La 'consultocracia' del 4-M o quiénes son los poderosos asesores en la sombra
  1. España
  2. Madrid
ELECCIONES EN MADRID

La 'consultocracia' del 4-M o quiénes son los poderosos asesores en la sombra

Como en toda contienda política, la disputa está centrada en los candidatos y en los pasos que estos dan. Pero detrás de sus rostros, varios nombres determinan las estrategias

placeholder Foto: El secretario de Estado, Miguel Ángel Oliver, y el jefe del Gabinete Iván Redondo. (EFE)
El secretario de Estado, Miguel Ángel Oliver, y el jefe del Gabinete Iván Redondo. (EFE)

En los debates de televisión de las campañas electorales los candidatos están solos ante el moderador y ante millones de espectadores. Pero antes y después de ese par de horas de máxima tensión no lo están. Antes y después les acompañan los asesores.

Hasta que llegue la próxima campaña, la del 4 de mayo se ha convertido en la madre de todas las campañas. Ha tomado una dimensión nacional y los partidos han instalado en las salas de máquinas a sus mejores cabezas pensantes. Son los equipos que diseñan las estrategias y miden cada paso del jefe o jefa. Detrás de cada político de primer nivel hay una o varias figuras que trabajan fuera de foco.

Foto: Iglesias se marcha del debate de Cadena SER.

Con distintos papeles y diferentes niveles de oscurantismo, los 'spin doctor' (Estados Unidos marca aquí también el lenguaje) son figuras a medio camino entre el gurú estratega y el 'fontanero' que evita que pequeños problemas se conviertan en grandes males para el dirigente. Su influencia puede ser tal que hay quienes ya dudan de que determinadas decisiones provengan del mandatario o del asesor. En España la política y el periodismo político debaten sin descanso, en bucle, si Iván Redondo marca el paso a Pedro Sánchez y si Miguel Ángel Rodríguez hace lo propio con Isabel Díaz Ayuso. En este mismo medio la discusión se ha producido: ¿estamos ante una 'consultocracia'?, se preguntaba Frances de Carreras en una reciente columna.

Tengan o no máxima incidencia en lo que dicen y hacen los candidatos, los 'spìn doctor' del 4-M existen. A continuación, un repaso a quiénes son, partido a partido:

PSOE: Iván Redondo e Isabel Aymerich

En las filas socialistas se mueve el personaje que probablemente mejor cumpla con el estereotipo de gurú alejado de los focos y que susurra al oído de quien tiene el poder: Iván Redondo, el jefe de gabinete de Pedro Sánchez en Moncloa. Como sucedió en Cataluña, unas elecciones de semejante relevancia y proyección han llevado a que el PSOE ponga en juego toda la maquinaria de la que dispone para fijar los ejes sobre los que armar el discurso y diseñar la campaña que consideren más acorde al candidato. En la tercera campaña de Ángel Gabilondo para presidir la Comunidad de Madrid convergen los equipos de Ferraz y los del propio presidenciable, coordinados bajo la batuta nacional que ya marcó territorio con la confección de las listas ante la estupefacción de algunas fuentes socialistas.

Redondo, el hombre fuerte de Sánchez que ha ido acumulando poder con el paso del tiempo dirigiendo al equipo que asesora al presidente del Gobierno, es considerado el artífice de las principales estrategias socialistas en los últimos tiempos y en Madrid no ha sido diferente. Precisamente, por el peso de Ferraz en la confección de la campaña, ha sorprendido entre fuentes socialistas la aparente falta de previsión en los mensajes lanzados en los últimos días desde el Consejo de Ministros, avanzando una reforma fiscal que implicaría un alza de algunos impuestos, cuando gran parte de la campaña de Gabilondo se ha centrado en defender que los gravámenes madrileños se queden sin tocar durante dos años.

placeholder Ángel Gabilondo, junto a Isabel Aymerich, jefa de Gabinete del entonces ministro. (EFE)
Ángel Gabilondo, junto a Isabel Aymerich, jefa de Gabinete del entonces ministro. (EFE)

Pese a que los comicios han sido planteados en todo momento en clave nacional y el propio Sánchez ha sido criticado por estar realizando anuncios en pleno proceso electoral, Gabilondo cuenta también con su propia guardia pretoriana. Tras la primera línea se encuentra la que ha sido su sombra durante toda su actividad política, Isabel Aymerich. Ella ha estado junto al ahora candidato desde que fue nombrada jefa de gabinete durante su etapa como ministro de Educación en el último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2009.

En 2011 se incorporó al equipo de Ferraz en distintas facetas y en 2015 volvió a trabajar junto a Gabilondo para la primera de las tres candidaturas a presidir la Comunidad de Madrid. En aquel momento se convirtió de nuevo en jefa de gabinete del catedrático y ya en 2019 fue en el número 18 de la lista del PSOE ahora es la número 21compaginando la función representativa con la de asesora del portavoz.

PP: Miguel Ángel Rodríguez y Alfonso Serrano

A diferencia del resto de candidatos, Isabel Díaz Ayuso tenía preparado el mensaje de su campaña desde hace muchos meses. El adelanto electoral no estaba previsto, pero la presidenta regional se labró un perfil propio y una estrategia durante la pandemia que le sirvió para inspirar el lema que lo ha terminado acaparando todo: “Socialismo o libertad”, que con la irrupción de Iglesias pasó a ser: “Comunismo o libertad”. Hecha la confrontación y tras acaparar toda la atención, el cartel electoral de la campaña del PP es “Libertad”.

Si hay un nombre decisivo en las decisiones que toma Ayuso, ese es el de su jefe de Gabinete, Miguel Ángel Rodríguez, convertido en su principal ‘gurú’ y que muchos en el partido reconocen como el ‘coach’ que consiguió dar seguridad y confianza a la presidenta de la Comunidad en los momentos más difíciles, incluso cuando buena parte de su partido le daba la espalda.

placeholder El periodista Miguel Ángel Rodriguez, jefe de Gabinete de Díaz Ayuso. (EFE)
El periodista Miguel Ángel Rodriguez, jefe de Gabinete de Díaz Ayuso. (EFE)

Sobre él recae la estrategia que ha conducido a la cima a la madrileña. Pero a su lado trabajan más personas, perfectamente alineadas con su mecanismo de trabajo. También es un apoyo fundamental para la presidenta su jefe de prensa, José Luis Carreras (de su total confianza y justamente el hombre que la asesoró en la pausa del debate en Telemadrid).

Del PP de Madrid son las otras figuras clave: el jefe de campaña y portavoz parlamentario, Alfonso Serrano, y la secretaria general y número tres en la lista, Ana Camins, quien coordina cada acto que se celebra en la región. Los mensajes los elaboran entre el equipo de campaña y la Puerta del Sol, considerado como un laboratorio de ideas para la presidenta, que ha terminado por convertirse en una suerte de ‘icono pop’ alabada por los hosteleros de media España.

Ciudadanos: Miguel Gutiérrez y César Zafra

La difícil situación que afronta el partido de Inés Arrimadas tras el adelanto electoral que desencadenó la moción de censura en Murcia ha dado lugar a una “campaña coral” como definen fuentes del partido. No hay un solo jefe de campaña, sino que participan distintas figuras con experiencia, pero también que conocen a fondo el territorio. De hecho, el exvicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, acude todos los días a la sede del partido a trabajar en los mensajes y actos de los naranjas.

Cuando decidió dar un paso al lado para que Edmundo Bal fuera el candidato, Aguado se ofreció a colaborar intensamente en la campaña y compartir toda su trayectoria no solo en el Gobierno autonómico, sino al frente del partido en la Comunidad, al que llegó hace muchos años. Junto a él, Miguel Gutiérrez (también diputado en el Congreso por Madrid) y César Zafra (número dos de Aguado y hoy tres por la lista de Bal). El apoyo visible del candidato está siendo la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, volcada por completo en la campaña a pesar de los riesgos que entraña.

El partido pelea por obtener el 5% del voto, convencido de que su candidato es la mejor baza posible. El hándicap real es precisamente darlo a conocer en tiempo récord. A pesar de que estos nombres dirigen las pautas, la propia Arrimadas y su secretaria general, Marina Bravo, son conocedoras de cada decisión.

Más Madrid: Pablo Gómez y Miguel Monar

En la cuestión de los equipos de campaña, el caso de Más Madrid es algo distinto al del resto. Con una implantación regional mucho más fuerte que a nivel nacional, no hay un solapamiento de estructuras ni tampoco un desembarco disimulado. Ante la ausencia de un gurú en la cumbre, fuentes del equipo de Mónica García explican que se reparten las funciones cotidianas y estratégicas de forma coral. Más allá de la primera línea que representa el director de campaña y número dos de la lista, Pablo Gómez Perpinyà, son varios los actores que en el día a día toman las decisiones sobre los temas por los que hay que apostar, los problemas a resolver y las vías que hay que pulir.

Dentro de ese grupo, en el que están participando a diario en campaña y con reuniones por Zoom a primera hora de la mañana para establecer las prioridades, se encuentra Miguel Monar. Él es quien fija en el día a día las líneas por las que debe discurrir la acción del partido, algo que se acuerda con el resto del equipo, que integran entre otros la jefa de gabinete de Mónica García, María José Benavente. Monar ejerce las funciones de redactor de los discursos más relevantes de la formación y fuentes de la misma explican que es una de las voces clave que ayuda a definir el sendero por el que Más Madrid decide caminar. De sus manos parten los argumentarios internos que terminan determinando los posicionamientos públicos de sus dirigentes, pero también esboza las fórmulas para salir de los grandes embrollos con los que se encuentran como la envolvente de Pablo Iglesias para que concurrieran en una misma candidatura.

Ante la ausencia de un gurú en la cumbre, fuentes del equipo de Mónica García explican que se reparten las funciones de forma coral

Monar lleva ligado al entorno de Íñigo Errejón desde hace años, desde la etapa en la que este lideraba la Secretaría Política de Podemos. En 2015 comenzó su andadura en plena construcción de la organización como analista de los rivales políticos y poco después se unió al equipo del hoy líder de Más País y entonces portavoz parlamentario, al que acompañó como dirigente morado hasta su salida a comienzos de 2019. En aquel momento, decidió seguirle en la fundación de Más Madrid y en su aterrizaje en la política regional, en la que Errejón estaría poco tiempo antes de volver al Congreso. El asesor, sin embargo, optó por quedarse y seguir trabajando para el partido madrileño. Politólogo de formación, se ha especializado en análisis de inteligencia.

Unidas Podemos: Isa Serra y Manu Levín

Podemos afronta el 4-M con una revolución tanto a nivel interno como de expectativas electorales. La llegada de Pablo Iglesias a la candidatura para asegurar la representación parlamentaria no solo supuso un terremoto político, sino que también sacudió la coordinación de equipos y la gestión de grupos en el equipo que ha estado en la Asamblea de Madrid en los últimos dos años. Aunque la hasta ahora portavoz regional, Isabel Serra, ha sido designada como directora de campaña, hay otras figuras que han acompañado a Iglesias durante los últimos años entre bambalinas.

Uno de ellos es Manuel Levín, encargado de poner letras a las sintonías de Unidas Podemos. Exguionista de 'El Intermedio', según recoge la propia web del partido, se integró en la formación en el verano de 2017, cuando los morados presentaban su moción de censura fallida contra Mariano Rajoy. En aquel momento pasó a ser creador de los discursos del secretario general, tanto a nivel orgánico como parlamentario. Tras la salida del expresidente popular, fue el encargado de diseñar las campañas electorales nacionales de 2019 (28-A y 10-N) tras las que UP acabó integrándose en el Ejecutivo. En este tiempo, Levín se ha convertido en una pieza clave en el entorno de un Iglesias al que sus colaboradores cercanos han definido en reiteradas ocasiones como “su propio 'spin-doctor'” por el conocimiento estratégico del candidato y por la forma en la que toma las decisiones.

placeholder La portavoz de Unidas Podemos-IU en la Asamblea de Madrid, Isa Serra. (EFE)
La portavoz de Unidas Podemos-IU en la Asamblea de Madrid, Isa Serra. (EFE)

Más allá de Levín, la otra figura clave de la cúspide de Podemos es Juanma del Olmo. Aunque fuentes moradas insisten en que no se ha involucrado en la campaña madrileña, ha sido en los últimos tiempos el principal escudero del ya exvicepresidente. Considerado el fontanero en la práctica de la formación, ocupa el puesto de secretario de Comunicación, pero su papel va más allá de la relación o las tácticas mediáticas. Con el acuerdo del Gobierno de coalición liderado por Pedro Sánchez, Iglesias no dudó en nombrarle director de estrategia dentro de su gabinete.

Vox: Enrique Cabanas y Santiago Abascal

Si en el resto de formaciones es difícil en algunos casos distinguir entre los equipos nacionales y regionales, en el caso de Vox esta circunstancia es aún más marcada, teniendo en cuenta que ha designado a Santiago Abascal como jefe de campaña de Rocío Monasterio para justificar su omnipresencia en la contienda madrileña.

En el partido la toma de decisiones estratégicas se reparte, a grandes rasgos, entre el propio presidente, el vicepresidente político, Jorge Buxadé, y el portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros. Pero en la segunda línea hay varias figuras que susurran al oído de los principales dirigentes alejados del foco mediático y de las cámaras. Entre ellas destaca la de Enrique Cabanas, fiel compañero de viaje de Abascal que durante las travesías por el desierto que experimentó el partido hasta 2018 fue el hombre para todo en Vox. Ambos se conocieron en el seno de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES).

Foto: Edmundo Bal, esta mañana. (EFE)

Cabanas compaginó en los momentos más grises de la formación las labores de fontanería con el asesoramiento al líder sobre las vías que había que explotar. Adoptó incluso el papel de contacto ante los medios de comunicación cuando eran pocos los que se interesaban por Abascal, gestionando cualquier opción que pudiera convertirse en una entrevista aunque el ofrecimiento viniera de parte de un universitario. Eran otros tiempos, cuando Vox no tenía espacio en los grandes medios y Abascal podía tomar un café tranquilamente sentado en el bar que había bajo su sede de Diego de León (Madrid) sin que nadie le reconociera ni hiciera amago de pedirle un selfi.

Hoy, pese a los múltiples cambios internos adoptados por el partido y su crecimiento exponencial a nivel nacional, Cabanas sigue teniendo un papel principal en la sala de máquinas. En la actualidad, es integrante del Comité Ejecutivo Nacional (máximo órgano), en el que tiene voz y voto, y mantiene las funciones de jefe de gabinete de Abascal, a pesar de que los asesores se han multiplicado en los dos últimos años. Ha sido el negociador en la sombra cuando Vox lo ha necesitado, desplazándose a otras regiones cuando se le requería, pero sigue siendo una voz autorizada, sobre todo para el presidente.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Elecciones Madrid Iván Redondo Ángel Gabilondo Campañas electorales
El redactor recomienda