Es noticia
Menú
Cenando sola en Nochevieja: "Mi familia ha dado positivo y se han juntado entre ellos"
  1. España
  2. Madrid
feliz año ómicron

Cenando sola en Nochevieja: "Mi familia ha dado positivo y se han juntado entre ellos"

Cambio de paradigma en las Navidades. Si ha dado negativo, puede que el que haya pasado las fiestas aislado sea usted

Foto: Madrileños tomando las uvas en la Puerta del Sol. (EFE/Kiko Huesca)
Madrileños tomando las uvas en la Puerta del Sol. (EFE/Kiko Huesca)

La sexta ola de coronavirus ha trastocado los planes navideños de muchos. Hay quienes han decidido renunciar a juntarse con otros familiares por precaución. “Ninguno hemos dado positivo, pero mi madre es paciente de riesgo y no queríamos arriesgarnos a reunirnos con mis primos”, declara una mujer residente en la Comunidad de Madrid a este medio. Cenó sola con sus dos hijos y su madre. Este mismo panorama aconteció en 2020: nadie quería contagiarse para no pasar las Navidades solo.

Pero el ‘boom’ de contagios ha provocado cierta anomalía en algunas casas madrileñas. Se han cambiado las tornas. Noelia y su hermana han pasado la Nochevieja solas en pijama porque sus familiares positivos "se han entre ellos", explica, en otro domicilio. “Ellos con la zambomba y nosotras tiradas en el sofá, al final me habría salido más rentable tener algo del virus”.

Las jóvenes de 24 y 19 años pasaron la Nochebuena con su familia en Fuenlabrada. Eran 11. Días después empezaron a dar positivo algunos de sus tíos y primos. El día 31 de diciembre, ocho de los asistentes a esa cena estaban contagiados y solo se salvaron ella, su hermana y la madre de su tía. “Yo me fui a dormir y ellos se quedaron de 'pingo' en casa de mi tío, te aseguro que se lo pasaron mejor que yo”. Noelia relata a El Confidencial que cuando su madre dio positivo el día 31 se sentía fatal por ella y le animó a tomarse las uvas con sus tíos para que no estuviera encerrada en la habitación. "Se lo tomó al pie de la letra, salió a las 8 de la tarde [con mascarilla FFP2 y en su vehículo particular] y ya no volvió hasta la madrugada".

Una de sus tías, Nuria, ha accedido a hablar con este periódico: "En Nochebuena tuvimos la ventana abierta, pero visto lo visto, nos ha dado igual. Cuando nos enteramos de que éramos [ella y su marido] positivos, mi madre [la mujer mayor que dio negativo] cenó sola porque el resto estábamos contagiados. Por suerte no tenemos ningún síntoma y estamos todos bien. Pero hablamos con mi cuñada y nos decía, "para estar encerrada en una habitación, pues me voy con vosotros". Pues vale, nos juntamos por eso, para estar más a gusto en estas circunstancias. También te digo que si mi cuñada no hubiera dado positivo el jueves, estaríamos en la calle contagiando a mucha gente, no se nos habría pasado por la cabeza hacernos ningún test porque somos completamente asintomáticos".

placeholder Un test de antígenos positivo sobre decoración navideña. (EFE/EPA OLIVIER HOSLET)
Un test de antígenos positivo sobre decoración navideña. (EFE/EPA OLIVIER HOSLET)

Con este panorama, hay quienes habrían preferido dar positivo para disfrutar de la Navidad en familia. Historias como la de Noelia manifiestan el volumen de casos a los que se enfrenta la Comunidad de Madrid; a estas alturas pocos pueden decir que no conocen a nadie que haya dado positivo. Pero desde el punto de vista sanitario advierten de la peligrosidad de esta práctica.

El catedrático en Educación para la Salud por la UCM y ex consejero de Sanidad madrileño, Jesús Sánchez Martos, explica a El Confidencial que "hacer esto es una barbaridad porque los tests de antígenos no determinan la carga viral de cada paciente. Una persona con una carga viral muy alta puede contagiar a quien tiene una carga viral más baja".

"No me tomé ni las uvas, a las 12 estaba ya dormida", relata Ana

Casos similares al de Noelia se repitieron a lo largo de las fiestas. Ana, de 18 años, disfrutó de la cena del 24 con toda su familia en Aravaca y eran 10 personas. A lo largo del día 25, su padre empezó a encontrarse mal. El día 31 fueron todos positivos menos ella. “Cenaron juntos y la que estaba confinada era yo”, relata un poco disgustada a El Confidencial. Su familia no se desplazó a ningún lugar, pero pudieron disfrutar unos de otros. “Yo al final no me tomé ni las uvas, a las 12 estaba ya dormida”. La joven compartió en TikTok un video diciendo “toda tu casa tiene covid menos tú y pasa Nochevieja cenando sola en tu cuarto”.

"Yo me fui a una ‘party’ de infectados", declara Pedro

Pedro fue un poco más allá, pero también se lo pasó mejor. “Yo me fui a una ‘party’ de infectados”, declara a este medio. Él y su pareja, residentes en Malasaña, dieron positivo y cenaron solos en casa. Después acudieron a una reunión de cinco amigos porque todos estaban contagiados. "Nos juntamos los que estábamos infectados para celebrar la Navidad". Se trataba del final de su cuarentena y por suerte, al día siguiente dieron todos negativo.

Iván vive en Leganés con sus padres y su hermano. Su padre y él dieron positivo en Nochevieja. “Cenamos y nos tomamos las uvas juntos porque, ya que estamos contagiados…”. Ciudadanos de todo el territorio español han compartido su testimonio en redes sociales como Twitter, Instagram o Tiktok.

Sánchez Martos recuerda la existencia de diferentes variantes de coronavirus. "Si yo estoy con Delta, tú con Ómicron, y nos juntamos a cenar, yo puedo contagiarte la Delta y llegar a ingresarte en un hospital".

Hay que confinarse

A pesar de la peculiaridad de estos casos, los sanitarios insisten en la necesidad de mantener la cuarentena obligatoria. La doctora Ascensión Hernando, neumóloga del Hospital 12 de Octubre de Madrid, explica a El Confidencial que "aunque esta cepa sea más leve, te puede 'tocar la Lotería', seguimos con muertes e ingresos críticos por covid. El problema no eres solo tú, es tu papel en la cadena de transmisión y que al final acabe afectando a personas vulnerables".

La especialista incide en el peligro de colapsar los hospitales porque "si se sigue contagiando todo el mundo a la vez, tienes más posibilidades de pillar saturados los servicios sanitarios. Dificultamos la atención a pacientes con otras patologías que se están viendo muy afectados".

placeholder Multitud de personas en la Puerta del Sol de Madrid. (REUTERS/Javier Barbancho)
Multitud de personas en la Puerta del Sol de Madrid. (REUTERS/Javier Barbancho)

"Los tests de antígenos han confundido mucho a la población durante las Navidades", explica Sánchez Martos. El catedrático incide en que estos tests "se hicieron para prevenir precozmente los contagios y que los positivos se aislasen lo antes posible" e insiste en que "hay que dejar de hacer tanto negocio con estas pruebas. El Gobierno tiene que hacerle un regalo de Reyes a la ciudadanía, como hizo con las mascarillas en su día. Los tests de antígenos no deberían poder costar más de dos euros".

¿Qué hacer si somos positivos? Las fuentes sanitarias consultadas coinciden en evitar el contacto con otros positivos y recomiendan el uso de la mascarilla FFP2 por la facilidad de contagio de ómicron. Aislamiento, paracetamol cada 6 horas si tenemos fiebre y descanso. "En caso de tener otros síntomas, podemos llamar al teléfono de la Comunidad de Madrid (900 102 112) y seguir las instrucciones pertinentes", aclara Sánchez Martos.

La sexta ola de coronavirus ha trastocado los planes navideños de muchos. Hay quienes han decidido renunciar a juntarse con otros familiares por precaución. “Ninguno hemos dado positivo, pero mi madre es paciente de riesgo y no queríamos arriesgarnos a reunirnos con mis primos”, declara una mujer residente en la Comunidad de Madrid a este medio. Cenó sola con sus dos hijos y su madre. Este mismo panorama aconteció en 2020: nadie quería contagiarse para no pasar las Navidades solo.

Coronavirus
El redactor recomienda