"¿El Zendal? No es difícil desmantelar un hospital que no lo es. Haremos una auditoría"
  1. España
  2. Madrid
ENTREVISTA A MÓNICA GARCÍA (MM)

"¿El Zendal? No es difícil desmantelar un hospital que no lo es. Haremos una auditoría"

La cabeza de lista de Más Madrid desglosa sus propuestas principales, sus reticencias con Ciudadanos, sus planes con el Zendal y, sobre todo, su rechazo al Gobierno de Díaz Ayuso

placeholder Foto: La candidata de Más Madrid a las elecciones del 4-M, Mónica García, durante la entrevista. (Alejandro Martínez Vélez)
La candidata de Más Madrid a las elecciones del 4-M, Mónica García, durante la entrevista. (Alejandro Martínez Vélez)

Mónica García (Madrid, 1974) ha sido considerada durante meses como la oposición dura a Isabel Díaz Ayuso ante un perfil bajo de Ángel Gabilondo y los socialistas. Como aspirante de Más Madrid a presidir la región, comenzó la precampaña electoral de forma atropellada por la envolvente de Pablo Iglesias para ir en una única lista el 4 de mayo. Tras salir de ese pequeño 'terremoto' con acusaciones de machismo hacia el líder morado, la anestesista del Hospital 12 de Octubre ahora en excedencia por la campaña ha llevado a cabo una estrategia centrada en algunos de los temas que mejor le han funcionado a Íñigo Errejón en el Congreso de los Diputados. Entre ellos, se encuentra la apuesta por una mejora del sistema de salud mental madrileño o la incorporación de la jornada de 32 horas semanales a través de la Administración.

[Perfil | Quién es Mónica García]

Según los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), es la candidata menos conocida de los seis principales partidos, aunque en su equipo esperan aprovechar las dos semanas que restan para cambiarlo. En conversación con El Confidencial, desglosa sus prioridades en materia sanitaria, entre las que apuesta por una auditoría sobre la gestión del covid-19. En los últimos días, ha avanzado que pondrán en marcha un centro de investigación e innovación en las instalaciones que ahora ocupa el Zendal, el hospital de pandemias que fue anunciado como medida estrella del actual Gobierno de la Comunidad de Madrid y que ella entiende que "no sirve para nada". También analiza la posible aritmética al margen del PP, en la que le cuesta ver a un Ciudadanos al que solo abriría la puerta si se aleja de las políticas populares.

Entrevista a Mónica García, candidata de Más Madrid. (Giulio Piantadosi)

PREGUNTA. La presidenta ha asegurado recientemente que si no fuese por el Gobierno central, ella ya habría vacunado al 100% de la población.

RESPUESTA. Lo único que puede garantizar la señora Ayuso al 100% ha sido su incompetencia a lo largo de la planificación de la vacunación y de la pandemia. Es bastante irresponsable decirle a la población, sabiendo que no es verdad, jugar con las expectativas de la Comunidad de Madrid, que aquí podríamos estar todos vacunados cuando ningún país está 100% vacunado. Que siga utilizando la vacunación y la pandemia como un arma de confrontación constante para intentar confrontar con Sánchez... Al final, la vacunación es un escudo sanitario y usarla como arma arrojadiza con el Gobierno central ya aburre.

P. Más Madrid y el PSOE han defendido que Díaz Ayuso es la peor presidenta en el peor momento, pero las encuestas apuntan que podría duplicar sus escaños. ¿Qué ha hecho mal la oposición de izquierdas?

R. Autocrítica se puede hacer siempre. Pero es que la presidenta decíamos que se presenta por dos partidos, pero es que son casi tres. Es la candidata preferida del votante del PP y Vox y ha hecho una absorción de los que eran sus socios de gobierno, Ciudadanos. Aúna todo el voto de derecha, que se ha ultraderechizado y que ha convertido la Comunidad de Madrid en un sálvese quien pueda.

[Entrevista a Ángel Gabilondo, candidato del PSOE]

P. ¿No han pecado de caricaturizar a Díaz Ayuso y centrarlo todo en una crítica a su persona y no tanto a sus políticas?

R. Puede ser. En política, nunca tienes con qué comparar para ver qué hubiera pasado si no hubiéramos hablado de Díaz Ayuso o si no hubiéramos hablado de la pandemia... Nunca podremos tener un diagnóstico certero, pero la realidad es que desde Más Madrid sí hemos sido capaces de plantar cara a lo que consideramos todos los delirios de la señora Ayuso y de su gestión, y hemos sido capaces de poner propuestas sobre la mesa. El 4 de junio se aprobó una iniciativa de Más Madrid pidiendo que se pusieran rastreadores. Fuimos los primeros. Empezamos la epidemia con 10 epidemiólogos y seguimos con 10. Antes de las navidades, hablamos de que teníamos que tener un plan de vacunación serio con un refuerzo de centros de salud, de enfermería, etc. Hemos sido contundentes en la oposición al desgobierno de Ayuso, pero también ha sido una oposición propositiva.

P. ¿Ángel Gabilondo sería un buen presidente de la Comunidad de Madrid?

R. Creo que necesitamos en la Comunidad de Madrid un Gobierno alternativo. No puedo hablar de quién lo encabece. Pero necesitamos un Gobierno alternativo al Gobierno de la vergüenza de Ayuso y Monasterio. Necesitamos un Gobierno decente que deje de sonrojarnos en los titulares y que deje de considerar la Comunidad de Madrid como un cortijo que utiliza la política a su antojo y su beneficio. Después de 25 años del PP, nos merecemos otra manera de entender la política y de cuidar a madrileños y madrileñas.

placeholder Foto: Alejandro Martínez Vélez.
Foto: Alejandro Martínez Vélez.

P. ¿Se ve ocupando una vicepresidencia sanitaria en un Gobierno presidido por Gabilondo?

R. ¿Y por qué no como presidenta sanitaria? (Risas) Yo, ya en serio, me presento a la presidencia. Pero estamos centrados en sumar todos los votos verdes, anticorrupción, que no quieren dar oxígeno a la ultraderecha, que quieren un Gobierno decente... Estamos preocupados en meter todos esos votos en las urnas y luego ya hablaremos de lugares, de puestos y de consejerías.

P. ¿Qué les diferencia de Unidas Podemos?

R. En Más Madrid hemos demostrado que hemos sido capaces estos dos años de poner encima de la mesa los problemas del siglo XXI, de poner encima de la mesa los problemas cotidianos. Hemos puesto la salud mental, el tema de las 32 horas, la conciliación... Somos la fuerza verde que, a semejanza del resto de fuerzas verdes europeas, estamos poniendo lo cotidiano, y no solamente el cuidado del planeta, sino entendiendo esas políticas verdes como el cuidado de lo cotidiano y de lo importante. Creemos que estos dos años de política cercana y pegada a la tierra, haciendo política por y para Madrid, son nuestro rasgo diferenciador claramente.

P. ¿Podemos no ha estado pegado a la cotidianidad?

R. Creemos que Más Madrid sí lo ha estado y que cualquiera que haya estado atento a la Asamblea, a las políticas y a las iniciativas y a la manera de hacer oposición a la señora Ayuso, puede constatar que en Más Madrid sí que hemos estado preocupados por la gestión de la pandemia, la cotidianidad de los pacientes y el futuro de los madrileños. Podemos hablar por nosotros. El resto de fuerzas habrá tenido sus estrategias o su manera de hacer política.

P. ¿Hay alguna medida concreta de Unidas Podemos que no compartan?

R. O sea... Tendríamos que analizar. No me he leído el programa completo de Unidas Podemos. Lo que nosotros venimos a reivindicar en esta forma de hacer política es un mayor acercamiento a los problemas cotidianos y, en esta idea de la política como algo grandilocuente, bajarla a la política de las pequeñas cosas. En esa política, seguramente nos vamos a poner de acuerdo con otras fuerzas progresistas. Tenemos un objetivo común. Estas elecciones no creo que vayan tanto de 'a ver qué ofreces tú'. Ofrecemos un Gobierno alternativo al que tenemos, de 25 años seguidos de despropósitos. Con ese punto de vista, nos vamos a poner de acuerdo con el resto.

P. Pero no se le viene ninguna medida de Iglesias que no comparta...

R. Bueno, se me vienen varias medidas del Gobierno central que yo creo que podrían haber sido más valientes. Podemos es parte de ese Gobierno. Como la Ley de Cambio Climático. Creemos que tienen que ser más ambiciosos, y de hecho proponemos una ley bastante más ambiciosa. Podemos hablar de cosas en las que el Gobierno central se ha quedado a mitad de camino. Coincidiremos en alguna y en otras no, pero la Ley de Cambio Climático es un buen ejemplo.

placeholder Foto: Alejandro Martínez Vélez.
Foto: Alejandro Martínez Vélez.

P. Atendiendo a las encuestas, parece difícil que el bloque de izquierdas sume por sí solo y quizá podrían tener opciones si Ciudadanos tuviera representación y quisiera alejarse de Díaz Ayuso. ¿Se ve gobernando con Edmundo Bal?

R. Mmmm... Lo he dicho muchas veces y creo que primero Ciudadanos nos tiene que decir, aunque creo que ya nos lo ha dicho, si volvería a repetir los mismos errores que lo han llevado a casi desaparecer, que volvería a disolverse en un Gobierno en el que tiene más peso la señora Monasterio que el propio Ciudadanos y que volvería a formar parte de un Gobierno que pensamos que es fallido y que es el peor en el peor momento. No ha resuelto ninguno de los problemas estructurales. Ciudadanos, por ejemplo, tenía Políticas Sociales y no han sido capaces de empujar al PP hacia la mejora de ninguno de los servicios: ni de la atención temprana, ni modelo de residencias ni nada. Nos tienen que explicar por qué tienen ese síndrome de Estocolmo.

[Entrevista a Isabel Díaz Ayuso, candidata del PP]

P. Pero si al final tuviesen representación y los necesitaran para sumar, ¿se ve teniendo como consejero en su Gobierno a alguien de Ciudadanos?

R. ¿En qué condiciones? Primero, me tienen que contar quiénes son. Si son los mismos que han votado sistemáticamente que no a un refuerzo de la Atención Primaria, que no han reforzado nada el modelo de residencias, que han tenido una lista de espera en atención temprana de 1.700 niños esperando de uno a tres años... Si son los mismos que han hecho las políticas antisociales de la señora Ayuso, la verdad es que no les necesitamos.

P. Igual les necesitan para sumar.

R. Si hacen falta para la suma, tendrían que decirnos si vienen a sumar o a restar, como han hecho con el Gobierno de la señora Ayuso. El problema es la indefinición de lo que significa votar a Ciudadanos, ¿no? Todos aquellos que pusieron sus esperanzas en Ciudadanos para tener una derecha regeneradora realmente, y que se han dado cuenta de que no ha cumplido sus expectativas y que no quieren dar oxígeno a la corrupción del PP ni a la ultraderecha de Vox, aquí tienen un espacio. Somos el refugio de cualquier votante que quiera un Gobierno decente. Si es ese Ciudadanos o esos votantes, son bienvenidos. Si no, estamos hablando otra vez de la señora Díaz Ayuso.

P. ¿También serían bienvenidos en un Gobierno?

R. ¿Si nos encontramos a ese Ciudadanos? Es que ese Ciudadanos tiene cabida en la sociedad. En el Gobierno, tendrían cabida en tanto en cuanto dejen de creer en las políticas de la señora Ayuso, pero lo tienen que contar ellos.

Foto: La diputada de Más Madrid, Mónica García Gómez. (EFE)

P. ¿Moncloa ha ayudado a encumbrar a la presidenta con una estrategia de confrontación? ¿Han ayudado a crear un fenómeno o un personaje que ahora mismo no pueden parar?

R. Quien no puede parar al personaje de Ayuso es el señor Casado. El que tiene un problema con Ayuso es el señor Casado. Es la señora Ayuso la que desde el primer minuto de la pandemia solo contestaba a Sánchez en la propia Asamblea de Madrid. Es Ayuso la que cuando le hemos preguntado por un problema de los madrileños ha estado haciendo carrera no sé si para llegar a Génova 13 y gobernar Génova 13 [sede del PP] o para llegar a la carrera de San Jerónimo [Congreso de los Diputados]. Es la señora Ayuso la que no está haciendo política para los madrileños y las madrileñas, sino que está debatiendo en clave nacional un problema muy concreto que es cómo se ha gestionado la pandemia y cómo se va a gestionar el futuro de nuestra comunidad. Cómo se van a invertir los fondos europeos, cómo vamos a reconstruir nuestra sociedad después de esta crisis económica, social y sanitaria.

P. ¿Tienen el PSOE o Moncloa responsabilidad en esta dinámica?

R. A mi juicio, en la primera y la segunda ola, al principio de la pandemia, también hemos sido capaces de decirle en qué cosas han fallado, y una de las cosas en las que creo que al principio han fallado es en dejarnos solos a los madrileños y las madrileñas con la señora Ayuso al frente usando la pandemia como arma de confrontación. Nos hemos sentido abandonados en algún momento. Ahora bien, cuando la estrategia de la señora Ayuso ha sido chocar únicamente con el Gobierno central, ha descuidado las otras 'pequeñas cosas' bastante importantes, como eran los hospitales, las residencias, los colegios... Todo lo que tiene que ver con la vida real y cotidiana.

Foto: Cierre de campaña de Más Madrid (EFE)

P. ¿Qué primera medida tomarían a nivel sanitario?

R. La vacunación, claramente. El desastre y la chapuza de la planificación de la Comunidad de Madrid no nos lo podemos permitir. No es solo una medida sanitaria, sino económica. Todas las medidas de cuidados de la salud son a largo plazo medidas económicas. Básicamente, hay que poner orden en la vacunación de la Comunidad de Madrid. No puede ser que tengamos centros de salud en la comunidad que no reúnan las condiciones para poder vacunar porque les faltan recursos. No puede ser que tengamos los centros de urgencias de Atención Primaria cerrados, no puede ser que tengamos un sistema sanitario más debilitado que el que nos encontramos antes de la pandemia. Es una prioridad.

placeholder Foto: Alejandro Martínez Vélez.
Foto: Alejandro Martínez Vélez.

P. ¿Qué medidas concretas tomaría para eso? Más allá de rehabilitar los centros de salud.

R. Hay que rehabilitarlos, pero con la gente dentro. Hemos hecho varias propuestas. Tenemos el plan 'vete al médico', que incluye el plan de salud mental, que viene a raíz del comentario que le hicieron a Errejón en el Congreso y que incluye duplicar los psiquiatras, triplicar los psicólogos y ampliar esa red de protección de salud mental que incluía las residencias de mayores. Básicamente, incluía una red de protección mental, pero es que también abarca la Atención Primaria. Ahí proponemos contratar 800 médicos más (175 pediatras) y 900 enfermeras. Todo esto, para ponernos como mínimo a la altura de la media española, porque partimos de un déficit que no hemos sido capaces de superar ni en plena pandemia.

También incluye, obviamente, toda la parte de la atención especializada para que cuando te den cita para una prueba diagnóstica no pasen meses. Por supuesto, incluye algo que es sangrante y bastante definitorio de la gestión de la Comunidad de Madrid: la atención temprana. No puede ser que a nuestros niños y niñas que más necesidades tienen, en un momento en el que se puede determinar cuál puede ser su desarrollo, tengan años de lista de espera para poder echarles una mano tanto con logopedas como con fisioterapeutas... Eso ocurre en la Comunidad de Madrid. En la comunidad más rica de España tenemos a 1.700 niños esperando ser atendidos en sus primeros años de vida.

P. Desde Más Madrid y Más País, se ha insistido en los últimos meses en poner el foco en la escasez de recursos públicos destinados a la salud mental. ¿Cuál ha sido su experiencia en la pública?

R. Yo no he ido nunca, pero mis dos padres son psiquiatras. Es casi imposible ir al psicólogo por la pública, me atrevería a decir. Tenemos, si no recuerdo mal, 4,8 psicólogos por cada 100.000 habitantes. En España hay un poquito más, no sé si llegan a seis; Europa llega a 18. En lo que a psiquiatras se refiere, también estamos por debajo de la media española. La lista de espera para ver al psiquitra es de meses. La lista de espera en infantojuvenil para ver al psiquiatra es de meses. La lista de espera para ir a un hospital de día en infantojuvenil es de un año. Tenemos un problema de primer orden en el que no estamos cubriendo las necesidades de la población, y a mí me preocupa gravemente el tema infantojuvenil. Colegas con quienes he estado hablando de este tema están muy preocupados de cómo ha ido aumentando la incidencia de la patología mental en el colectivo juvenil, cómo las guardias se han multiplicado, cómo los trastornos alimenticios y los trastornos relacionados con los suicidios son muy importantes... Y a todo esto no le estamos haciendo caso.

"Estamos ofreciendo a los jóvenes incertidumbre y una mesilla llena de ansiolíticos"

Si nos vamos de la parte más grave, que es esa, a la parte más social, que es que hemos pasado una pandemia en la que toda la incertidumbre nos ha hecho tener más angustia, ser más vulnerables, más frágiles y socializar que lo somos... Una de las cosas que tiene que hayamos puesto la salud mental encima de la mesa es que no te puedes imaginar la cantidad de gente que viene y te dice "a mí me ha pasado, he tenido ansiedad, pánico...". Lo que estamos ofreciendo a los jóvenes es incertidumbre y una mesilla llena de ansiolíticos en lugar de un porvenir que les pueda ayudar. Y hay una cosa cuando hablamos de salud que son los determinantes socioeconómicos. Cuando tienes unas condiciones de trabajo malas o muy malas, eso afecta a la salud de la población, y mucho más a la salud mental.

P. Sobre el Hospital Zendal, han propuesto convertirlo en un centro de innovación e investigación de salud. ¿Esperarían a terminar la pandemia para desmanterlar lo que hay ahora o lo harían inmediatamente?

R. Lo primero que vamos a hacer en el ámbito de la salud, incluyendo el Zendal, es una auditoría covid para ver qué ha pasado, porque el señor [Javier Fernández] Lasquetty nunca nos ha sabido responder y no nos salen las cuentas. Qué ha pasado con los sobrecostes, con los contratos que se han repartido a manos llenas y muchos de ellos en el Zendal, el Ifema y en muchos de los hospitales con sospechosos habituales de la privatización. Dicho esto, habiendo sido muy críticos con la creación del Zendal y con los despilfarros, hay que aprovechar los espacios para cubrir los puntos en que más agujeros tiene nuestra sanidad, que son la innovación y la investigación, y por eso proponemos el Zendal Health Lab, un laboratorio a imagen y semejanza de Medialab, que está en proceso de demolición por el señor [José Luis Martínez] Almeida y que es un proyecto absolutamente maravilloso donde se aunan investigadores, voluntarios, familias... Eso, llevado al campo de la salud, tiene un potencial brutal y también puede incluir las empresas de la innovación, 'startups'...

P. ¿Habría que desmantelar el Zendal como 'hospital de pandemias' inmediatamente?

R. No es difícil desmantelar un hospital que no es un hospital, porque lo que es un angar que no tiene las particularidades de un hospital. Si quisiéramos hacer un hospital, habría que hacer una inversión y, de hecho, algunos de los módulos los deberíamos reservar a camas de rehabilitación de media y larga estancia, que tenemos un gran déficit en la Comunidad de Madrid. Y otra de las patas del Zendal hay que destinarla a un laboratorio de pruebas diagnósticas. Ahora mismo, no sirve para nada. No es un lugar funcional. No le hemos visto en ningún caso el sentido.

El sentido, propagandísticamente, era para no saturar el resto de hospitales, y la realidad es que todos han estado saturados y que el Zendal se ha llevado un 10% de los pacientes. Un compañero me decía el otro día: "El Zendal nos ha quitado más sanitarios que pacientes nos hubiera quitado". Ha hecho de aspiradora de recursos, ha desmantelado servicios que funcionaban como un equipo y que ya tenían una manera protocolizada de actuar y una labor en equipo. Has desarticulado esos equipos para llevártelos a un sitio única y exclusivamente para conseguir consignas propagandísticas. Los propios directivos nos dijeron que si por ellos fuera no se habría hecho como se ha hecho.

Foto: El candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. (Jesús Hellín)
"Iglesias tendrá que plantear las cosas de otra manera"
Fernando Garea Fotografía: Jesús Hellín Vídeo: Ernesto Torrico

P. Tienen pensado un mayor gasto social de lo que tienen planteado los gobiernos del PP. Por sus propuestas, supondría una subida de ciertos impuestos. ¿A qué instrumentos fiscales recurrirán?

R. Hay varios instrumentos fiscales. La Comunidad de Madrid tiene un desfase fiscal respecto a otras comunidades que hace que seamos una comunidad más desigual, más injusta. Tenemos cifrado que con el 0,6% de los más millonarios pagando el impuesto de patrimonio podríamos tener 1.000 millones, que es un cuarto del presupuesto de Educación, para gasto social, que incluye gasto sanitario, en educación... De los fondos covid, la CAM se ha gastado un 0,5% en gasto social. Necesitamos ayudar a la gente que hemos dejado fuera.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) nos está diciendo que efectivamente el que más tiene más tiene que aportar, que Madrid tiene que dejar de ser el 'apadrina a un millonario' y que tenemos que hacer una regulación fiscal acorde con las circunstancias y con cómo salir de esta crisis. Siempre pongo el ejemplo de la maleta. Si tengo que llevar una y voy con mi padre de 83 años o con mi hija, la llevo yo. ¿Por qué? Porque tengo más fuerza. Esto nos va a hacer salir de la crisis antes, mejor, y que consigamos tener la casa de piedra en lugar de tenerla de paja, que es con la que hemos iniciado esta pandemia. Nos hemos dejado a tanta gente fuera que es imposible que nos consideremos una sociedad lo suficientemente desarrollada cuando nos estamos dejando a casi un 20% de la población en los márgenes de la exclusión social.

placeholder Foto: Alejandro Martínez Vélez.
Foto: Alejandro Martínez Vélez.

P. ¿Hace 'dumping' fiscal la Comunidad de Madrid?

R. Lo que hace la Comunidad de Madrid es beneficiar a los que más tienen y hacer, como ya ha dicho la Agencia Tributaria, esta política de 'apadrina un millonario', que hace que de las otras comunidades vengan a empadronarse o a falsificar su empadronamiento en la Comunidad de Madrid para ahorrarse impuestos que dejan de pagar en la comunidad de la que se van y no pagan en la comunidad a la que vienen. Hay varios informes de la Agencia Tributaria hablando de los falsos empadronamientos en la Comunidad de Madrid solo por esta oferta fiscal, lo que claramente no enriquece a la Comunidad de Madrid. La señora Ayuso cada vez que nos habla de impuestos nos habla de bajar impuestos, y para nosotros es pinchar más el flotador que necesitamos. Creo que toda Europa y hasta Estados Unidos han entendido que de esta crisis no vamos a salir como no salimos de la de 2008, sino que tenemos que salir como Europa sabe salir, que es poniendo fondos, invirtiendo, inyectando dinero, ayudas, y haciendo que haya un flotador social para todos. La pandemia nos ha enseñado que o salimos todos o no salimos ninguno.

P. ¿Cómo convencería a un hostelero que ha tenido su local abierto en Madrid mientras otras CCAA cerraban de que no debe votar a Díaz Ayuso y sí a Mónica García?

R. Le convencería de la siguiente manera. El otro día escuché a un hostelero español, pero que tiene tres locales en Londres, y me decía "no, no, si nosotros queríamos estar cerrados y abrir en las condiciones de máxima seguridad". Esas condiciones de máxima seguridad ahora mismo en Inglaterra son siete muertos y 1.000 casos en todo el país. ¿Por qué? Porque durante los 100 días que han estado cerrados les han dado ayudas. Les han dado ayudas suficientes para mantener el negocio y estar en condiciones de seguir. Estoy convencida de que los hosteleros también han pasado miedo, porque el miedo a la pandemia no es una cosa sectorial y nos pasa a todos. Los hosteleros tienen familia, tienen amigos, compañeros, gente que ha ingresado y se ha infectado.

Foto: Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. (Alejandro Martínez Vélez)
"Disfruto viendo cómo la izquierda en Madrid ha perdido el pulso de la calle"
Paloma Esteban Itziar Reyero Vídeo: Giulio Piantadosi Fotografías: Alejandro Martínez Vélez

La Comunidad de Madrid ha sido la que mayor exceso de mortalidad evitable ha tenido. Uno de cada 63 madrileños ha ingresado en un hospital. La señora Ayuso ha buscado parapetarse detrás de los deseos legítimos de la gente de no perder su trabajo a costa de no ayudarles. Y era tan fácil como ayudarles. Otros países lo han hecho y otras comunidades lo han hecho. Necesitábamos un Gobierno y no una presidenta confrontando con un Gobierno central y echándonos a la cara que la pandemia se controla, de alguna manera, dejando que el virus campe a sus anchas en la Comunidad de Madrid.

P. ¿Qué haría con la Operación Madrid Nuevo Norte y qué opina de ella?

R. Hasta donde tengo entendido, la Comunidad de Madrid no tiene competencias en Madrid Nuevo Norte. Es una competencia tanto del Estado como del Ayuntamiento de Madrid. Es verdad que las condiciones han cambiado. No son las mismas las de 2019 que las de 2021. Habría que replantearse cuál es en este periodo de reconstrucción esa brecha que tiene la ciudad de Madrid. En Más Madrid, siempre hemos apostado por más vivienda social, más áreas verdes y un lugar más habitable.

P. Uno de los mayores dramas de nuestra sociedad es el elevado paro juvenil. ¿Qué propone Más Madrid para revertir la situación?

R. Hay que combatirlo desde varias áreas, y no creo que existan fórmulas mágicas. Hay que apostar por una formación que canalice la formación juvenil hacia los empleos de futuro. Apostamos por el empleo verde, de cuidados, y la formación tiene que ir en esa dirección. Otro ámbito es la precariedad, que es algo vergonzante. Tenemos unas condiciones laborales que no son las que yo me encontré cuando tuve que ir al mercado laboral, y me considero joven y todavía no estoy muy alejada de aquello. Aquí, la inspección. No puede ser que utilicemos becarios y falsos autónomos para contratos estables y estructurales. Y hay que poner las condiciones para conseguir un cambio productivo y que dejemos de ser una comunidad que se nutre del turismo y los servicios y le dé otras expectativas a los jóvenes. Si a eso le añadimos vivienda asequible, ayudas para la innovación, emprendeduría, etc... Uno de los problemas que tiene la Comunidad de Madrid es que tiene un potencial magnífico que por parte del PP se está dedicando a hacer palanca de unos pocos y no de todos.

Elecciones Madrid
El redactor recomienda