LA ALCALDESA REPETIRÁ FINALMENTE EN LA LISTA

'Juego de Tronos' en el bastión de Pozuelo: hasta Casado tuvo que parar los puñales

El presidente nacional ha tenido que intervenir para frenar la batalla interna que había en Pozuelo de Alarcón para ser el candidato a la joya de la corona del partido

Foto: La alcaldesa Susana Pérez con Pablo Casado en Pozuelo
La alcaldesa Susana Pérez con Pablo Casado en Pozuelo

Este domingo el PP presenta a sus candidatos en los principales municipios del oeste de la Comunidad de Madrid. Los populares oficializarán para Pozuelo de Alarcón el nombre de Susana Pérez Quislant, la actual alcaldesa. La elección, que parecería obvia (apostar por la continuidad de la regidora), no ha sido en cambio nada fácil y el partido ha sufrido en esta localidad, bastión del PP (nunca ha perdido unas elecciones locales), su particular 'Juego de Tronos', donde las puñaladas han volado peligrosamente. Tanto, que incluso el propio presidente nacional, Pablo Casado, tuvo que intervenir y poner orden. Esta es la historia.

Pozuelo es uno de los trozos del pastel más apetecible del panorama político: es el municipio con la renta per cápita más alta de España. Ni muy grande ni muy pequeño, rozando los 87.000 habitantes. El Ayuntamiento maneja un presupuesto de 105 millones y la ciudad tiene grandes zonas verdes y está muy bien comunicada, a 14 kilómetros de la puerta del Sol. Nada conflictiva y con una de las tasas de paro más bajas del país. "La joya de la corona", como dicen algunos en el partido. Donde por ejemplo están afiliados el expresidente José María Aznar o los exministros Fátima Báñez y Rafael Catalá.

El problema es que el PP de Pozuelo arrastraba ya ciertas anomalías. La primera que la alcaldesa Pérez Quislant no preside el partido en el municipio. Generalmente, los regidores o regidoras suelen dirigir también los designios de las agrupaciones locales. Aquí no. Y hay una explicación. La anterior presidenta del partido en Madrid, la defenestrada Cristina Cifuentes, no quería que Pérez Quislant presidiera la formación en la localidad. No se llevaban bien. Eso era vox pópuli. Por eso Cifuentes pidió a Enrique Ruiz Escudero (hoy consejero de Sanidad) que se presentara en las primarias internas que se celebraron en 2017.

Aquí aparece otro personaje de esta historia, la exconcejala Yolanda Estrada, pareja del todopoderoso secretario general de la gestora que dirige los designios del PP de Madrid, Juan Carlos Vera. Estrada tiene mucho peso en Pozuelo. Fue concejala en el municipio hasta que el caso Gürtel la salpicó. De hecho, estuvo en el equipo del exalcalde Jesús Sepúlveda, condenado a 14 años de prisión por sus tejemanejes con la trama. Estrada, que fue concejala entre 2003 y 2011, tuvo que dimitir después de que los tribunales la imputaran por prevaricación y cohecho. El partido la expulsó y se fraguó entonces cierto resquemor. Al final la causa contra ella fue archivada y se reafilió. Y poco a poco, volvió con fuerza. Es la pareja de quien es. Y eso pesa.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, presidente del PP de Pozuelo. (EFE)
El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, presidente del PP de Pozuelo. (EFE)

En las primarias de septiembre de 2017 Yolanda Estrada (que tampoco congeniaba con Cifuentes) decidió competir con Ruiz Escudero. Y perdió. El consejero de Sanidad obtuvo 206 votos y Estrada solo 107. Cifuentes se salió con la suya y consiguió que Pérez Quislant no se hiciera con las riendas del partido, colocando a un hombre de su Ejecutivo. La familia de Ruiz Escudero está también muy vinculada a Pozuelo. Él procede de otro partido, el PADE, antes de sumarse al PP. Su hermana es hoy concejala en el Gobierno local. Lo que está claro es que las primarias abrieron heridas y al final la crisis se cerró en falso.

Luego llegó la hecatombe. El máster de Cifuentes, su bochornoso vídeo en el Eroski, su dimisión y el nombramiento de una gestora al PP de Madrid, con Juan Carlos Vera como hombre fuerte. Sin olvidar la sentencia de la Gürtel, la marcha de Rajoy y la nueva presidencia de Pablo Casado, al que Susana Pérez Quislant había apoyado desde el principio. Se abrió así un nuevo horizonte, las elecciones municipales de mayo de 2019. Con este panorama muchos aspiraban a la 'corona' de Pozuelo. Y los cuchillos empezaron a volar.

El primero iba dirigido a Enrique Ruiz Escudero, que se postuló como candidato al Ayuntamiento si el partido así lo quería. Pero el PP de Madrid, con Juan Carlos Vera moviendo los hilos, le comunicó que le iban a quitar la presidencia local y ponerle una gestora. Sí. Una gestora (la que puso Rajoy en el PP de Madrid). Ruiz Escudero se rebeló, ya que el argumento para apartarle es que habían llegado presuntas quejas de afiliados, quejas que nadie nunca vio. Y pidió ver al secretario general, Teo García, y al presidente nacional, Pablo Casado.

En esos momentos el PP no tenía decidido quién iba a ser el candidato en Pozuelo. Y encargó una encuesta para conocer el grado de conocimiento que había de algunos aspirantes. Seis fueron los encuestados: Susana Pérez Quislant (la alcaldesa), Paloma Adrados (exalcaldesa y hoy presidenta de la Asamblea de Madrid), Yolanda Estrada (la pareja de Vera), Enrique Ruiz Escudero (el presidente del PP local), Félix Alba (un conocido concejal del municipio) y Arsenio Fernández de Mesa, exdirector de la Guardia Civil y hoy consejero de Red Eléctrica de España. El sondeo colocó en los primeros puestos a dos mujeres: Susana Pérez y Paloma Adrados.

Cristina Cifuentes con el hoy secretario general del PP madrileño, Juan Carlos Vera. (EFE)
Cristina Cifuentes con el hoy secretario general del PP madrileño, Juan Carlos Vera. (EFE)

Los cuchillos empezaron entonces a volar contra la alcaldesa, Susana Pérez, que también tiene mala relación con Juan Carlos Vera y su pareja Yolanda Estrada, que escribe en un medio local con pluma afilada. "Los ataques contra la familia de la regidora han sido constantes, contra su marido (asesor en el Ayuntamiento de Madrid) e incluso contra su hijo. Ataques personales intolerables", señalan desde su entorno. Este viernes el mismo medio local, enfrentado totalmente contra la alcaldesa, le dedicaba un artículo a su marido, señalando que Pérez Quislant le había nombrado jefe de su campaña, algo que no es cierto.

Son varias las fuentes consultadas que aseguran que Juan Carlos Vera ha hecho lo indecible para que su pareja sea la candidata en Pozuelo. De hecho, el secretario general nacional, Teo García, preguntaba hasta hace unas semanas en círculos íntimos a quién veían como alcaldesa, si a Susana Pérez o a Yolanda Estrada, ya que Ruiz Escudero quedó totalmente descartado. Al final, el consejero de Sanidad consiguió hablar con Teo García y reunirse personalmente con Pablo Casado para denunciar el acoso que sufría y que le querían poner una gestora. Gestora que finalmente no se ha puesto.

La situación fue tan delicada que Casado tuvo que intervenir y poner orden: la candidata será finalmente Susana Pérez Quislant, que hizo valer su buena relación con el presidente nacional; y Ruiz Escudero seguramente irá en un buen puesto en la lista de Isabel Díaz Ayuso para la Comunidad de Madrid. Los grandes perdedores han sido Juan Carlos Vera y Yolanda Estrada. El primero no será candidato al Congreso y ha sido relegado al número dos en el Senado. Algunos lo ven como un castigo. Y se sopesa que Yolanda Estrada sea recolocada en alguna otra lista municipal del oeste de la región. Las aguas se han calmado mientras se trabaja ahora para completar la candidatura de Pozuelo. De momento.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios