No solo el 'efecto Mónica García': el 4-M mide el alcance de la estrategia de Errejón
  1. España
  2. Madrid
ELECCIONES EN MADRID

No solo el 'efecto Mónica García': el 4-M mide el alcance de la estrategia de Errejón

Los resultados en las elecciones madrileñas servirán como primera prueba para evaluar la viabilidad del proyecto y de las tácticas empleadas por el líder de Más País

placeholder Foto: El portavoz de Compromis en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví (d) y el diputado por Más País, Íñigo Errejón. (EFE)
El portavoz de Compromis en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví (d) y el diputado por Más País, Íñigo Errejón. (EFE)

Los sondeos conocidos en las últimas semanas de cara a las elecciones del 4 de mayo dejan pocas esperanzas para la izquierda en la Comunidad de Madrid. Con una Isabel Díaz Ayuso como clara favorita, la gran parte de estos proyectan una mayoría de la derecha entre PP y Vox ante un PSOE en declive. La única formación del espectro progresista que podría llevarse una alegría tras el paso por las urnas, si se cumplen las previsiones, sería Más Madrid, una marca en auge durante la campaña electoral y con una candidata, Mónica García, que ha ido ganando conocimiento y simpatías para arañar votantes a los socialistas, según reflejaba la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas para los comicios. El resultado no solo servirá para medir la fuerza del fenómeno en la región, sino también la estrategia y la viabilidad de los planes de Íñigo Errejón, impulsor de la organización y líder de Más País.

El 4-M llegaba para Más Madrid en un momento agridulce. Los dirigentes y sus equipos se mostraban convencidos en la precampaña de que su labor de oposición a Díaz Ayuso ante un Ángel Gabilondo que había sido criticado por su escasa contundencia sería recompensada por los ciudadanos. Entonces se veían como tercera fuerza, pero ahora, cuando los estudios de opinión les acercan a los socialistas, se limitan a decir que no tienen techo y a pedir prudencia para que las expectativas no se desboquen. Gabilondo ya está siendo cuestionado por si teme un sorpaso.

Foto: La candidata de Más Madrid a las elecciones del 4-M, Mónica García, durante la entrevista. (Alejandro Martínez Vélez)
"¿El Zendal? No es difícil desmantelar un hospital que no lo es. Haremos una auditoría"
Javier Bocanegra Fotografías: Alejandro Martínez Vélez

Pero la coyuntura no era fácil si se comparaba con la de 2019. La salida de un activo como Manuela Carmena, sin parangón entre sus votantes, del Ayuntamiento de la capital y del día a día de la formación supuso una pérdida irreparable. Pocos meses después de las autonómicas, el que fuera su candidato a presidir la CAM, Errejón, dio el salto a nivel nacional para caer a una piscina casi vacía y obtener unos resultados muy por debajo de las expectativas: tres escaños, y uno de ellos fue de Compromís.

Sin un líder de relumbrón y proyección nacional como hasta entonces, la organización ha tirado de su trabajo en la cámara madrileña sin figuras tan reconocibles y forjando a García en las sesiones de control al Ejecutivo. Su perfil de sanitaria en plena pandemia le reforzó y la fórmula parece haber funcionado. Las encuestas apuntan a que podrían igualar sus apoyos de hace dos años, cuando se hicieron con el 14,65% de los votos, y rondar los 20 escaños e incluso superarse. Pese a que no tienen contratados sondeos propios para su consumo interno, fuentes de la organización aseguraban hace semanas que los datos demoscópicos que les llegan les sitúan tras el PP y el PSOE, a distancia de Vox y de Unidas Podemos, y en tendencia ascendente. "Vamos para arriba. Eso está claro. Nosotros a lo nuestro", afirman ahora.

Si estas estimaciones se trasladaran al 4-M, supondría un espaldarazo al proyecto madrileño, pero también al nacional. Confirmaría no solo la buena salud de las siglas en su plaza clave y originaria, sino también la viabilidad de las estrategias y las temáticas por las que se ha apostado en el último año y medio.

placeholder Íñigo Errejón durante un acto esta pasada semana. (EFE)
Íñigo Errejón durante un acto esta pasada semana. (EFE)

La escasa presencia de Más País en el Congreso de los Diputados, lejos de tener el peso necesario para un grupo propio, les hizo repensar las tácticas para hacerse con espacio al margen de los otros partidos con más amplitud en la izquierda, mayores recursos, más tiempo para sus intervenciones y más peso mediático. Especialmente a partir de la pandemia, Errejón ha optado por focalizar sus esfuerzos en temas que no estaban siendo explotados por otras siglas y que, a su parecer, formaban parte de las grandes preocupaciones de la población.

En MM y MP han incidido una y otra vez en que su fuerte es apuntar a la "vida cotidiana" de sus votantes. Es aquí donde han optado por asuntos como la salud mental y la petición para que se incrementen los recursos públicos cuando los efectos del confinamiento y de la epidemia hacen mella. "La pandemia de la que no se habla", llegó a afirmar en sede parlamentaria Errejón sobre un tema que ha sido importado y desplegado durante la campaña del 4-M. El eco de sus propuestas llegó a su máxima repercusión cuando, abordando esta realidad, un diputado del PP replicó en el Parlamento nacional que se fueran al médico, lo que le valió la censura de buena parte de la cámara.

"Durante mucho tiempo nos han deprimido. Nos han dicho que lo que nos pasaba a cada uno de nosotros era culpa nuestra, individualmente. Si te morías de ansiedad los domingos, era culpa tuya. Si no encontrabas un empleo, era culpa tuya. Si tu pequeño negocio no tiraba para adelante, era culpa tuya. Si no conseguías pagar las cuotas de autónomos, era culpa tuya. Si estabas solo, si estabas deprimido...", afirmaba en un pequeño acto en Alcalá de Henares (Madrid) este martes el propio Errejón, que se ha involucrado en apoyar a la candidatura de Más Madrid, aunque midiendo sus apariciones para no lastrar la presencia pública de García. La candidata partía como la aspirante menos conocida por los electores. Con un micrófono y un altavoz, el diputado se ha plantado en algunas de las pequeñas carpas de campaña de las ciudades del sur de la región.

Foto: La candidata de Más Madrid a las autonómicas del 4-M, Mónica García. (EFE)

Fuentes del equipo del que fuera portavoz parlamentario de Podemos explican que las buenas sensaciones que les deja la campaña para el 4-M les ratifica a ellos que el trabajo realizado en la Cámara Baja va en la buena dirección y que deben seguir picando piedra. Si las urnas certifican estas percepciones, sería la guinda para ellos. Indican que aquellos temas que han conseguido meter en la agenda mediática con sus tres diputados nacionales han sido introducidos como puntales en la contienda madrileña. Otras fuentes de Más País insisten en que están percibiendo que su espacio político "se consolida, con una identidad propia y reconocible".

Otra de las cuestiones que ha puesto sobre la mesa Más País es el impulso de la jornada de 32 horas, una medida que han vendido como positiva en conciliación, salud mental y a nivel medioambiental. La formación arrancó al Gobierno central un plan piloto dotado de 50 millones de euros para empresas que probaran a ponerla en marcha, aunque finalmente todo hace indicar que no llegará antes de 2022, tal y como informó este medio. Desde la candidatura de Mónica García también se ha incorporado la implantación de esta reforma como uno de sus ejes principales, proponiendo llevarla a los trabajadores de las residencias de ancianos.

A pesar de que el medio ambiente haya perdido peso en el debate público en el último año tras la irrupción del coronavirus y de que ni siquiera es uno de los grandes ejes políticos, su consolidación también implicaría confirmarse como un actor relevante en su disputa con UP por ser el abanderado de la corriente verde comunitaria. Su alianza con Equo y la presencia de la copresidenta de Los Verdes Europeos, Evelyne Huytebroeck, en un acto de campaña este miércoles les garantizan un papel protagonista en este espectro, pero el 4-M podría afianzar ese rol, más aún si quedaran por encima de los morados, algo a lo que apuntan todos los sondeos.

Los retos venideros

A la espera de ver si realmente cuentan con opciones de alcanzar a los socialistas, entre sus filas señalan que superar a Unidas Podemos como hicieron hace dos años y cuando estos cuentan con el desembarco de Pablo Iglesias sería un resultado positivo. El proyecto, con el secretario general morado derrotado en la batalla, afrontaría con un fuerte impulso los próximos retos orgánicos y electorales en un contexto en el que siguen buscando socios y fórmulas para expandirse más allá de la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana o Aragón, lugares en los que ya tiene una fuerte implantación o socios regionalistas de referencia (Compromís y la Chunta Aragonesista).

En el horizonte aparece el escenario andaluz, donde tendrían lugar las próximas elecciones programadas si se cumplen los calendarios. Allí la izquierda ajena al PSOE vive un momento de crisis tras la turbulenta separación entre Teresa Rodríguez y quienes integran Unidas Podemos. Las miras están puestas en la que fuera candidata de Adelante Andalucía y en qué camino decide tomar. Entre las filas de Más País y Más Madrid hay quienes creen que podría ser una buena aliada si se decanta por una plataforma andalucista en un momento en el que sería impensable añadir una tercera candidatura la izquierda de los socialistas. Otros tienen serias dudas por el perfil de Rodríguez, con quien Errejón tuvo serias diferencias en el pasado en su etapa morada. En cualquier caso, se insiste en que serán los miembros de Más País Andalucía, con la exsenadora Esperanza Gómez al mando, quienes decidan.

Elecciones Madrid Más Madrid Íñigo Errejón
El redactor recomienda