'La sécurité': Vox desarrolla un lepenismo 'a la madrileña' para no ser devorado por Ayuso
  1. España
  2. Madrid
ELECCIONES EN MADRID

'La sécurité': Vox desarrolla un lepenismo 'a la madrileña' para no ser devorado por Ayuso

El partido de Santiago Abascal eleva el discurso sobre la inseguridad como el único eje de su campaña el 4-M, confirmando una estrategia que ya ensayó en la campaña catalana del 14F

placeholder Foto: La candidata de Vox, Monasterio, y el presidente del partido, Abascal. (EFE)
La candidata de Vox, Monasterio, y el presidente del partido, Abascal. (EFE)

"La sécurité... première des libertés". La seguridad... la primera de las libertades. La frase no es de Santiago Abascal, ni de un intérprete que haya traducido sus discursos al francés durante la campaña madrileña. Se trata de un eslogan de Jean-Marie Le Pen, el histórico líder del Frente Nacional galo, que la utilizó en 1992. Las similitudes con la estrategia y las consignas empleadas por Vox para las elecciones del 4 de mayo son manifiestas. El partido ha convertido la inseguridad en el eje único de sus mensajes consolidando un viraje hacia estas posiciones que ya había dejado caer en los comicios catalanes del 14 de febrero, vinculándola constantemente con la inmigración.

"Protege Madrid". "Vota seguro". "No hay libertad sin seguridad". La táctica del partido que dirige Rocío Monasterio en la región parece más que evidente. Desde los días previos al mitin de Vallecas, sus dirigentes apostaron por una campaña centrada en los barrios humildes de la Comunidad y ya abogaban por definirse como los verdaderos defensores de una clase obrera que, supuestamente, habría sido abandonada por la izquierda. Conforme ha ido avanzando la precampaña, la formación ha esquinado el resto de temas que han explotado tradicionalmente para concentrarse exclusivamente en la falta de seguridad en las calles y culpando de ellos a los inmigrantes. Y con especial foco en los menores extranjeros no acompañados.

Foto: Iglesias se marcha del debate de Cadena SER.

En el cartel del FN utilizado en los 90 aparecía el veterano de los Le Pen junto a una niña pequeña, su nieta Marion Maréchal, vinculada al entorno de Vox a través de un 'think tank' que tiene delegación en Madrid. Pero no es el único caso en el que se atisban semejanzas. Esta semana, Vox daba un impulso a su campaña con la colocación de un cartel en una estación de la capital sobre menores extranjeros, un colectivo al que ha vinculado con robos, violaciones y otros crímenes. En él dibujaba una supuesta competición por los recursos públicos entre estos inmigrantes y una anciana de nacionalidad española, una técnica que también fue puesta en marcha antes por el Frente Nacional, que en torno a 1978 abogó por este concepto enfocándolo al empleo. "Un millón de desempleados son un millón de inmigrantes de más. Francia, para los franceses". "Inmigración=inseguridad", rezaba otro posterior. "Ante la inseguridad, no te abstengas", apelaban años después.

Guillermo Fernández Vázquez es investigador de Ciencia Política en la Universidad Complutense y se ha especializado en el estudio de formaciones ultraderechistas europeas. Autor de 'Qué hacer con la extrema derecha en Europa. El caso del Frente Nacional', entiende que las semejanzas de la línea seguida por Vox en esta campaña se aproximan más al FN de los años 90 que al de ahora, rebautizado y liderado por una Marine Le Pen, quien terminó expulsando a Jean-Marie hace más de un lustro.

"Veo muchas similitudes. Está haciendo un esfuerzo por penetrar en los barrios populares, pero hay que matizar que no lo hace con un discurso particularmente social, sino con la bandera de la seguridad. Su forma de hacerlo es más parecida a los partidos de derecha radical de principios de los 90 que a la que pudiera tener la década pasada Marine Le Pen o Matteo Salvini", explica Fernández Vázquez, que se encuentra en estos momentos realizando una investigación en París. "En Madrid han optado por la tríada básica: seguridad, inmigración e identidad", entiende el experto, que cree que "el estilo que está empleando Vox es muy parecido al que usaba el FN en esos años", sobre todo con el recurso de la hipérbole reiterada.

Vox afrontaba el 4-M con dos condicionantes claros. En el plano puramente madrileño, el fenómeno de Isabel Díaz Ayuso les había opacado desde hacía meses. Con Monasterio siendo incapaz de capitalizar temas que eran clave para el partido como la hostelería o el combate contra la izquierda, el partido optó primero por el desembarco de Abascal en la contienda hasta llevarlo a la cartelería electoral de la formación. Con la llegada de la campaña oficial el pasado 18 de abril, dejó claro que su apuesta para evitar fugas al PP pasaba por endurecer su discurso en seguridad para defender su espacio y garantizar que sus fieles no se vayan.

A nivel nacional, llevan desde comienzos de 2020 buscando vías para ensanchar sus apoyos viendo que no les queda mucho margen de mejora a la derecha de los populares. En esta carrera de fondo, optaron por desarrollar una giro social en sus discursos para intentar llegar con más intensidad a los exvotantes de PSOE y Unidas Podemos. Las consignas sobre seguridad e inmigración habían estado siempre presentes en el partido, pero no como el elemento principal. Ahora parecen decantarse por este caballo ganador.

"Su forma es más parecida a los partidos de derecha radical de principios de los 90"

En los últimos días, el despliegue del cartel contrario a los menores extranjeros y las intervenciones de la candidata en el debate electoral de Telemadrid han puesto negro sobre blanco la estrategia del partido. Durante un cara a cara en el que los bloques versaban sobre la pandemia, la Sanidad y la recuperación económica, Monasterio empleó buena parte de su tiempo para hablar de menores extranjeros y de la supuesta criminalidad en las calles provocada por los foráneos. "Unos aspiran a la miseria y otros aspiran a que todo siga igual. Ellos, protegidos, y ustedes, abandonados. Sin seguridad no hay libertad. Sin seguridad, no hay prosperidad", cerró la presidenciable en su minuto de oro.

Foto: Los candidatos posan antes de comenzar el debate de Telemadrid.

Para Alain Acevedo, politólogo y consultor de asuntos públicos que también ha investigado sobre partidos de este espectro, las similitudes entre los mensajes de Vox en Madrid y el Frente Nacional son obvios, aunque recuerda que no es el primer partido europeo de este corte que lo hace. Apunta al caso de Matteo Salvini, líder de la Lega italiana y exaliado de Abascal, que utilizó en Roma palabras muy similares: "Una ciudad más segura". También, Alternativa para Alemania (AfD), que apostó por "más seguridad para nuestras esposas e hijas" en otra propaganda reciente.

"Estas ideas siempre han estado latentes, pero ahora son ya el eje de la campaña", señala Acevedo, que observa que el partido está aplicando el manual de la derecha populista de Cas Mudde: "Con los 'menas' están haciendo referencia al nativismo por hablar de inmigración y al autoritarismo por pedir un castigo duro a aquellos que vulneren la ley". El consultor, sin embargo, distancia a Vox del FN de Jean-Marie Le Pen de los años 90 por los elementos posfascistas que arrastraba entonces y sí que ve parecidos importantes con las estrategias de seducción hacia las clases trabajadoras y el tono social de Marine Le Pen ahora.

El objetivo que persigue Abascal con estos mensajes es el de ampliar su base electoral. Así lo considera Daniel Guisado, politólogo y analista. "La inseguridad y la inmigración son temas mucho más transversales. Vox ha visto en estas elecciones que no tenía temas que ocupar frente a Ayuso. Están diciendo "la libertad está muy bien, pero primero tenemos que tener unos barrios seguros".

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Elecciones Madrid Vox
El redactor recomienda