Vox aprovecha la euforia del 14-F para tensar a Ayuso en la negociación de las cuentas
  1. España
  2. Madrid
PRIMEROS PRESUPUESTOS

Vox aprovecha la euforia del 14-F para tensar a Ayuso en la negociación de las cuentas

Las primeras cuentas públicas de la legislatura en la Comunidad de Madrid se hacen esperar. PP y Cs necesitan el apoyo de Vox, que trata de capitalizar el hartazgo del sector hostelero

placeholder Foto: Isabel Díaz Ayuso, este jueves en el pleno. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso, este jueves en el pleno. (EFE)

La tensión por la negociación de los Presupuestos de la Comunidad de Madrid va en aumento. En el Gobierno de la Puerta del Sol, apremian a Vox a que concrete sus peticiones para tratar de cerrar un texto lo antes posible. PP y Ciudadanos necesitan el respaldo de esa tercera fuerza para sacar adelante sus primeras cuentas de la legislatura, pero no parece que el acuerdo esté ni mucho menos cerca de sellarse. Las partes siguen con las conversaciones en marcha, pero Vox trata de capitalizar medidas relacionadas con los ámbitos en los que ha puesto el foco en los últimos tiempos, curiosamente, sin centrarse tanto en cuestiones ideológicas como en otros momentos.

La escalada se plasmó este jueves en la sesión de control de la Asamblea de Madrid, pero en el Ejecutivo de la CAM llevan semanas hablando de una negociación lenta en la que Rocío Monasterio está estirando los plazos, consciente de que está en el momento clave para captar el foco mediático e influir en las políticas que se llevan a cabo en Madrid. Fuentes del Gobierno regional señalan que las negociaciones van avanzando, pero que todavía queda mucha tela que cortar. Mientras que desde otros sectores del Ejecutivo empiezan ya a hablar de una ralentización interesada de Vox que solo tiene por objetivo estar en el centro del escenario el máximo tiempo posible.

Foto: Pedro Sánchez, Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado. (EFE)

La intromisión de la campaña de las catalanas complicó aún más los plazos, dando por hecho las partes que nunca habría fumata blanca antes del 14 de febrero. Los tres partidos en liza se jugaban el pasado domingo el liderazgo de la derecha, pero si alguien sale fortalecido de los comicios para la negociación presupuestaria, ese es Vox, que hizo gala en Cataluña de una fortaleza electoral muy por encima de sus rivales y en una plaza muy significativa.

Vox reclama un aumento de las ayudas directas a la hostelería: de los 85 millones previstos a 250

Este jueves, la líder de la formación en la región instó a Isabel Díaz Ayuso a que concretara medidas económicas para los afectados por la crisis del covid. Fue en este momento cuando la presidenta elevó el tono, pese a que en su Ejecutivo han preferido hasta ahora no entrar a valorar los posicionamientos públicos de Vox y remitirse a la mesa oficial como foro para discutir sobre el tema. "La medida más importante son los Presupuestos. Los debatimos en una mesa y usted nos los tira a la cabeza", afeó la popular las preguntas de Monasterio.

Foto: Isabel Díaz Ayuso, junto a Pablo Casado. (EFE)

"Le tendemos la mano y cuando se levanta se jacta de lo que nos va a hacer sufrir. Siéntese de una vez y haga propuestas claras", clamó la presidenta en una respuesta en la que criticó a Vox por intentar "obtener algún rédito" en ámbitos como el de la hostelería: "Llegan tarde, no nos van a quitar esa bandera". Díaz Ayuso y Monasterio llevan semanas disputándose la defensa de los hosteleros y los comerciantes en un contexto en el que Madrid impuso restricciones horarias, mucho más laxas que otras comunidades, y Vox criticó que se estuviera "estigmatizando" a estos sectores.

Como medida simbólica, la formación de Abascal propuso desde un inicio que la primera cita de las negociaciones se diera en un bar que estuviera abierto más allá del horario de cierre restringido, cuando este estaba fijado a las 21:00. Incluso después de haberse iniciado los encuentros para amarrar los Presupuestos, Monasterio insistía en esta fórmula. Este jueves, se reafirmó y se arrogó la relajación de las medidas anunciada la semana pasada. La jefa del Ejecutivo replicó con evidentes muestras de hartazgo porque llevaban así "meses": "Prefiero ir a los bares con mis amigos y mi familia, no con ustedes. Somos políticos y se negocia en las instituciones".

placeholder Rocío Monasterio (d), este jueves. (EFE)
Rocío Monasterio (d), este jueves. (EFE)

Fuentes de la CAM consultadas por este medio ven a Vox instalado en la demagogia y con pocas ganas de que la aprobación de los Presupuestos sea inminente. El acuerdo entre PP y Cs llegó el 25 de enero, el primer pacto entre los dos socios de gobierno en toda la legislatura, ya que las cuentas vigentes son las que en su día fraguó Ángel Garrido cuando era presidente. Otras fuentes ponen el foco en que una vez que se consensúe un texto con Vox, este no entraría en vigor de forma inminente y aún tendría que pasar por el Consejo de Gobierno y luego por la Asamblea para someterse a enmiendas por parte del resto de grupos. Todo, en un contexto de crisis en el que se requiere un marco presupuestario adaptado a la emergencia.

El socio preferente del Consejo de Gobierno de Madrid ha reclamado esta semana un aumento de las ayudas directas a la hostelería, de los 85 millones previstos a 250, que se financiarían supuestamente con recorte de gasto político. La presidenta se ha comprometido a, una vez apoyen las cuentas, proceder a realizar un examen de la Administración para eliminar la posible 'grasa' existente, aunque tienen dudas de que haya lugar en el que recortar estructura y no creen que haya que reducir ninguna consejería como pide Vox, que aboga por pasar de 13 a ocho carteras. También recuperó Vox la iniciativa de abolir Madrid Central, el área de bajas emisiones levantada por el ayuntamiento.

Foto: Santiago Abascal en el Congreso. (Reuters)

Las conversaciones presupuestarias las lidera el consejero de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, mientras que del lado de Vox se encargan la propia Monasterio y la diputada Ana Cuartero. Los socios del Ejecutivo de Sol han optado por llegar primero a un pacto con los de Abascal antes de llevar la norma a la Cámara regional, lo que 'de facto' supone esperar a Vox, priorizarlo frente al resto de la oposición de izquierdas (PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos) y descartar prácticamente por completo un hipotético apoyo por parte de estos grupos.

La dirigente madrileña de los de Abascal también cargó este jueves contra el vicepresidente, Ignacio Aguado, por sus actos recientes vinculados al sector de los gimnasios. Lo hizo empleando la retórica que en los últimos meses ha explotado su partido, tratando de elevarse como el único que comprende el día a día de los trabajadores, aunque sin que esto se haya trasladado en un giro en sus propuestas económicas. "Veo esta semana sus tuits de que hay que volver al 'crossfit' (...). Debería venir a las colas del hambre y contarles a ellos lo importante que es el 'crossfit'. Están en los problemas de los urbanitas ricos", cuestionó Monasterio, de la que el líder de Cs dijo que demostraba "desconocimiento" por las implicaciones del deporte en la salud.

Madrid Isabel Díaz Ayuso Vox
El redactor recomienda