez Marta Rovira Oriol Junqueras Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda