Abolir el delito de terrorismo, drogas legales, parar el AVE... Por esto se pide la soberanía
  1. España
  2. País Vasco
la anC vasca recopila 2019 razones

Abolir el delito de terrorismo, drogas legales, parar el AVE... Por esto se pide la soberanía

Paralizar la alta velocidad, arrinconar al castellano, eliminar los delitos de rebelión, sedición y odio del Código Penal o imponer un salario mínimo de 1.200 euros son motivos que esgrimen los ciudadanos

placeholder Foto: Participantes en la cadena humana soberanista que unió las tres capitales vascas el 10 de junio. (EFE)
Participantes en la cadena humana soberanista que unió las tres capitales vascas el 10 de junio. (EFE)

¿Cuáles son los motivos que esgrime la ciudadanía vasca para reclamar el reconocimiento del derecho a decidir? La plataforma soberanista Gure Esku Dago (Está en nuestras manos) ha recopilado 2.019 razones en un documento bautizado como ‘pacto ciudadano’, que va a llevar a las instituciones vascas de cara a lograr el próximo año un “pacto de país” que permita abrir tras las elecciones “un nuevo ciclo soberanista”. Entre las motivaciones que se apuntan para que el pueblo vasco tenga capacidad de decisión, está la eliminación de los delitos de terrorismo, rebelión, sedición y de odio del Código Penal, la legalización de las drogas y la eutanasia, la paralización del proyecto para la llegada de la alta velocidad, el arrinconamiento del castellano, la implantación de un salario mínimo de 1.200 euros o la remuneración de la profesión de ama de casa.

También la defensa del derecho a decidir del pueblo vasco se sustenta en cuestiones sorprendentes, como eliminar el maltrato animal de todas las fiestas, implantar la gratuidad del euskera a ‘los de fuera’, limitar el poder de las multinacionales en la economía o no fomentar desde el ámbito público la construcción de nuevas viviendas. Incluso, en más de una ocasión, se apela al poder participar en Eurovisión bajo la ikurriña como motivo para ejercer el derecho a decidir. “Para poder escuchar ‘ten points’ para el País Vasco en Eurovisión”, se recoge en el documento.

Foto: Participantes en la cadena humana por el derecho a decidir organizada por Gure Esku Dago en 2014. (EFE)

Este ‘pacto ciudadano’ se compone de las respuestas que ha ido recogiendo durante los últimos meses esta especie de Asamblea Nacional Catalana en el País Vasco, con la vocación de que estas motivaciones sirvan de base para “acordar y decidir el estatus político que queremos” entre todos los agentes vascos. La presentación de este documento fue el colofón a la cadena humana que unió las tres capitales vascas el pasado domingo y a la que se sumó ‘con todo’ el PNV, que acentuó su perfil soberanista con la participación de sus principales cargos políticos e institucionales, con la salvedad del lendakari, Iñigo Urkullu.

Esta recopilación de razones va a llegar a las instituciones en un momento en que el PNV y EH Bildu están sentando en el Parlamento vasco las bases de la reforma del Estatuto de Gernika con un planteamiento de elevado tono soberanista. Ambas formaciones han consensuado las propuestas para el Preámbulo y el Título Preliminar del futuro texto normativo, que reconoce el derecho a decidir del pueblo vasco, abre la puerta a la celebración de un referéndum independentista, recoge "la nacionalidad vasca" y establece una relación federal y de “no subordinación” con el Estado.

El documento con las 2.019 razones se va a remitir a las instituciones de cara a lograr un "pacto de país" que permita abrir "un nuevo ciclo soberanista"

Las 2.019 razones están agrupadas en cinco áreas —cultura, bienestar, ciudadanía, nuestra tierra y otras— y se sustentan en los “principios” de la soberanía, la legitimidad democrática, el consenso, la legalidad, la participación, la eficacia, la igualdad política, la justicia social y la responsabilidad. La lista de argumentos por los cuales se debe decidir se cierra con una motivación muy sintomática a modo de advertencia: “Porque nuestro futuro está en juego”, se refleja. No es el único mensaje en este sentido. “Nos jugamos nuestra supervivencia” o “ser una nación política con capacidad para decidir es la única manera de garantizar la supervivencia y desarrollo” son planteamientos que se recogen en el documento.

A grandes rasgos, la inmensa mayoría de las razones que se esgrimen para ejercer el derecho a decidir aluden a las históricas demandas del nacionalismo vasco: esto es, la independencia, la oficialidad de las selecciones deportivas vascas, la salida de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FSE), la soberanía fiscal, un modelo educativo euskaldún, la Justicia propia… En este último ámbito, se reclama la capacidad de decisión del pueblo vasco para que “no haya delito de terrorismo en el Código Penal” o desaparezcan los delitos de rebelión y sedición, y de odio, así como para acabar con “tribunales de excepción” como la Audiencia Nacional que se basan en la “venganza”, y “castigar” los crímenes del franquismo.

Entre las razones para ejercer el derecho a decidir, están la concesión de beneficios a los presos de ETA y el retorno al País Vasco de los etarras huidos

No faltan entre las razones la concesión de beneficios a los presos de ETA y el retorno al País Vasco de los etarras huidos. Tampoco el impulso de políticas “reales” contra la tortura, la salida de la Guardia Civil y la Policía Nacional del País Vasco, el desarrollo de una política penitenciaria que impida “encarcelar a la disidencia política”. El derecho a decidir también se reivindica para desterrar al castellano y que el euskera pase a ser el único idioma oficial y la única lengua para relacionarse con la Administración, para dejar de ser “un funcionario español”, para dejar de financiar a la Casa Real, para implantar el DNI vasco, para suprimir la bandera española de las instituciones o para que Navarra se adhiera al País Vasco.

Más allá del grueso de reivindicaciones propias del nacionalismo, en el documento se apunta a la soberanía del País Vasco para “abordar sin miedos el debate de la legalización de las drogas” y para que todos los clubes de fumadores de marihuana tengan carácter legal. O para que la eutanasia no sea penalizada. “Quiero poder decidir sobre mi vida, y eso incluye la decisión sobre cuándo dar por finalizada mi vida. La vida alargada artificialmente y sin poder disfrutarla y vivirla no es vida, y se debe poder tomar una decisión sobre ello. Es importante abrir un debate sobre la eutanasia”, se apunta como una de las razones.

Foto: Rufián se hace un selfie con una fan antes de participar en la cadena humana soberanista en San Sebastián. (EFE)

Lograr un sistema público de pensiones, aprobar una pensión mínima de 1.080 euros, gestionar una Seguridad Social propia, implantar una jornada laboral de 35 horas, impedir la apertura de tiendas en domingos y festivos, eliminar las energías que “destruyan el planeta”, contrarrestar la brecha salarial, desarrollar un modelo de turismo propio o poner el patrimonio de la Iglesia en manos de los ciudadanos son algunos de los argumentos que esgrime la ciudadanía para lograr mejoras en el ámbito del bienestar con un País Vasco soberano. Igualmente, se quiere decidir para que “las amas de casa estén remuneradas”, para que “los trabajos de cuidador dejen de ser invisibles”, para “impulsar en los comedores escolares una alimentación infantil más sana sustentada en productos locales y de temporada”…

Algunas de las propuestas recogidas en este ‘pacto ciudadano’ aluden a actuaciones que ya están en manos de las administraciones vascas y otras aluden a cuestiones europeas que resultan inviables de materializar con o sin soberanía. Entre la sucesión de motivos, también está conseguir una “EiTB vasca y plural”, “llevar el ‘Gernika’ [cuadro] a Gernika [municipio]”, “lograr una sociedad feminista” y otorgar a los políticos unos sueldos “según su valía”, entre otros.

Todas estas motivaciones constituyen la “aportación” que va a hacer Gure Esku Dago para dejar constancia de “la necesidad de abordar” el debate sobre el derecho a decidir. “Hay razones, hay motivos”, sostiene la plataforma soberanista vasca, que defiende que ahora corresponde a la ponencia de autogobierno creada en el Parlamento vasco para abordar la reforma estatutaria y a otros foros decidir qué pasos se deben dar en esta vía soberanista. La mirada está puesta en 2019, fecha en que habrá elecciones municipales y forales en el País Vasco y generales en España —en Navarra, además, habrá comicios autonómicos—. Ese año “va a ser decisivo para dar pasos significativos en el ejercicio del derecho a decidir”, según deja constancia la ANC vasca en el denominado ‘pacto ciudadano’.

Independencia Código Penal Nacionalismo Noticias de País Vasco Presos etarras Drogas
El redactor recomienda