habrá reuniones con los afectados

Madrid Central no se toca hasta septiembre: la auditoría de multas durará todo el verano

La única modificación prevista para estos meses es una profunda auditoría en el sistema de multas, después de haber registrado muchos fallos. Por ahora, PP y Ciudadanos no lo tocan

Foto: La Gran Vía de Madrid tras las obras y la puesta en marcha definitiva de Madrid Central. (EFE)
La Gran Vía de Madrid tras las obras y la puesta en marcha definitiva de Madrid Central. (EFE)

Las posibles reformas que podría sufrir Madrid Central tras la constitución del nuevo Ayuntamiento no llegarán, como pronto, hasta pasado el verano. El actual consistorio de PP y Ciudadanos dedicará estos dos próximos meses a reunirse con todos los colectivos afectados por la zona de bajas emisiones antes de tomar ninguna determinación. Y no solo eso: en este tiempo también realizará una profunda auditoría sobre el sistema de multas implantado por la anterior administración dirigida por Manuela Carmena.

[Así es el mapa de Madrid Central]

En realidad, la única medida anunciada por la nueva corporación fue la de aplicar una moratoria en las multas, al menos, hasta el 1 de septiembre. El motivo: los fallos registrados en el primer periodo que obligaron a anular en el mes de abril en torno a 6.600 sanciones, el 81% de las que se habían establecido en un mes. Quedaron sin validez, como avanzó el diario 'ABC', porque, a pesar de haberse registrado de forma correcta, existía un problema con el formato horario. El Ayuntamiento explica que el sistema estaba programado solo durante 12 horas y no distinguía antes de mediodía y después. Dicho de otra manera: un vehículo sancionado a las cinco de la tarde podía recibir una multa fechada a las 5 de la mañana.

Ante esa situación, ya el anterior consistorio decidió anular las multas asegurando que el objetivo de Madrid Central "no era sancionar" sino reducir el tráfico y los niveles de contaminación. Además, insistieron, debía prevalecer "la seguridad jurídica". El Gobierno de coalición de populares y naranjas entiende que hasta que el sistema no funcione correctamente y el formato sea adecuado no podrán comenzar de nuevo las sanciones. Eso conlleva necesariamente aplazar cualquier cambio del área de restricción al tráfico privado hasta el mes de septiembre, o incluso más.

Según ha podido saber este diario, el debate en el nuevo Ayuntamiento está muy abierto todavía. El área de Medio Ambiente y Movilidad está en manos del PP y, en concreto, liderada por Borja Carabante. Aunque la competencia sobre este asunto es, a priori, de esta concejalía, también Ciudadanos (especialmente Urbanismo) estará pendiente de cualquier cambio. En realidad, los programas electorales de ambos diferían sobre qué hacer con Madrid Central, considerado uno de los legados de Carmena. El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, aseguró —también en una entrevista con 'El Confidencial'— que si gobernaba daría marcha atrás a la iniciativa. La formación de Begoña Villacís, en cambio, solo recogía su compromiso de "mejorar y rectificar lo que no funcionara bien".

La exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
La exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

El punto de partida para los dos sí es el mismo: Madrid Central "no ha mejorado" los niveles de contaminación de la ciudad y, de hecho, en la mayoría de estaciones de medición incluso ha aumentado. Más allá de que el ejecutivo local se plantee medidas integrales en distintos sentidos, el acuerdo programático de Gobierno —que cuenta con 80 medidas como avanzó este diario— tan solo recoge una referencia y se limita a asegurar que "reconvertirán la zona bajo el criterio de nuevas áreas de prioridad residencial aportando soluciones alternativas y complementarias de movilidad a todos los sectores de la población", teniendo en cuenta "los efectos sobre el resto de la ciudad, sus efectos negativos en el tráfico, el comercio y en la calidad ambiental en importantes vías externas al área regulada y a la actividad económica de la ciudad". Se comprometían además a simplificar los distintos protocolos (permisos de acceso, aparcamientos...).

A pesar de que el Ayuntamiento no ha tomado ninguna decisión aún, este sábado tuvo lugar una manifestación en defensa de que se mantenga tal cual la zona de bajas emisiones. La recién creada Plataforma en defensa de Madrid Central (aglutina a un total de 62 asociaciones) exige una reunión inmediata con el alcalde y no descartan acudir a los tribunales si las reformas se ponen en marcha.

Además, otras instituciones piden ya información de forma preventiva. Entre ellas, el Defensor del Pueblo (en funciones), Francisco Fernández Marugán, también ha preguntado ya al consistorio sobre las medidas que tiene en mente aplicar para evitar que la contaminación aumente y recuerda que la moratoria de multas podría desvirtuar la eficacia del plan. El Gobierno de Pedro Sánchez (también en funciones) reconoce que estará muy vigilante al respecto. Madrid Central sigue acaparando todas las miradas.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios