Es noticia
Menú
Ayuso premia en el PP de Madrid a los números dos de sus consejeros casadistas señalados
  1. España
  2. Madrid
Recta final de la legislatura

Ayuso premia en el PP de Madrid a los números dos de sus consejeros casadistas señalados

David Pérez (Transportes) y Carlos Izquierdo (Administración Local) encaran el último año de legislatura en una situación complicada. Marcados desde la crisis del PP, sus viceconsejeros forman parte del equipo de confianza de la presidenta

Foto: David Pérez, junto a Isabel Díaz Ayuso, durante su toma de posesión como consejero. (EFE/J.J. Guillén)
David Pérez, junto a Isabel Díaz Ayuso, durante su toma de posesión como consejero. (EFE/J.J. Guillén)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La crisis interna del PP dejó en Madrid algunos señalados que siguen atrapados en una especie de purgatorio. Aunque Isabel Díaz Ayuso ha tratado de alejar cualquier sospecha de purga, también en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, los cambios en la estructura orgánica del partido deslizan lo contrario. Dos de los nombres que confirman esta teoría son el consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, y el de Administración Local y Digitalización, Carlos Izquierdo. Además de desaparecer por completo del organigrama de la dirección regional, encaran el último año de la legislatura en una situación algo complicada y extraña: sus segundos en las consejerías han ganado peso entre los populares y forman parte del círculo de confianza de la baronesa madrileña.

Carlos Díaz-Pache, viceconsejero de Transportes e Infraestructuras; y José Antonio Sánchez Serrano, con el mismo cargo en Administración Local y Digitalización, forman parte de la revolución consumada por Ayuso en el PP de Madrid en el congreso de hace dos semanas. El primero ha entrado como responsable del comité electoral, mientras que el segundo ha hecho lo propio como secretario de municipios. Los dos figuran también como vocales del comité ejecutivo autonómico.

Foto: Fotografía: Alberto Ortega/Europa Press

Fuentes cercanas a ambas consejerías destacan el ascenso fulgurante de Díaz-Pache y Sánchez Serrano desde que Ayuso asumió la presidencia de la Comunidad de Madrid. Algunas voces, incluso, señalan que podrían tomar el relevo de Pérez e Izquierdo en la próxima legislatura si el PP vuelve a ganar las elecciones. En el equipo de la dirigente madrileña, los sitúan en el perfil que se buscaba para renovar el partido. "Gente joven y de confianza de la presidenta", declaran.

Sea como fuere, su designación para la ejecutiva plantea una situación que no es muy habitual. Siguiendo un orden jerárquico, en los próximos meses se dará la circunstancia de que los dos consejeros tendrán por debajo en la Comunidad de Madrid a dos cargos que a nivel orgánico están mejor considerados que ellos, con más peso y totalmente respaldados por la presidenta. Marcados por su afinidad con Pablo Casado, Pérez e Izquierdo encaran el final de la legislatura en una situación comprometida. No solo por las posibles complicaciones en los equilibrios de poder, también porque la sombra de la crisis es muy alargada.

Fuentes próximas al nuevo equipo de dirección, sin embargo, niegan que haya algo premeditado en este movimiento y argumentan que ningún consejero de la Comunidad de Madrid ha asumido algún puesto en la nueva estructura. Es cierto, pero también lo es que otros dirigentes autonómicos como Javier Fernández-Lasquetty o Paloma Martín, afines a Isabel Díaz Ayuso, sí han entrado como vocales de la Junta Directiva de libre designación. David Pérez y Carlos Izquierda actuaban como vicesecretarios de Organización y de Estudios y Programas, respectivamente, en la anterior cúpula del PP de Madrid, cercana a Pablo Casado. Los dos consejeros, al igual que casadistas como Ana Camins o Marimar Blanco, han desaparecido del organigrama popular.

Foto: Ayuso, junto a los alcaldes de Pozuelo y Majadahonda (a su derecha) y otros cargos y simpatizantes, el pasado 1 de mayo, durante un acto de campaña. (EFE/Luca Piergiovanni)

David Pérez y Carlos Izquierdo quedaron señalados durante la guerra que dinamitó el partido a finales de febrero. También el titular de Presidencia y Justicia, Enrique López. Pese a que ninguno forma parte del círculo de confianza de Ayuso y el runrún no ha desaparecido, la propia presidenta de la Comunidad de Madrid aseguró públicamente que no hará cambios en el último año de legislatura. "Estoy muy orgullosa de todos ellos", dijo la baronesa madrileña sobre sus consejeros hace semanas.

Elecciones de 2023

La incertidumbre es similar a la que se ha instalado en la zona noroeste de la Comunidad de Madrid, donde se ubican los principales feudos del Partido Popular. Como informó El Confidencial, los alcaldes de Pozuelo de Alarcón, Las Rozas y Majadahonda también quedaron señalados en la crisis interna por su ambigüedad o rechazo a adelantar el congreso regional que generó el conflicto. Susana Pérez Quislant, José de la Uz y José Luis Álvarez Ustarroz tampoco tienen cargos orgánicos en el partido. Igualmente, se prevé una renovación integral de Nuevas Generaciones, donde los lazos con Casado o Ángel Carromero eran muy fuertes hasta hace unos meses.

Foto: Isabel Díaz Ayuso habla con José Luis Martínez-Almeida, durante el congreso del PP de Madrid. (EFE/Mariscal)

Los cambios en la organización juvenil, precisamente, fueron uno de los puntos a tratar en la primera reunión del nuevo Comité de Dirección, que se celebró este miércoles. Según explicó el secretario general, Alfonso Serrano, esta actuación se abordará en otoño, así como la convención ideológica, que servirá para "relanzar un programa político del PP de Madrid" y como base para los programas de cara a las elecciones autonómicas y municipales. En los próximos meses, además, se designarán los candidatos. “Tenemos un objetivo: que el resultado de mayo de 2023 refleje un contagio con lo que la gente votó el pasado 4 de mayo de 2021”, declaró Serrano.

La crisis interna del PP dejó en Madrid algunos señalados que siguen atrapados en una especie de purgatorio. Aunque Isabel Díaz Ayuso ha tratado de alejar cualquier sospecha de purga, también en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, los cambios en la estructura orgánica del partido deslizan lo contrario. Dos de los nombres que confirman esta teoría son el consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, y el de Administración Local y Digitalización, Carlos Izquierdo. Además de desaparecer por completo del organigrama de la dirección regional, encaran el último año de la legislatura en una situación algo complicada y extraña: sus segundos en las consejerías han ganado peso entre los populares y forman parte del círculo de confianza de la baronesa madrileña.

PP de Madrid Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda