Es noticia
Menú
Almeida acelera antes del año electoral y ultima las grandes obras de su mandato en Madrid
  1. España
  2. Madrid
Objetivo: vender gestión

Almeida acelera antes del año electoral y ultima las grandes obras de su mandato en Madrid

El Ayuntamiento, que ya ha finalizado la reforma del nudo norte, encara la recta final de proyectos clave como la transformación de la Puerta del Sol o la cubrición de la M-30 a su paso por el antiguo Calderón

Foto: Almeida junto dos concejalas en las obras de la M-30. (EFE/Mariscal)
Almeida junto dos concejalas en las obras de la M-30. (EFE/Mariscal)

El final de la legislatura en Madrid coincidirá con la conclusión de los principales proyectos urbanísticos iniciados o desarrollados durante el mandato de José Luis Martínez-Almeida. El Ayuntamiento de la capital ha pisado el acelerador antes del año electoral y ultima ya las grandes obras de la ciudad, con la agenda del alcalde volcada en reivindicar la gestión de su Gobierno. El lunes pasado anunció la reapertura de la Puerta del Sol para el puente de la Constitución, cuya reforma estará completamente acabada entre marzo y abril, y el viernes visitó el tramo de la M-30 a su paso por el antiguo Vicente Calderón, que desde hoy discurrirá por el trazado definitivo y estará cubierto en primavera. No es algo excepcional. Hace una semana, finalizaron los trabajos en el nudo norte y la previsión es que en los próximos meses pueda hacerse lo propio con otros planes como el desmontaje del puente de Pedro Bosch (Retiro) o el carril bici de la Castellana.

Foto: Javier Ortega Smith interpela a José Luis Martínez-Almeida, durante una sesión del pleno. (EFE/Javier Lizón)

Los actos del alcalde durante los últimos días dan una pista de cuál será la estrategia a seguir antes de la cita con las urnas. "Estamos haciendo en cuatro años el trabajo que debería haber sido en ocho", dijo Almeida el pasado lunes, junto a Isabel Díaz Ayuso, en su visita a las obras de Sol. Lo cierto es que la gestión de la ciudad y los grandes proyectos han sido su talón de Aquiles en Cibeles, más allá de escándalos políticos como la trama de espionaje a la presidenta de la Comunidad de Madrid o el pelotazo de los comisionistas en la compra de material sanitario durante la pandemia. Este ha sido uno de los principales argumentos de la oposición durante todo este tiempo, pero también para algunas voces en la coalición con Ciudadanos, sobre todo cuando el regidor asumió la portavocía del PP.

El objetivo del Consistorio ahora, a seis meses para las elecciones del 28 de mayo, es dejar atrás estos episodios y poner en valor el trabajo realizado para transformar la ciudad. De las palabras del alcalde en cada intervención se deduce cuál será la carta de presentación para renovar su mandato: gestión, gestión y gestión. La reapertura de la Puerta del Sol es el mejor ejemplo. Almeida y Ayuso comparecieron juntos en un acto institucional por primera vez en mucho tiempo para anunciar la vuelta a normalidad en la plaza más famosa de España, que encara la recta final de su transformación.

Los grandes proyectos han sido uno de los talones de Aquiles de Almeida, sobre todo tras asumir la portavocía del PP

El momento tampoco es casual. El Kilómetro Cero volverá a ser transitable a las puertas de uno de los puentes con mayor actividad comercial en Madrid, apenas a unas semanas de la Navidad. Los dirigentes populares, de hecho, destacaron que esos días concentran el 30% de la facturación anual de tiendas y hosteleros. Y por ello instaron al Gobierno de Pedro Sánchez a que haga una excepción en su decreto de ahorro energético y permita que los escaparates estén encendidos más allá de las 10 de la noche. Así, al tiempo que denuncian la "ruina" que provocan el PSOE y Unidas Podemos, desde el PP de Madrid se afanan en reivindicar las políticas desarrolladas en la capital y la región como la mejor receta para crecer y hacer frente a la crisis económica.

Madrid Río, precisamente, es uno de los hitos de esta fórmula. Y José Luis Martínez-Almeida se presentará el 28 de mayo con la cubrición de la M-30 como uno de sus avales, aunque el plan arrancó en legislaturas pasadas. El tráfico en la vía de circunvalación a su paso por el ámbito Mahou-Calderón ha sido restablecido a su trazado definitivo esta madrugada, por lo que el desvío provisional que se abrió tras la demolición del estadio del Atlético de Madrid pasará a la historia.

Foto: Obras en la Puerta del Sol. (EFE/Mariscal)

Fuentes del Área de Obras y Equipamientos señalan que la restitución de la circulación abre un nuevo periodo en el proyecto, pues lo último que queda ya es techar una parte de este tramo. El túnel es perfectamente reconocible y solo restan unos metros por cubrir. Los próximos pasos, explican desde la concejalía que dirige Paloma García Romero (PP), serán completar la obra civil y conectar e integrar las nuevas instalaciones al sistema de control de la M-30. Los trabajos finalizarán en primavera.

10 días antes de visitar la M-30, el alcalde anunció la apertura del último paso inferior del nudo norte. Esta reforma, acabada a seis meses de las elecciones, pretende finalizar con otro de los puntos débiles de la legislatura: los atascos. La congestión del tráfico ha pasado a ser uno de los principales problemas de los madrileños, según la última encuesta de calidad de vida del Ayuntamiento de Madrid, y el equipo de Gobierno aspira a que el nuevo trenzado alivie la situación en uno de los puntos más problemáticos de la ciudad.

Carrera a las urnas

La previsión es que la agenda de los últimos días se intensifique a medida que avanzan los meses y se recrudezca la campaña. Las inauguraciones, los anuncios y los planes de futuro serán una constante, incluyendo grandes actuaciones y proyectos más modestos, como la reforma de la céntrica plaza de Pontejos. Además, si se cumplen los plazos marcados por el equipo de Gobierno, en primavera también se acabará uno de los tramos del carril bici de la Castellana y se finalizará el desmontaje de uno de los últimos scalextric de la capital, el de Pedro Bosch, en el barrio de Pacífico (Retiro). El ritmo es tal que el propio alcalde reconoció el pasado lunes el "frenesí" de obras en la ciudad, tras pedir disculpas por las molestias ocasionadas.

Foto: Render del proyecto final del encubrimiento de la M30. (Ayuntamiento de Madrid)

La estrategia de José Luis Martínez-Almeida tendrá una réplica en Begoña Villacís, que sitúa la gestión en Cibeles como el último clavo ardiendo para que Ciudadanos no desaparezca en la Comunidad de Madrid. Y también con el plan de la oposición, que tanto a izquierda como a derecha coinciden en la "debilidad" del alcalde y su agotamiento al frente de Cibeles. Más Madrid, presumiblemente con Rita Maestre a la cabeza; y el PSOE, con Reyes Maroto, están convencidos de que el trabajo del PP durante los últimos años es precisamente su principal argumento, con la falta de modelo y los problemas con la limpieza como principales activos. Ambas confían en que la suma de fuerzas, que podría incorporar a Podemos, será suficiente para un nuevo cambio en la ciudad.

Si el dirigente popular mira a su derecha, la situación no es mejor. Vox, consciente de que puede crecer en la capital, continúa con su estrategia de desgaste y, como hace un año, amenaza con boicotear los presupuestos para 2023. Desde el equipo de Gobierno, de hecho, asumen que Javier Ortega Smith no dará su brazo a torcer y volverá a votar en contra de las cuentas en un momento clave. Las líneas rojas establecidas por la formación ultraconservadora, relativas a Madrid 360 y las restricciones de tráfico en varios puntos de la ciudad, son recibidas en el Ayuntamiento de Madrid como una exigencia "inasumible". La tensión entre ambos partidos es total y tiene difícil reconciliación, hasta el punto de que Ortega Smith asegura ahora que no apoyará un Gobierno de Almeida.

El final de la legislatura en Madrid coincidirá con la conclusión de los principales proyectos urbanísticos iniciados o desarrollados durante el mandato de José Luis Martínez-Almeida. El Ayuntamiento de la capital ha pisado el acelerador antes del año electoral y ultima ya las grandes obras de la ciudad, con la agenda del alcalde volcada en reivindicar la gestión de su Gobierno. El lunes pasado anunció la reapertura de la Puerta del Sol para el puente de la Constitución, cuya reforma estará completamente acabada entre marzo y abril, y el viernes visitó el tramo de la M-30 a su paso por el antiguo Vicente Calderón, que desde hoy discurrirá por el trazado definitivo y estará cubierto en primavera. No es algo excepcional. Hace una semana, finalizaron los trabajos en el nudo norte y la previsión es que en los próximos meses pueda hacerse lo propio con otros planes como el desmontaje del puente de Pedro Bosch (Retiro) o el carril bici de la Castellana.

José Luis Martínez-Almeida Ayuntamiento de Madrid Partido Popular (PP)
El redactor recomienda