El Zendal frena en seco la salida de médicos por la nueva ola: se duplican los ingresos
  1. España
  2. Madrid
EN 10 DÍAS

El Zendal frena en seco la salida de médicos por la nueva ola: se duplican los ingresos

El hospital llevaba semanas reduciendo su personal ante la caída de enfermos, pero el último repunte ha provocado que la consejería ordene dar marcha atrás

placeholder Foto: Imagen de archivo de un paciente siendo atendido en el Zendal. (Reuters)
Imagen de archivo de un paciente siendo atendido en el Zendal. (Reuters)

La nueva ola de contagios no tiene nada que ver con las anteriores. Aunque la incidencia acumulada está creciendo, el avance de la vacunación sobre el público más vulnerable se nota y los ingresos están lejos de igualar cotas previas, también los fallecimientos. Esto había hecho que en las últimas semanas el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal (HEEIZ), de la Comunidad de Madrid, hubiese continuado con su 'operación salida' para devolver a los médicos a sus centros de origen, pasando de 133 a 50, el 37%. Sin embargo, el repunte de ingresos estos días ha hecho que la Consejería de Sanidad dé un frenazo en seco para volver a reclamar a quienes se habían marchado. En la última semana, ha pasado de 79 a 179 pacientes y ya hay ocho facultativos que han tenido que volver.

Las controvertidas instalaciones, creadas para hacer frente a la pandemia, iban ya rumbo a su nueva realidad. Con prudencia, las autoridades apuntaban que se reconvertiría en vacunódromo masivo, primero, y luego albergaría otros usos ajenos al covid-19 cuando este acabara. Ahora, la llegada de esta nueva ola de ingresos hace que el Gobierno regional frene sus planes y opte por volver a ampliar una plantilla que no es propia y que está formada por sanitarios que venían de otros puntos del territorio madrileño.

Foto: Centenares de jóvenes se agolpan en una calle de Barcelona. (EFE)

En una semana, la comunidad ha doblado la incidencia acumulada en 14 días: de 157,7 casos a 339,95. Los hospitales han pasado de tener ocupado el 2,54% de las camas al 3,48%. Los datos de este repunte no tienen una incidencia significativa, al menos de momento, en las unidades de cuidados intensivos (UCI), donde la región ha pasado de tener ocupado el 10,43% al 9,98%, según los datos del Ministerio de Sanidad actualizados a 15 de julio, que sitúan Madrid por debajo de la media salvo en intensivos.

Hasta que la consejería ha comenzado a recuperar sanitarios para el Zendal, 83 médicos habían ido saliendo del centro desde el pasado mes de marzo, cuando distintas fuentes sanitarias coinciden en señalar los primeros pasos para ir reduciendo la presencia de estos profesionales en las instalaciones. Los repuntes de la cuarta ola frenaron esa 'desescalada', pero finalmente había seguido dándose gradualmente hasta llegar a ese 37%. Esa tendencia ya se ha revertido, pero previsiblemente volverá a activarse próximamente. Fuentes de la Consejería de Sanidad apuntan que entre quienes se han ido del hospital de pandemias hay dos tipos de casos: aquellos que han solicitado salir de allí y quienes han sido reclamados por sus hospitales de origen. Muchos de los sanitarios que han estado y están en el Zendal fueron forzados a integrarse en sus filas y han salido de allí en cuanto han podido.

placeholder Madrileños acuden al Zendal a vacunarse. (EFE)
Madrileños acuden al Zendal a vacunarse. (EFE)

No son los únicos trabajadores cuyo número se había visto reducido en el enclave, ya que el total de empleados del HEEIZ ha pasado de 1.398 a 1.150 en estos momentos. La bajada total es de 248 personas, una cifra importante, pero en una proporción mucho menor que la reducción que habían experimentado entre los facultativos. La razón reside en que el centro, pese a la escasez de enfermos de covid, no ha dejado de funcionar, sino que ha reconducido sus funciones en los últimos meses. Conforme se ha ido vaciando de contagiados de coronavirus, ha ido incrementando su labor como punto de vacunación masiva de la Comunidad de Madrid, llegando a vacunar a más de 40.000 personas en un fin de semana y más de 900.000 desde que comenzó a administrar dosis.

En este nuevo rol, siguen teniendo amplia presencia las enfermeras, las auxiliares e incluso los celadores, pero no tanto los médicos. Estos habían visto cómo el número de pacientes se había desplomado y habían pasado de tener cerca de 600 enfermos atendidos a tan solo 79, un dato que ahora ha crecido a más del doble. De esos 179 que se encuentran en el Zendal, 144 están en hospitalización, 17 en las unidades de cuidados respiratorios intermedios (UCRI), seis en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y 12 en rehabilitación. En estas labores, además de los médicos, actúan también 349 enfermeras y auxiliares.

Entre los profesionales que fueron desplazados al icónico hospital, muchos de ellos están contratados bajo los llamados 'contratos covid', pensados exclusivamente para el refuerzo frente al coronavirus. Estos llegaron en un primer momento a alguno de los centros de la región y luego fueron llevados al Zendal a finales de 2020 bajo una orden que preveía represalias en el futuro si no aceptaban el traslado.

"Tenía claro que en cuanto pudiese me volvía"

Uno de los médicos que entraron por las puertas del centro el 30 de diciembre, tras haber sido avisado un día antes, fue Jacobo, proveniente del Hospital de Coslada. Relata que poco a poco empezaron a ser demasiados facultativos para los enfermos que había y que la dirección comenzó a preguntar a aquellos que llevaban desde el inicio si deseaban regresar a sus puestos previos. "Desde que llegué, yo lo he hecho lo mejor que supe, pero tenía claro que en cuanto pudiese me volvía", asegura en conversación telefónica, en la que cuenta que ya está de vuelta en su centro anterior y que alguno de sus compañeros ha tenido que regresar ya al Zendal.

Él, de 32 años, explica que no estaba de acuerdo con la forma en que se había movilizado el personal del centro, en referencia a las cláusulas que forzaban a los sanitarios a aceptarlo. "Al principio, vimos que todo era como muy de improvisación, sin saber muy bien qué teníamos que hacer. Se juntó un poco todo. Éramos un montón de gente joven que no se conocía y que se tenía que coordinar. Había una descoordinación...", relata Jacobo, especializado en Medicina Interna, que reconoce que se ha ido perfeccionando la forma de trabajar con el paso de los meses, mejorando la organización pese a las dificultades.

Foto: Los Reyes en el homenaje del Palacio Real. (EFE)

Jacobo se encuentra entre los 11.000 sanitarios con 'contratos covid' que han sido renovados hasta final de 2021. Javier (nombre ficticio) es otro de los profesionales sanitarios, auxiliar de enfermería, que ha estado durante meses en el hospital ubicado en el barrio madrileño de Valdebebas. Se incorporó poco después de abrir sus puertas y supuso desde un principio un problema en su día a día, ya que le obligaba a un desplazamiento de alrededor de dos horas con el que antes no contaba y sin saber por cuánto tiempo sería. "Han estado cambiándonos de horarios y de planilla todo el rato. Era imposible planificar nada", señala este trabajador, que prefiere que no se precisen más datos sobre él.

Ana también es auxiliar y ha pasado de atender a los pacientes de UCRI y UCI a engrosar ahora el equipo de vacunación. Ella dice estar "encantada", aunque hay aspectos mejorables, como la coordinación para establecer los calendarios. "Cuando entramos, estaba todo por montar y fue el caos del momento. Se podía haber hecho mejor, pero ha sido muy bueno y muy positivo", afirma esta profesional, que se resigna a que su futuro próximo estará marcado por la inestabilidad porque, "con la pandemia, nunca se sabe".

Los planes del Zendal

Tras haberlo reconvertido en vacunódromo masivo, la consejería tiene previsto rediseñar el uso del centro, que costó más de 100 millones de euros, para seguir sacándole partido en el futuro una vez la epidemia remita por completo. Fuentes del área que dirige Enrique Ruiz Escudero explican que prevén la instalación de un centro de coordinación del Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid (Summa), así como un nuevo laboratorio regional de salud pública. En paralelo, su idea es que continúe sirviendo como almacén principal del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) y que permita apoyar la hospitalización de los pacientes que se vean afectados por las obras del Hospital de La Paz. En los últimos días, la propia Isabel Díaz Ayuso ofreció el Zendal a Pedro Sánchez para que lo tenga disponible ante hipotéticas situaciones de emergencia sanitaria en el futuro.

Pandemia Isabel Díaz Ayuso Médicos
El redactor recomienda