con bildu, podemos o los chalecos amarillos

Controles, atascos y más de 4.000 'ertzainas': Irún se blinda ante la contracumbre del G-7

La elevada presencia de agentes en torno a la frontera forma parte del operativo policial para garantizar la seguridad de la cumbre que reunirá en Biarritz a los principales mandatarios mundiales

Foto: Controles policiales en el puente de Santiago, de Irún. (EFE)
Controles policiales en el puente de Santiago, de Irún. (EFE)

“Si vas a cruzar a Francia, ten a mano el DNI”. La advertencia de un vecino de Irún extraña de buenas a primeras a la pareja de turistas españoles que le interpela por el camino para llegar a Hendaya. Pero Unai no habla a la ligera. Porque pasar la frontera sin tener la documentación consigo es estos días misión imposible. Lo dice desde la experiencia. Él mismo lo sufre en primera persona. Todos los días se ve obligado a cruzar la muga por motivos laborales y en cada uno de los pasos debe presentar el DNI a los numerosos agentes que estos días tienen tomados los diferentes puntos fronterizos.

La elevada presencia de agentes en torno a la frontera, excesiva para muchos vecinos de Irún, que protestan por los inconvenientes que generan los permanentes controles en el puente de Santiago, Behobia o el peaje de Biriatou, forma parte del amplio operativo policial establecido para blindar la cumbre del G-7 que reunirá este fin de semana en la cercana localidad francesa de Biarritz a los principales mandatarios mundiales. Este dispositivo sin precedentes en torno a la frontera engloba a los diferentes cuerpos policiales y militares de España y Francia.

Se contemplan "todos los escenarios posibles" ante la celebración de la contracumbre en Irún: no se descarta un posible cierre de la frontera

La reunión del G-7, en la que España participará como país invitado en una de las sesiones a pesar de no formar parte de esta alianza —a modo de reconocimiento al esfuerzo policial que debe acometer al otro lado de la muga—, ha abierto las fronteras a "todos los escenarios posibles". No se descartan incidentes protagonizados por organizaciones anticapitalistas y otro tipo de entidades que pretendan sembrar el caos en torno a la frontera de Irún, por lo que las autoridades españolas y galas han establecido un macrodespliegue de seguridad para hacer frente a posibles acciones violentas.

A la espera de la reunión del G-7, que se celebrará del 24 al 26 de agosto, ya están abiertas las puertas de la denominada contracumbre, organizada por más de un centenar de organismos a través de la Plataforma G-7 Ez (G-7 No, en euskera) en el recinto ferial de Ficoba, en Irún. El programa realizado para esta contracumbre, que cuenta con el respaldo de EH Bildu, Podemos o los chalecos amarillos franceses, incluye más de 70 actividades que se desarrollarán en la localidad fronteriza española y en municipios franceses próximos a Biarritz, que desde hace unos días está blindada para garantizar la seguridad de las delegaciones encabezadas por Donald Trump (Estados Unidos), Angela Merkel (Alemania), Boris Johnson (Reino Unido), Justin Trudeau (Canadá), Shinzo Abe (Japón), Emmanuel Macron (Francia) y el representante de Italia (estaba prevista la presencia del recientemente dimitido primer ministro, Giuseppe Conte).

A la espera de posibles incidentes violentos, los percances que se dan por seguros afectan al tráfico. Se espera un fin de semana caótico en la frontera con Francia. A la ya de por sí elevada afluencia de vehículos que soporta este paso durante estas fechas —unos 30.000 diarios—, con un gran movimiento del transporte pesado, hay que sumar la operación retorno de vacaciones, lo que amenaza con colapsar las carreteras en torno a este punto. La consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, admite que “no vamos a poder evitar al 100% todas las afecciones”.

Es el mal menor que se espera de cara a una cumbre para la que el Gobierno vasco ha movilizado a 4.000 agentes de la Ertzaintza —con competencias en orden público y tráfico— de todas las unidades, incluida la Brigada Móvil y antidisturbios, dentro de un dispositivo que incluye dos tanquetas para reprimir posibles actos violentos que apenas han pisado la calle. El Ejecutivo de Vitoria confía en que las afecciones se limiten al tráfico, pero trabaja con “todos los escenarios posibles”, incluso con el posible cierre de la frontera en caso de que se registre un caos a diferentes niveles. “No se puede descartar”, asevera Beltrán de Heredia, que se enfrenta a uno de los operativos de seguridad más importantes de la policía vasca.

Beltrán de Heredia visita este miércoles la mesa de seguimiento policial que se ha conformado en la sede de la Ertzaintza en Oiartzun. (EC)
Beltrán de Heredia visita este miércoles la mesa de seguimiento policial que se ha conformado en la sede de la Ertzaintza en Oiartzun. (EC)

El macrodespliegue del Gobierno español, que incluirá a más de un millar de agentes de los diferentes cuerpos policiales y militares, será presentado este jueves en San Sebastián por el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, que presidirá la constitución del centro de coordinación operativo (Cecor) en la sede de la Subdelegación del Gobierno de Guipúzcoa. Con posterioridad, visitará el control de seguridad de la Policía Nacional en el puente de Behobia y acudirá al embarcadero de Hondarribia para conocer el dispositivo de seguridad establecido por la Guardia Civil y subirse a bordo de una patrullera de este cuerpo policial.

El Ejército español también ha llevado a cabo labores de seguridad en Irún y sus inmediaciones de cara a la cumbre que se celebrará en la turística localidad francesa, situada a escasos 20 kilómetros de la frontera, y que movilizará en su conjunto a más de 13.000 agentes de las fuerzas de seguridad galas.

Irún está tomada estos días por los cuerpos policiales. Los controles también afectan al barco que une Hondarribia con Hendaya, cuyos pasajeros deben presentar la documentación a los gendarmes franceses y agentes españoles, que revisan igualmente todas las maletas, mochilas y demás equipos que portan los ciudadanos. También se dan restricciones en el transporte público, con el Topo de Euskotren —una especie de tren de cercanías­— que ha eliminado la entrada a Hendaya.

En previsión del caos circulatorio de este fin de semana, los llamamientos a evitar el paso por la frontera durante estos próximos días son constantes desde las diferentes instituciones: los gobiernos vasco y navarro, la Dirección General de Tráfico (DGT) o la Diputación de Guipúzcoa han emplazado a los conductores a no circular por esta zona. Con el fin de minimizar los efectos, se han editado 90.000 folletos en cuatro idiomas que se repartirán en áreas de servicio, peajes y puntos de venta de tiques a Marruecos instando a los conductores a evitar el peaje de Biriatou. Como itinerarios alternativos, se proponen los pasos de La Junquera (Girona), el túnel de Somport y el puerto de Portalet (Huesca) y Valcarlos (Navarra).

El peor de los escenarios circulatorios está en las quinielas. De hecho, las afecciones al tráfico son una realidad desde hace días por la intensa afluencia de vehículos y los exhaustivos controles policiales en la frontera. Esta misma tarde, las retenciones en el peaje de Biriatou ya alcanzaban los siete kilómetros. Pero las afecciones no se limitan al tráfico y llegan también a nivel comercial. En especial, en los negocios establecidos en el paso de Behobia, lugar de peregrinaje de muchos ciudadanos franceses para comprar tabaco y alcohol, que ha perdido gran parte del movimiento diario por los controles policiales. Pocos quieren arriesgarse a perder la mercancía.

Oficinas bancarias y comercios han cerrado y protegido sus cristaleras con tablones en previsión de incidentes por los asistentes a la contracumbre

En Hendaya, oficinas bancarias y comercios han cerrado y protegido sus cristaleras con tablones en previsión de incidentes producidos por los asistentes a la contracumbre, cuyas actividades reunirán a más de 10.000 personas, según las previsiones de la organización. A este respecto, las autoridades contemplan como posibles escenarios el corte de autopistas, carreteras o vías de ferrocarril a cargo de los chalecos amarillos, que cuentan con un espacio propio en Ficoba dentro de la contracumbre, con la ayuda de organizaciones del entorno ‘abertzale’. El foco principal está puesto en la manifestación del sábado, que saldrá de Irún y llegará a Hendaya para protestar por la presencia de los principales mandatarios mundiales en Biarritz.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios