Ayuso dispara las ayudas a los toros: gasta en dos años lo mismo que en los ocho anteriores
  1. España
  2. Madrid
NINGÚN PRESIDENTE INVIRTIÓ TANTO

Ayuso dispara las ayudas a los toros: gasta en dos años lo mismo que en los ocho anteriores

La Comunidad de Madrid destinará este año más de siete millones de euros a subvencionar la tauromaquia, una inversión ocho veces mayor que en el mandato de Cifuentes

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, en la pasada feria de San Isidro. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, en la pasada feria de San Isidro. (EFE)

La Comunidad de Madrid vive un idilio histórico con los toros. La semana pasada, el Gobierno regional anunció una nueva línea de ayudas directas para los ganaderos de reses bravas por valor de tres millones de euros que, sumados a los más de cuatro millones que figuran en los presupuestos, anuncian un gasto récord para la tauromaquia en la región. Enmarcado en un plan de acción para paliar las pérdidas ocasionadas por la pandemia, los ganaderos madrileños que no se beneficiaron el año pasado de las ayudas públicas recibirán 500 euros por cada vaca madre mayor de 18 meses, hasta un límite de 100.000 euros por ganadería.

Se trata de la segunda línea de ayudas directas que concede Díaz Ayuso a los ganaderos, pero esta vez con unos requisitos menores. De la partida de tres millones del año pasado, solo se pudo destinar en torno a un tercio, ya que las condiciones para acceder a la subvención eran más estrictas y solo cubrían el 35% de las vacas madres de cada ganadería. Desde la CAM, confían en que puedan beneficiarse todas las explotaciones de la comunidad, cifradas en 64 según sus registros, aunque hay discrepancias con este dato, ya que el Ministerio de Cultura solo tiene constancia de 53.

A estas ayudas directas hay que añadir los 4,1 millones que figuran en los presupuestos de la CAM, prorrogados desde 2019, y que se emplean para sufragar algunas corridas (Extraordinaria de Beneficencia y Dos de Mayo), exposiciones, escuelas taurinas y los gastos de remodelación de la plaza de Las Ventas. En total, más de siete millones de euros que suponen un máximo en inversión pública para una fiesta que pierde adeptos cada año desde hace décadas. En los últimos 10 años, el toro ha perdido la mitad de sus corridas —han sido prohibidos en varias ciudades—, ha sido fuertemente politizado y apenas tiene espacio en los principales medios de comunicación.

Las subvenciones han sido bien recibidas por el sector, que se considera uno de los más afectados por la ausencia de público en los recintos. "Leyendo la cifra puede parecer mucho dinero, pero lo cierto es que es una partida más que necesaria, porque los ganaderos de reses bravas se han visto obligados a vender sus reses a las empresas cárnicas durante la pandemia por la falta de festejos. Vender un toro de lidia para consumo es uno de los peores negocios que se pueden hacer, se pierde muchísimo dinero", afirma Jorge Fajardo, presidente de las federaciones taurinas de Madrid y de España.

Para Fajardo, esta inyección llega en un "momento crítico" para la tauromaquia y les da un poco de aire de cara al año que viene, ya que este la temporada acaba de terminar: "Madrid está a la cabeza de las ayudas y se lo tenemos que agradecer: incluso ha impulsado que todas las novilladas de la región se hicieran solo con toros madrileños. También nos han echado una mano en Andalucía, pero no tiene nada que ver en cuanto a cifras y apoyo. Díaz Ayuso ha demostrado que, cuando más la necesitábamos, ha estado con nosotros".

Foto: Una de las últimas corridas en la plaza de toros de Barcelona, apenas con público (Efe)

No opinan igual en Avatma, la asociación de veterinarios abolicionistas: "Estas nuevas ayudas son un regalo de la Comunidad de Madrid a los ganaderos. El año pasado no pudieron acceder a los fondos porque se les pidió que justificasen las pérdidas que les había ocasionado la pandemia y muchos no fueron capaces de hacerlo. ¿Por qué es eso? Porque el año anterior no habían vendido una sola res", dice José Enrique Zaldívar, presidente de la asociación. "De modo que este año se les han puesto las cosas más sencillas: 500 euros por cada vaca de 18 meses. Pero con 18 meses una hembra de bovino no es una vaca, sino una becerra, ya que no alcanzan su madurez sexual hasta los dos años y paren de media a los cuatro. Por poner un ejemplo y que se pueda ver mejor: para estas mismas ayudas, en Andalucía exigen que la vaca haya parido al menos una vez y que la ganadería conjuntamente tenga un índice de productividad de al menos el 60% (si una ganadería tiene 100 vacas, al menos 60 han tenido que parir en el último año), mientras que en Madrid no se está exigiendo prácticamente nada", afirma Zaldívar.

Guerra con Vox por el campo

El aumento de las subvenciones puede interpretarse también en clave interna: la de la batalla que mantienen el Partido Popular y Vox en Madrid por atraer al aficionado taurino y al votante de las áreas rurales. La formación liderada por Santiago Abascal ha hecho del campo su principal granero de votos, especialmente en las zonas dedicadas a la agricultura y la ganadería. En localidades como Chinchón, Perales de Tajuña o Villarejo de Salvanés, todas ellas de gran tradición taurina, se ha experimentado un repunte del voto ultraconservador como consecuencia de su apoyo incondicional a la tauromaquia, para la que han llegado a pedir que se destinen las ayudas que recibe el cine español, "que no ve nadie".

Para contrarrestar, Díaz Ayuso ha intensificado su apoyo a los toros desde el comienzo de la pandemia. Es uno de los pocos sectores a los que pidió perdón por mantener las plazas cerradas, no sin antes recordar que la presidenta "es una defensora de la fiesta a capa y espada" y que los cierres se hicieron en contra de su criterio. Desde entonces, la presidenta se deja ver a menudo a pie de albero y ha cerrado un convenio con la Fundación Toro de Lidia para la promoción de futuras estrellas del toreo.

Isabel Díaz Ayuso Tauromaquia
El redactor recomienda