Es noticia
Menú
Las bandas latinas hace tiempo que son españolas: perfil del pandillero
  1. España
  2. Madrid
MENORES DE 14 Y CON INSTAGRAM

Las bandas latinas hace tiempo que son españolas: perfil del pandillero

Las grupos juveniles no solo han cambiado la nacionalidad de sus integrantes, sino que han cambiado su forma de operar. Las redes sociales juegan un papel clave

Foto: Dos jóvenes frente al homenaje a Jaime G. (EFE/Mariscal)
Dos jóvenes frente al homenaje a Jaime G. (EFE/Mariscal)

La llama de las velas rojas del altar que construyeron los amigos de Jaime G. para despedirlo, en una rotonda del Ensanche del Vallecas, todavía está encendida. El pasado sábado, el joven de 15 años, Pepe para quienes lo conocían, fue asesinado en la calle Atocha en un enfrentamiento entre bandas juveniles. Él tenía vínculos con los Trinitarios y un Dominican Don't Play armado con un machete acabó con su vida. Ese mismo día en un parque de Usera se repetía una imagen similar. Un chico de 25 años moría tras ser apuñalado. En este suceso también estaban implicados esos dos mismos grupos.

Por ahora, la solución desde la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid ha sido poner más policía en las calles para reforzar la seguridad. Mientras, en las redes han circulado estos días informaciones que aseguran que este sábado habrá venganza por la muerte de Jaime.

Foto: Historias de Instagram.

Este viernes a mediodía, dos jóvenes con gorra, pantalones caídos y pendientes de imitación de diamantes salen de un portal en el Ensanche de Vallecas, de donde era Jaime. No dan ni tres pasos cuando una patrulla de la Policía Nacional los para y los identifica. Finalmente, les dejan seguir. Siguen caminando y, a los cinco minutos, otra patrulla. Mismo procedimiento y mismo resultado. “No entendemos por qué lo que hacen unos pocos nos estigmatiza a todos. Nosotros no estamos en bandas, aunque seamos latinos”, asegura Javier, uno de los dos muchachos, liberado ya del escrutinio de la segunda pareja de agentes. Pasea no muy lejos del altar donde se rinde tributo a Jaime.

placeholder Una de las dedicatorias de despedida a Jaime G. en el altar. (E.C.)
Una de las dedicatorias de despedida a Jaime G. en el altar. (E.C.)

Este jueves, en la Asamblea de Madrid, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, censuraba las maniobras de Vox para responsabilizar a los inmigrantes y los menores no acompañados de los sucesos registrados el pasado fin de semana. “La delincuencia no está relacionada con el origen de las personas. Mezclan una y otra vez a los menas con todo“, respondió. Y concluyó: “Las bandas juveniles son españolas. En las bandas latinas hay emigrantes de segunda generación tan españoles como Santiago Abascal, como usted, o como yo”.

Los jóvenes que se integran en estos grupos son en su mayoría españoles

Los datos la respaldan. Los jóvenes que se integran en estos grupos, muchos años llamadas bandas latinas, son en su mayoría españoles. En concreto un 90%, según datos aportados por la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, este viernes en una entrevista en Onda Madrid.

El término banda latina comenzó a extenderse hace dos décadas, cuando la policía detectó las primeras en el país. Casi todos los titulares se los llevaban los Latin King, un grupo de origen puertorriqueño llegado a España en los primeros años de los 2000. Hoy, apenas quedan unos pocos en España. “La terminología ha cambiado. Deberíamos llamarles bandas juveniles o urbanas, sin embargo, la policía les sigue llamando así por su origen”, explica el portavoz del Sindicato Unificado de Policía, Carlos Morales.

La evolución de los pandilleros también ha sido tecnológica. Las bandas utilizan Instagram y TikTok para subir mensajes a sus redes sociales dejando saber quiénes son. Este lunes, precisamente en TikTok circulaba un video que fue posteriormente borrado en el que Pepe y sus amigos se presentaban con su nacionalidad y su alias. Entre los jóvenes había chicos de España, Marruecos y Sudamérica.

Perfil del pandillero

Las bandas juveniles no solo han cambiado la nacionalidad de sus integrantes; también su forma de operar, los lugares que frecuentan y hasta la forma en la que captan a sus miembros.

Cuatro de cada diez de los detenidos el año pasados eran menores de edad

De hecho, el último informe al respecto de la Delegación del Gobierno de noviembre de 2021 revela un alarmante descenso en la edad media de los integrantes de estas bandas: “Cada vez son más jóvenes. Hace ya tiempo que se viene identificando con frecuencia personas con edades por debajo de los 14 años”, afirmó la delegada. Dicho informe constata que cuatro de diez de los detenidos el año pasado eran menores de edad.

placeholder Homenaje en el Ensanche de Vallecas. (E.C.)
Homenaje en el Ensanche de Vallecas. (E.C.)

El motivo de tratar de captar miembros tan jóvenes tiene su origen en la ley: “Tienen menos problemas para llevar las armas o las drogas”, asegura Morales. Este elemento ha cambiado los lugares de captación, que han pasado de producirse en los parques a trasladarse a las puertas de los institutos.

La Policía Nacional asegura que en Madrid hay 400 pandilleros. Los Trinitarios y los Dominican Don’t Play, enfrentados entre sí, pasan de los 100 miembros cada uno, mientras que grupos minoritarios como los Ñetas y los Latin King oscilan entre los 40 y los 50. “Sabemos perfectamente quiénes son y podemos asegurar que Madrid es una ciudad segura”, sentencia Morales.

"Estos jóvenes encontraron en los parques un lugar seguro", explica Núñez

En décadas pasadas, los miembros de las bandas eran parte de una generación que sufría abandono institucional. “Estos jóvenes encontraron en los parques un lugar seguro, un grupo de apoyo donde sentirse respetados, protegidos e importantes”, asegura la doctora en Antropología Katia Núñez, experta en bandas juveniles que ha trabajado durante años con miembros de los Trinitarios y los Dominican Don’t Play.

Foto: Foto: EFE/Atienza

“Ahí empezaron todos los problemas”, añade Núñez. “Si bien estos grupos empezaron por la reagrupación familiar en los 2000, cuando los hijos de los inmigrantes latinoamericanos se instalaron en España y se sintieron marginados, este concepto está hoy día completamente desfasado. La mayoría son españoles y simplemente ven estas bandas como un apoyo y una forma de empoderamiento”.

Los actos delictivos se producen para formar parte de la banda, no como consecuencia de estar dentro

La facilidad para acceder a estas bandas es parte del conflicto. El profesor de Sociología de la Universidad a Distancia de Madrid Mariano Urraco apunta a que estos fenómenos guardan relación con cierta crisis de integración. Las carencias las vienen a cubrir tribus que utilizan la violencia como rasgo distintivo: por entrar en la banda se mata y por formar parte de ella se muere. El sociólogo explica cómo en muchos casos, los robos o actos delictivos se producen para formar parte de la banda, no como consecuencia de estar dentro. “Hay quienes sienten que no encajan y se refugian en una religión o en un juego de rol. Por circunstancias ligadas a la juventud, al acceso a redes y falta de recursos educativos, otros tantos se sienten protegidos en estos grupos de apoyo”, ahonda Urraco.

Operativos policiales

Además, las redes sociales sirven para que a través de canciones de rap las bandas se manden mensajes para hacer quedadas y pelearse con sus rivales, explican los expertos. Una de las hipótesis que maneja la policía indica que las bandas que se enfrentaron el pasado sábado en Atocha habían quedado por redes sociales.

Foto: Agentes de la Policía Nacional en Madrid. (EFE/Fernando Villar)

La Delegación del Gobierno en Madrid puso el pasado jueves en marcha un dispositivo de actuación policial para evitar nuevos enfrentamientos este fin de semana. Desde las redes sociales, miembros y simpatizantes de los Trinitarios y DDP alertan de no acudir a zonas como Príncipe Pío, La Dehesa, Lucero o Callao. 514 agentes de diferentes unidades patrullarán los distritos de Usera, Carabanchel, Latina, Puente de Vallecas, Villaverde, Fuencarral, Centro, Arganzuela, Ciudad Lineal, San Blas y Hortaleza, además del municipio de Parla.

Foto: Un exlíder de los Latin King, ahora en el Centro de Ayuda Cristiano. (EFE)

El operativo estará activo todos los días y se reforzará los fines de semana, aumentando la vigilancia en discotecas y redes del transporte público. “Es un plan permanente que no va a parar hasta que cese la actividad delictiva de estos grupos violentos”, declaró este jueves la delegada.

La Consejería de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Madrid también ha puesto en marcha un dispositivo de prevención de violencia urbana en las zonas de riesgo de exclusión de cada distrito. Comenzó el 1 de febrero y, por el momento, los equipos multidisciplinares se encuentran analizando los grupos detectados.

La llama de las velas rojas del altar que construyeron los amigos de Jaime G. para despedirlo, en una rotonda del Ensanche del Vallecas, todavía está encendida. El pasado sábado, el joven de 15 años, Pepe para quienes lo conocían, fue asesinado en la calle Atocha en un enfrentamiento entre bandas juveniles. Él tenía vínculos con los Trinitarios y un Dominican Don't Play armado con un machete acabó con su vida. Ese mismo día en un parque de Usera se repetía una imagen similar. Un chico de 25 años moría tras ser apuñalado. En este suceso también estaban implicados esos dos mismos grupos.

Violencia Madrid