Los partidos llaman a llenar las urnas el 4-M y cierran en clave nacional una tensa campaña
  1. España
  2. Madrid
ELECCIONES EN MADRID

Los partidos llaman a llenar las urnas el 4-M y cierran en clave nacional una tensa campaña

Los seis grandes partidos cierran la campaña electoral tras más de un mes y medio de precampaña y campaña. Tras este domingo, todo queda en manos de los votantes

placeholder Foto: Pedro Sánchez (i), junto a Ángel Gabilondo, candidato a la Comunidad de Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez (i), junto a Ángel Gabilondo, candidato a la Comunidad de Madrid. (EFE)

La campaña de cara a las elecciones del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid echó el cierre este domingo con todos los partidos desplegando su arsenal. Tras más de mes y medio de una contienda con claros tintes nacionales, los distintos candidatos realizaron un último llamamiento a los votantes para que acudan a las urnas el próximo martes y las llenen de sus respectivas papeletas, apelando a una participación masiva. Con intervenciones de Pedro Sánchez, Pablo Casado, Yolanda Díaz, Inés Arrimadas, Santiago Abascal o Íñigo Errejón, los cabeza de lista pidieron el voto una última vez antes de que todo quede en manos de los electores.

Los instantes finales de la campaña madrileña confirmaron su vertiente nacional, con la mayoría de las formaciones apuntando con sus discursos más allá de las fronteras de la región. El domingo concluyó entre mensajes sobre "la libertad", "la democracia", "el comunismo" o "el fascismo", pero también sobre la desigualdad, la moderación y la inseguridad en las calles. En un contexto en el que las encuestas apuntan a una mayoría de PP y Vox, con los populares como primera fuerza de largo, la izquierda insistió en la importancia de movilizarse para evitar que la derecha continúe en la Puerta del Sol.

Foto: Isabel Díaz Ayuso en la Real Casa de Correos. (EFE)

Desplegados todos los partidos por barrios de la capital, los primeros en abrir la ola de mítines al aire libre fueron los socialistas. En un acto en el que se identificaron los comicios como una elección entre "los demócratas" y "las dos candidatas de la ultraderecha", los intervinientes fueron presentando el 4-M como una batalla frente al "fascismo" en el Auditorio del Parque Forestal de Entrevías, dejando atrás la estrategia inicial en la que se distanciaban de quienes planteaban las elecciones en estos términos. En el acto quedaron en segundo plano las amenazas de muerte contra cargos socialistas (además de Pablo Iglesias e Isabel Díaz Ayuso), después de que se hubiera convertido en uno de los grandes temas hace una semana. "Llamar enfermos a los homosexuales, burlarse de quienes acuden a los bancos de alimentos... Si eso hace algo, es debilitar la democracia. (...) La presencia de la ultraderecha en el Gobierno de Madrid pondría en riesgo la democracia", aseveró el secretario general y presidente del Gobierno antes de mostrar la papeleta de la formación y sacar pecho por su gestión de la pandemia.

"Hay momentos cruciales, en los que es decisivo actuar. Ha llegado el momento de elegir", clamó Ángel Gabilondo ante los ministros y demás cargos del PSOE que se encontraban presentes en el espacio vallecano. "Somos lo bueno por conocer", bromeó el candidato en referencia a las palabras de la presidenta de Nuevas Generaciones, Beatriz Fanjul, en las que se refería a Isabel Díaz Ayuso como "mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer". Sánchez reivindicó sus siglas como las que han hecho "avanzar a los trabajadores" y se mostró convencido de que el 4-M encontrarán un "camino alternativo a 26 años del PP de Madrid". "La papeleta del PSOE va a hacer que la recuperación no se concentre solo en la calle Serrano".

placeholder Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

En Entrevías también se acusó a la candidata del PP, Díaz Ayuso, de haberse aprovechado de las instituciones para hacer campaña con el acto oficial de la CAM por el día de la región este domingo. Del lado popular, la plana mayor del partido entraba en el recinto preparado, y abarrotado, en Puente del Rey al borde de las 19.30 horas, con reiteradas referencias a la "libertad" por parte de Jose Luis Martínez Almeida y del propio Pablo Casado. "Lo que está sucediendo en Madrid ha trascendido nuestro partido. El PP es el partido del pueblo y siempre defiende la libertad y la pasión por seguir adelante", comentó la presidenta antes de agradecer la presencia entre las primeras filas de Esperanza Aguirre y de ensalzar su labor como presidenta durante la crisis sanitaria.

"El problema de Madrid es Pedro Sánchez. Yo le dije al presidente del Gobierno 'no voy a cerrar Madrid porque no me da la gana y nadie me chantajea. El 10 de marzo volví a decir que a Madrid no se le chantajea. (...) Hoy, 2 de mayo, tenemos otros adversarios comunes antes los que el pueblo español se ha levantado: el virus, la ruina y la pena", valoró Díaz Ayuso en un discurso con clara vocación nacional ante el líder de su formación, que había tomado la palabra poco antes. "Hagámoslo por la libertad".

"El 4-M va a ser el principio del fin de Pedro Sánchez. Somos la casa grande del constitucionalismo en España. ¡Vamos a cambiar el futuro de España", enfatizó Casado, que apostó por la reunificación del centroderecha. "El PP siempre ha abanderado la libertad y nunca ha tolerado ninguna invasión por la puerta de atrás como intentaron en la Región de Murcia, en Castilla y León y la Comunidad de Madrid", señaló Casado, antes de añadir que "libertad también es seguridad" y citar la detención de dos miembros del equipo de seguridad de Podemos por los incidentes en el acto de Vox en Vallecas.

Foto: El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad, Pablo Iglesias. (EFE)

Mónica García, por su parte, instó a sus simpatizantes a que acudan el 4-M. En un acto en el que el público portaba girasoles (símbolo de Los Verdes), la candidata pidió el voto en la céntrica cuesta de Moyano, acompañada por Errejón, Rita Maestre y otros dirigentes del espectro. "Por formar un Gobierno que ponga la vida por encima de todo", apeló la cabeza de lista de Más Madrid, que se presentó como la alternativa a Díaz Ayuso. "Nos ha dicho que va a arrasar... a arrasar con los servicios públicos. Lo malo conocido es abandonar a nuestros profesores, nuestros sanitarios... Madrid es la hostia y nos la están robando", afirmó García antes de criticar a quienes defienden la "libertad hueca" y llamar a los abstencionistas para que no se queden en casa. "Hay quienes proponen que desconfiemos del vecino, que tengamos alguien más débil con el que meternos. Frente ese, solo hay otro modelo, el de volver a ser pueblo y ser comunidad", respaldó poco antes el líder de Más País.

placeholder Rita Maestre (i), Íñigo Errejón (c) y Mónica García (d). (EFE)
Rita Maestre (i), Íñigo Errejón (c) y Mónica García (d). (EFE)

En este cierre, Vox regresó a la que ha sido sede principal en sus últimas campañas, la plaza de Colón, convertida en icono por la foto que reunió a Abascal, Casado y Albert Rivera hace dos años. Rocío Monasterio hilvanó un discurso centrado en cargar contra la "izquierda pija" que "no tiene ni idea de los problemas reales" y la vinculó con la supuesta inseguridad en las calles, de la que volvió a culpar a la inmigración. "Elegimos el Madrid del gasto político y los chiringuitos o el Madrid en el que ningún español se queda atrás. El voto a Vox es el único voto seguro", exclamó la candidata entre consignas contra las restricciones sanitarias, las que ha empleado desde hace meses: "Estamos hartos de que habléis de libertad mientras mantenéis las políticas liberticidas del consenso progre". Cerró el mitin el líder del partido, que utilizó la figura de Iglesias para ejemplificar todo lo que a su juicio implica la izquierda: "A las primeras de cambio se fue de Vallecas a Galapagar". Abascal disputó el concepto de libertad a los populares poco antes de poner el broche al acto. "Libertad es que tu hija vaya a la calle y no se encuentre una manada", insistió.

Vox y PP protagonizaron los dos actos más mayoritarios con miles de personas presentes en espacios más amplios que el resto de formaciones, que escogieron auditorios o plazas más cerradas y con menor aforo.

placeholder Rocío Monasterio y Santiago Abascal (c), junto a otros dirigentes de Vox. (EFE)
Rocío Monasterio y Santiago Abascal (c), junto a otros dirigentes de Vox. (EFE)

Más lejos de la almendra central, en Vicálvaro, Unidas Podemos desplegó a sus principales dirigentes como teloneros de Pablo Iglesias, entre ellas, la ministra de Igualdad, Irene Montero, y la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz. Iglesias incidió en el rol 'antiestablishment' de UP e recordó que otra forma de gobernar es posible, poniendo como ejemplo la gestión ante la crisis socioeconómica causada por el covid-19: "Para ellos la democracia ha dejado de valer. (...) La democracia es un movimiento histórico que sirve para que las mayorías sociales puedan hacer política". "En la Comunidad de Madrid tiene que haber un Gobierno que mande a los enemigos de la democracia, de momento, a la oposición", concluyó Iglesias, que alabó el trabajo de Díaz en el Gobierno. "Se puede gobernar de otra manera, pudimos subir el salario mínimo y no pasa nada, se mejora la vida de la gente", apeló, paralelamente, la política gallega en referencia a los que, a su juicio, son los grandes logros de los morados en su primera experiencia en el Ejecutivo nacional.

placeholder Pablo Iglesias y Yolanda Díaz durante el último acto antes del 4-M. (EFE)
Pablo Iglesias y Yolanda Díaz durante el último acto antes del 4-M. (EFE)

De vuelta al centro de la ciudad, en la Plaza de la Villa se dieron cita los principales dirigentes naranjas con Edmundo Bal y Arrimadas al frente para mantener la línea que habían mostrado durante la campaña, presentándose como el antídoto a que Vox entre en el Ejecutivo de la Puerta del Sol. El candidato se definió como la apuesta frente al ruido y los insultos, algo en lo que incidieron también la líder nacional de Ciudadanos y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. "Vamos a decir que no a quienes quieren subir impuestos, pero también al otro polo, a quienes no creen en Europa, a quienes no creen en las vacunas y hablan de un virus chino y del pin parental", defendió Bal, que animó a que "aquellos que creen en la moderación" a ir el 4-M. "Solo tenéis una opción, el partido de la concordia y del centro. (...) Voy a ser el Gobierno de todos. El de la libertad", cerró un emocionado candidato naranja, al que los sondeos proyectan que no tendrá representación.

placeholder Edmundo Bal durante el cierre de campaña. (EFE)
Edmundo Bal durante el cierre de campaña. (EFE)

Así, a la espera de la jornada de reflexión de este lunes, todo queda en manos de los madrileños que decidan acudir a las urnas para elegir a sus representantes y a los integrantes del próximo Gobierno regional.

Elecciones Madrid
El redactor recomienda