Es noticia
Menú
Aquí no hay playa... ni tampoco muchas piscinas: la odisea de refrescarse en Madrid
  1. España
  2. Madrid
En mayo abrieron 17 de 22

Aquí no hay playa... ni tampoco muchas piscinas: la odisea de refrescarse en Madrid

En la capital hay una piscina pública por cada 145.000 habitantes, muy por encima de la media española. Las asociaciones vecinales alertan de la urgencia de mejorar el servicio

Foto: Vista de la piscina municipal de la Casa de Campo. (EFE/Javier López)
Vista de la piscina municipal de la Casa de Campo. (EFE/Javier López)

Suenan las cigarras, una leve charla, carcajadas a lo lejos y algún chasquido de un cuerpo contra el agua. La piscina de Casa de Campo ha sido la más visitada durante el primer mes de campaña de 2022, con una media de 2.434 entradas al día, seguida de Aluche (1085) y Hortaleza (979). Aunque es la más demandada con diferencia y cuenta con tres espacios para el baño, aún está apacible a las cinco de la tarde. Es una excepción por el clima cambiante de la semana.

Fuera, Luis Arribas es el primero para coger las entradas en una cola que se ha duplicado en un cuarto de hora: son unos 32 chavales, padres e hijos. Y él, que tiene 83 años. “He esperado unos quince minutos. Siempre me atienden enseguida”, cuenta ataviado con su toalla y su bañador. Prefiere venir a este recinto por su precio. “Está bien para pasar las tardes. Es muy tranquila, aunque hay mucha gente”, admite.

Foto: Apertura de las piscinas municipales de Madrid. Foto: EFE/Emilio Naranjo

Al final de la cola están Raquel Quindos y María del Pozo, dos chicas de 24 años que no han podido reservar por la aplicación del Ayuntamiento.“Hace mucho calor y es el mejor plan”, señala una de ellas. Ellas se han desplazado hasta Casa de Campo por disponibilidad. “La piscina que está cerca de nuestra casa, por el barrio del Pilar, está cerrada”, apunta la otra amiga.

Todos coinciden en que el verano llama a los madrileños a refrescarse y en que no abundan las opciones. La media española es de una piscina pública por cada 59.000 vecinos, pero en Madrid se duplica: el ratio es de una por cada 145.000 (contando las de la Comunidad). Quique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), explica que hay un problema de raíz: “La red de albercas se hizo a finales de los años 80, mediados de los 90 y no se ha renovado. Se han hecho obras de mantenimiento, mejora, reparación, pero nada más. Y la ciudad ha crecido muchísimo desde entonces”.

placeholder Piscina Municipal de Aluche. (EFE/Víctor Lerena)
Piscina Municipal de Aluche. (EFE/Víctor Lerena)

En total, Madrid cuenta con 21 instalaciones de baño abiertas. Pero, según Villalobos, no son suficientes para hacer frente a las olas de calor. Hay distritos sin piscina, “como Barajas, o Retiro”, “no afecta a una única zona, está generalizado”, añade. A eso se le suma el protocolo covid, que obliga a casi todos los interesados a hacer las gestiones en línea. “En la venta en taquilla se reservan un 5% de las entradas a mayores de 65 años y personas con algún tipo de discapacidad”, explican desde el Ayuntamiento. El presidente de la federación apunta la traba que supone ese porcentaje tan reducido, unido a las colas: “En general, afecta a quien tiene menor renta y no posee smartphone, y a los que sufren la brecha digital, como las personas mayores”.

En definitiva, la ausencia de estos espacios, cuya entrada cuesta entre 1,35 y 5 euros, acentúa las desigualdades y hace que los ciudadanos se acostumbren a carecer de estos recursos, según Villalobos: “Si no hay servicio público, termina por olvidarse en el imaginario y se normaliza. Desaparece esa demanda. Es gravísimo”.

Barrios sin piscinas

El pasado sábado se estrenaron tres de las cuatro piscinas que pertenecen a la Comunidad de Madrid: en el Parque Deportivo Puerta de Hierro, en las instalaciones de Canal de Isabel II, y en el complejo de San Vicente de Paúl, según anunció la institución en un comunicado. Y este viernes se sumó el Centro de Natación M-86, en Estrella.

Por parte del Ayuntamiento, “el sábado 14 de mayo abrieron 17 de las 22 piscinas municipales, a las que se unirán en las próximas dos semanas Santa Ana y la piscina de Vallecas, tras concluir las obras de remodelación que se están realizando”. Además, van a construir en calle Mistral (Barajas) y paseo de la Dirección (Tetuán) “por valor de 7,5 millones de euros”.

Foto: Una mujer en un flotador en la antigua piscina de Lago. (Archivo de Madrid)

Aun así, quedan tres piscinas restantes: Vicente del Bosque (Metro Begoña, barrio de El Pilar), Luis Aragonés (Canillas, Hortaleza) y Francos Rodríguez (Ciudad Universitaria, Moncla-Aravaca) que, según indican, “no podrán abrir por estar ejecutándose obras de remodelación y mejoras en sus instalaciones”.

Mari Carmen Lostal, presidenta de la Asociación Vecinal Villa Rosa (al este de Hortaleza), cuenta en una llamada que las obras de la piscina de Luis Aragonés empezaron con el calor, pese a que los desperfectos en el pabellón y en los vestuarios se produjeron por el temporal Filomena. La otra opción que tienen los vecinos del barrio es irse al noroeste de Hortaleza: “Tenemos que coger dos autobuses, o un metro y un autobús. Podrían habernos puesto un transporte directo. Aquí venía mucha gente de otros distritos”.

placeholder Un bañista en la Piscina Municipal de Casa de Campo. (EFE/Javier López)
Un bañista en la Piscina Municipal de Casa de Campo. (EFE/Javier López)

Lostal recuerda que los arreglos iban a empezar a principios de junio: “Nos comentaron que no entraban dentro de los presupuestos y que tenían que gastar lo que ellos llaman remanente”. Para ella, “el verano ya está fastidiado”, pero tiene la esperanza de que los habitantes puedan disfrutar del espacio el año que viene.

Los vecinos de Moncloa-Aravaca y Tetuán se encuentran en la misma situación: siguen a la espera de volver a pisar la pileta de Francos Rodríguez, conocida como Don Quijote, que lleva cerrada tres años. Antonio Granero, presidente de la Asociación Vecinal Cuatro Caminos-Tetuán, cuenta que fue a causa de la caída de un árbol: “Lo abandonaron dos años y hace 6 meses comenzaron una remodelación total”.

Foto: Piscina municipal de la Casa de Campo, en Madrid, el pasado mes de mayo (EFE)

Los afectados se han organizado, han convocado concentraciones y han pedido que se tenga en cuenta a las familias, que pasaban allí sus días libres. “Eran los principales usuarios y, de momento, no nos han asegurado que en la nueva piscina haya césped para ellos. También hemos visto que han talado muchos árboles, por lo que nos quedaremos sin sombra”. Según sus estimaciones, tendrán que esperar más de un año para volver a refrescarse.

Encontrarle una solución eficaz es la mejor apuesta a futuro. Villalobos, presidente de la FRAVM, incide en el vuelco que dará el mundo por el cambio climático. “La ola de calor de este mes no será algo anómalo; llegará en mayo, julio y septiembre. Será abrasador”. Aquello pesará más por la crisis económica. “Habrá gente que podrá tener unas condiciones adecuadas a las ambientales, pero otras personas no tendrán accesibilidad o una vivienda aislada con sistemas de climatización”, sentencia. Le parece característico que se invierta dinero en arreglar la Plaza de España, la Puerta del Sol o la Gran Vía: “Son obras faraónicas, y con esos recursos se podrían dotar a los barrios de necesidades importantes”.

Suenan las cigarras, una leve charla, carcajadas a lo lejos y algún chasquido de un cuerpo contra el agua. La piscina de Casa de Campo ha sido la más visitada durante el primer mes de campaña de 2022, con una media de 2.434 entradas al día, seguida de Aluche (1085) y Hortaleza (979). Aunque es la más demandada con diferencia y cuenta con tres espacios para el baño, aún está apacible a las cinco de la tarde. Es una excepción por el clima cambiante de la semana.

Madrid Piscina